martes, 17 de mayo de 2011

¿DOBLE VARA DE MEDIR? EN ABSOLUTO

Existen personas malintencionadas que han empezado a hablar de una supuesta doble vara de medir, y de un supuesto silencio clamoroso, por parte de las más conspicuas representantes de nuestra progresía en el asunto Strauss-Kahn. Esta acusación, obvio es decirlo, es injusta.

Por ejemplo, Elena Valenciano se apresuró a denunciar este sórdido episodio en su blog: “La cultura del machismo más ramplón, que consiste en usar a las mujeres como objeto sexual y/o decorativo, está – a pesar de algunos- en franca decadencia”*. Además añadió que este comportamiento "demuestra que tiene una muy baja talla moral"**. ¿Le gustaría que esto le hubiera ocurrido a una hermana o a una amiga suya?, se preguntaba Valenciano, “ ¿o es que somos ‘todas putas menos mi madre y mi hermana’?”***.

¿Y Bibiana Aído? pues también fue contundente en El País: "Estaría bien (que fuera al psiquiatra), sí. Aunque no sé si sería demasiado efectivo. Le harían falta muchas sesiones".*

Así que, por favor, moderen su insidia y no se dejen llevar por sus prejuicios.
____________________________


* Ah no, perdonen. Todo esto era sobre Berlusconi.
** Ejem, no, esto era sobre el alcalde de Valladolid.
*** Glups, y esto era sobre Antonio Burgos.

8 comentarios:

Horrach dijo...

Lo comenta hoy Arcadi en su blog de El Mundo: ¿Criminal machista? No, sólo un hombre de fuerte carácter (Salgado dixit).

Si yo fuera un criminal sexual en potencia lo tendría claro antes de poner en marcha mis arrebatos: me saco carnet de un partido de izquierdas. Entonces mis crímenes serán sólo errores y mi alma material sensible que necesita apoyo y no condenas.

Juan Luis Calbarro dijo...

Genial el sarcasmo y genial el comentario de Horrach. Nada mejor que añadir, salvo dejar una vez más constancia de mi aborrecimiento por la hipocresía de género. Perdón, ideología.

navarth dijo...

Pues yo tampoco añado más, porque lo han clavado. Saludos a ambos.

Carmen Quirós dijo...

Es que Strauss-Kahn es otra cosa, Navarth. Debe comprenderlo.

BenGunn dijo...

Lo que a mí me gustaría saber es cuántos intentos de violación impunes acumula nuestro prohombre. Salvo repentino trastorno mental (improbable), uno no decide por primera vez a los sesenta años abalanzarse desnudo sobre una mujer que pase cerca. Además, por lo que se ha dicho estos días (con una despreocupación que ya no sorprende), las hazañas del impetuoso casanova eran conocidas desde hace tiempo en ciertos círculos más o menos selectos. Hasta Sarkozy se permitió aludir a ellas en tono malévolo-festivo cuando se despidió de Strauss-Kahn tras el nombramiento de éste para el FMI (le recomendó que se moderase con las mujeres: "Francia no puede permitirse un escándalo"). Si un político republicano en EEUU averiguase según qué cosas de un adversario demócrata no vacilaría en airearlas para hundirle. Una prueba más, si hiciese falta, de lo pueblerinos que son los americanos y de lo sórdida, mojigata, hipócrita y vulgar que es su política de muckraking. En cambio nosotros (los europeos, quiero decir) ¡qué elegancia, qué savoir faire, qué mundo, que caballerosidad por encima de las diferencias políticas! Cada día me enorgullece más esta vieja y sabia Europa, ¿a ustedes no?

Díganme que sí, por favor.

¿No?

BenGunn dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BenGunn dijo...

En cuanto a Bibiana Aído y Elena Valenciano, me empiezan a inspirar ternura.


Me ocurre lo mismo con las tenias, no sé por qué.

navarth dijo...

Hombre Ben Gunn, cuánto tiempo sin verlo. Se le echaba de menos.

Desde luego, dónde va a parar la elegancia de la vieja Europa con la tosquedad norteamericana. Allí un sexagenario socialista parecido a Louis de Funes de abalanza desnudo sobre una camarera negra, y en lugar de entenderlo como lo que es (una hermosa muestra de su talante democrático) lo ponen frente a un Juez. Y esa manera de ser genera violencia y mal rollo. ¡Pobres!

Por cierto, hoy he oído en la radio que en la prensa francesa ya se está atribuyendo el problema al puritanismo norteamericano. En fin. Un abrazo.