sábado, 31 de octubre de 2009

ENTREVISTA CON EL VAMPIRO

Eguibar ha disculpado el apoyo del PNV al aborto apelando a la ‘evolución’ de la sociedad y a la adaptación a los ‘nuevos tiempos’. Sin entrar a discutir (por aburrimiento) esa afirmación de que la ‘evolución’ o los ‘nuevos tiempos’ exijan la modificación de la Ley del aborto, hay que decir que resulta sorprendente que Eguibar no se dé cuenta de que precisamente él no puede invocar la ‘evolución’ ni los ‘nuevos tiempos’, pues ambos tienen sobre la tribu heptamilenaria un efecto similar al de la exposición del Conde Drácula a los rayos del sol. El PNV sólo puede vivir en una burbuja a salvo del paso del tiempo y la realidad, pues en caso contrario sufriría la misma secuencia experimentada por el pobre Conde cada vez que, inexorablemente, Van Helsing acaba rompiendo una vidriera por la que entra el sol: rápida descomposición, calavera sonriente y restos de polvo que se desvanecen en el aire . De hecho, si la exposición de Eguibar a la palabra ‘evolución’ no lo ha pulverizado es porque su calavera es notablemente más dura que la de Drácula.

Es evidente que la razón aducida por Eguibar no es más que un pretexto para justificar el apoyo remunerado del PNV al PSOE, pero, por favor, tenemos derecho a pretextos más elaborados. El Conde Drácula, que tiene mucha más dignidad, si fuera sorprendido en el acto de abalanzarse sobre una pobre mujer, jamás alegaría una excusa tan absurda como que sólo estaba tomando el sol.

jueves, 29 de octubre de 2009

LA CONSTITUCIÓN DE EVO (4)

Artículo 191. I. La jurisdicción indígena originario campesina se fundamenta en un vínculo particular de las personas que son miembros de la respectiva nación o pueblo indígena originario campesino.

Esta jurisdicción se aplica a las relaciones y hechos jurídicos que se realizan o cuyos efectos se producen dentro de la jurisdicción de un pueblo indígena originario campesino.

Artículo 179. La jurisdicción ordinaria se ejerce por el Tribunal Supremo de Justicia, los tribunales departamentales de justicia, los tribunales de sentencia y los jueces; (…) la jurisdicción indígena originaria campesina se ejerce por sus propias autoridades.

II. La jurisdicción ordinaria y la jurisdicción indígena originario campesina gozarán de igual jerarquía.

III.El Estado promoverá y fortalecerá la justicia indígena originaria campesina.


Así pues, hay dos jurisdicciones en Bolivia, la ordinaria y la indígena originaria campesina. Cada una con sus propias autoridades, y ambas con igual jerarquía. Es más, el haber sido autoridad en la indígena originaria campesina constituye un mérito a la hora de optar a la Magistratura del Tribunal Supremo (artículo 182) y a la del Tribunal Constitucional (artículo 199)

La justicia indígena originaria campesina, bajo el nombre de Justicia Comunitaria, venía funcionando informalmente en algunos departamentos de Bolivia desde antes de la nueva Constitución, pero ha sido ésta la que la ha consagrado definitivamente. El decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de La Paz, Julio Mallea, nos explica en que consiste: "La justicia comunitaria es un procedimiento jurisdiccional del sistema jurídico indígena-originario que responde a la cosmovisión de los pueblos históricamente constituidos en los territorios que hoy ocupa el Estado Plurinacional de Bolivia". "La nueva Constitución Política del Estado ha reconocido en su plenitud esta jurisdicción originaria, indígena y campesina, cuyos alcances son el ejercicio de las funciones jurisdiccionales y de competencia a través de sus autoridades y aplicará sus principios, valores culturales, normas y procedimientos propios". La ventaja de los tribunales indígenas, añade el Decano, es que los asuntos se resuelven rápido, sin burocracia, y no implican costos para las partes. Aquí pueden ver un ejemplo

miércoles, 28 de octubre de 2009

LA CONSTITUCION DE EVO (3)

La idea central de la Constitución de Evo consiste en la recuperación del paraíso precolombino, arruinado por la invasión española. A partir de ahí, se configura como un gigantesco aparato de ingeniería social destinado a adaptar, a martillazos, la realidad actual a la mitología pasada (proceso que creará un engendro futuro). En el camino se producirán, lógicamente, víctimas, pero ¿no habrá merecido la pena por la consecución final de una sociedad multicultural, espiritual y plurinacional, en la que todas las tribus vivirán felices con sus cosmovisiones, y cantarán canciones a la luz de la luna?

El engranaje fundamental para la recreación de los felices pueblos anteriores a la conquista está en la recuperación (o mera invención) de sus lenguajes, seguida inmediatamente por su imposición (y de todo esto en España sabemos bastante). En el caso de Bolivia se trata de 36 lenguajes indígenas, en diferentes estados de subdesarrollo.

- Artículo 5. II. El Gobierno plurinacional y los gobiernos departamentales deben utilizar al menos dos idiomas oficiales. Uno de ellos debe ser el castellano, y el otro se decidirá tomando en cuenta el uso, la conveniencia, las circunstancias, las necesidades y preferencias de la población en su totalidad o del territorio en cuestión.

- Artículo 234. Para acceder al desempeño de funciones públicas se requiere:
7. Hablar al menos dos idiomas oficiales del país.


Así pues, un boliviano que desee ocupar un cargo público deberá dominar, además del español, el uru-chipaya o el weenhayek, según los casos. Por supuesto es perfectamente previsible la extensión del dominio de la lengua indígena a todo aquél que pretenda acceder al empleo en una empresa pública. Porque, una vez establecido ese requisito como exigencia para el acceso a la casta política ¿puede alguien creer que la casta política políticos renunciará a establecer ese dominio (que ella misma se ha visto obligada a adquirir) como barrera de entrada para el acceso a los fondos y empleos públicos?

Y llegados a este punto, puede habernos llamado la atención algo en esta Constitución. Esta reivindicación de un pasado mitológico, esta identificación de un culpable que ha arruinado aquél, esta subordinación de la ciudadanía a la tribu, esta marginación de los que no son aborígenes, este telurismo, esta cursilería, …. ¿no tiene cierto aire doméstico?

martes, 27 de octubre de 2009

LA CONSTITUCION DE EVO (2)

Artículo 30. I. Es nación y pueblo indígena originario campesino toda la colectividad humana que comparta identidad cultural, idioma, tradición histórica, instituciones, territorialidad y cosmovisión, cuya existencia es anterior a la invasión colonial española.

¿Y cuáles son estos pueblos? Unos cuantos.

Artículo 5. I. Son idiomas oficiales del Estado el castellano y todos los idiomas de las naciones y pueblos indígena originario campesinos, que son el aymara, araona, baure, bésiro, canichana, cavineño, cayubaba, chácobo, chimán, ese ejja, guaraní, guarasu’we, guarayu, itonama, leco, machajuyai-kallawaya, machineri, maropa, mojeño-trinitario, mojeño-ignaciano, moré, mosetén, movima, pacawara, puquina, quechua, sirionó, tacana, tapiete, toromona, uru-chipaya, weenhayek, yaminawa, yuki, yuracaré y zamuco.

La noticia llega un poco tarde para la tribu lkallawaya, que ya se ha extinguido. Por otra parte, la tribu pacawara está integrada por un par de familias. ¿Y por qué ese nombre tan complicado de ‘pueblos indígena originario campesinos'? Pues resulta que la denominación ‘indígenas’ está reservada a las etnias de las tierras bajas, mientras que las de las tierras altas se denominan ‘originarios’. Entre éstos últimos se encuentran los aymaras y los quechuas (y lo de ‘campesinos’ es para recordar que los demás son unos explotadores). Bien pero entonces ¿por qué no 'pueblos indígenas u originarios campesinos'? Pues porque estos pueblos, por ser tales, tienen todo una serie de derechos, algunos espirituales (artículo 30: a la protección de sus lugares sagrados) y otros no tanto (artículo 395: acceso gratuito a tierras; artículo 30: a la participación en los beneficios de la explotación de los recursos naturales en sus territorios) Pues bien, los malpensados opinan que, al convertir a los pueblos indígena originario campesinos en un todo (en lugar de los indígenas por un lado y los originarios por otro), Evo se garantiza el acceso de los aymaras al reparto de las tierras bajas.

Habrán observado, por cierto, que a los ‘afrobolivianos' les reconocen los mismos derechos que a las tribus. Pero ¿y a los ‘occidentobolivianos', que constituyen el 50% de la población? A esos que les vayan dando. ¿No les recuerda un poco a la situación de los castellanoparlantes en los territorios de España que tienen tribus autóctonas?

lunes, 26 de octubre de 2009

LA CONSTITUCIÓN DE EVO (1)

Artículo 8. I. El Estado asume y promueve como principios ético-morales de la sociedad plural: ama qhilla, ama llulla, ama suwa (no seas flojo, no seas mentiroso ni seas ladrón), suma qamaña (vivir bien), ñandereko (vida armoniosa), teko kavi (vida buena), ivi maraei (tierra sin mal) y qhapaj ñan (camino o vida noble).

Este fin de semana lo hemos pasado con una amiga boliviana, que se ha encargado de ponernos al tanto de la situación política en su país (vive allí, así que lo conoce de primera mano) Después de contarnos anécdotas pintorescas de Evo Morales, como un discurso en el que afirmo solemnemente que a lo largo de la historia los aymaras (la tribu de Evo) habían resistido victoriosos los sucesivos intentos de invasión de españoles, ingleses, y el Imperio Romano (tal cual), comenzó a hablarnos de la nueva Constitución, que ha entrado en vigor a principios de 2009. Como lo que nos contaba era muy difícil de creer (y eso que vivimos en la España de Zapatero) he conseguido una copia, y realmente no parece tanto una Constitución como el testamento político de un país que, a semejanza de los lemmings*, ha decidido tirarse alegremente por un barranco. Hoy empiezo el análisis con la parte telúrico-cursi. Luego vendrán partes más siniestras.
____________

¿Qué es Bolivia? El Preámbulo nos lo aclara:

En tiempos inmemoriales se erigieron montañas, se desplazaron ríos, se formaron lagos. Nuestra amazonia, nuestro chaco, nuestro altiplano y nuestros llanos y valles se cubrieron de verdores y flores. Poblamos esta sagrada Madre Tierra con rostros diferentes, y comprendimos desde entonces la pluralidad vigente de todas las cosas y nuestra diversidad como seres y culturas. Así conformamos nuestros pueblos, y jamás comprendimos el racismo hasta que lo sufrimos desde los funestos tiempos de la colonia.

Observen dos detalles** que se desprenden de este primer párrafo: 1) Deja inmediatamente claro quienes son los malos de la película (los colonizadores, evidentemente) y 2) Los acusa de lo que va a poner en práctica a continuación (el racismo). De hecho fíjense como los de ascendencia europea quedan fuera de la exhaustiva (y francamente heterogénea) enumeración del artículo 3 (y valoren la correción de género):

Artículo 3. La nación boliviana está conformada por la totalidad de las bolivianas y los bolivianos, las naciones y pueblos indígena originario campesinos, y las comunidades interculturales y afrobolivianas que en conjunto constituyen el pueblo boliviano.

Si, han leído bien: aquí no hay ciudadanos, sino un batiburrillo de agregaciones de personas de las que sólo parecen quedar excluidos los clubs de fútbol. Y de los “pueblos indígena originario campesinos” hablaremos adelante. Entretanto

Cumpliendo el mandato de nuestros pueblos, con la fortaleza de nuestra Pachamama y gracias a Dios, refundamos Bolivia.

(continuará, me temo)

* Cortesía de Freddie Mac & Fannie Mae.
** Hay un tercer aspecto digno de mención: su cursilería recuerda un poco al Estatuto catalán, primer intento de encarnación de la Era Aquarius en un texto legal (la segunda y definitiva es la que nos ocupa). De hecho, no descarto emprender un estudio de derecho comparado de ambos textos.

domingo, 25 de octubre de 2009

HISTORIA DEL JAPON (1): LOS COMIENZOS


No entraremos a describir en profundidad el Japón anterior al año mil, pero conviene saber que existía un Emperador. También es importante entender que el Emperador era Dios, con lo cuál su posición era notablemente mejor que la de sus colegas europeos. Su divinidad provenía de su parentesco con Amaterasu, diosa del sol, y esto tenía una serie de decisivas consecuencias: el título imperial sólo se transmitía hereditariamente, no podía ser ostentado por quien no tuviera sangre imperial, y un cambio de dinastía era impensable. Por eso, las familias poderosas que, para su desgracia, no tenían sangre imperial se veían obligadas a realizar aproximaciones indirectas para ejercer efectivamente el poder, como veremos.

De la bruma de la leyenda podemos intentar rescatar algún nombre. Por ejemplo, el del príncipe imperial Yamato Takeru, que tenía un carácter intratable y había ocasionado la muerte de su hermano. Pensando que no podría hace un hombre de provecho de él, su padre decidió enviarlo a las misiones más peligrosas con el fin de que encontrara la muerte en alguna de ellas. Pero él, con su astucia y su espada Kusanagi salía triunfante de todos los embrollos.


También, el de la Emperatriz Jingô, que, hacia el año 500, estando embarazada, dirigió una invasión a Corea. Su hijo fue Ôjin, el primer Emperador histórico del Japón, que a su muerte, y tal vez por haberse acostumbrado a la batalla desde el claustro materno, fue deificado como Hachiman, dios protector de los guerreros.

En el s.VI la religión budista se introdujo en Japón, y entró en conflicto con el sintoísmo, la religión hegemónica hasta entonces. Esta penetración religiosa fue parte de una introducción global de la cultura china, que incluyó además la escritura, la arquitectura y el vestuario. En ese momento, la estructura social de Japón era la de una sociedad feudal, compuesta por cuatro castas: guerreros, comerciantes, artesanos y campesinos. En la cúspide, los guerreros: los samurai o bushi. Por supuesto, no todos tenían el mismo poder. Se hallaban jerarquizados configurando una pirámide similar a la de la nobleza feudal europea, unidos entre sí por vínculos de vasallaje. En ocasiones, el poder de algún samurai en concreto excedía al del propio Emperador, lo que determinaba permanentes conflictos con la casa imperial. A lo largo de la historia algún poderoso samurai intentó, sencillamente, derrocar al Emperador e instaurar una nueva dinastía basada en la suya propia: este fue el caso de Taira no Masakado en el año 935. Enfadado porque el Emperador le había negado un cargo al que creía tener derecho, huyó a su provincia y se proclamo a su vez Emperador, distribuyendo a continuación cargos en su corte entre amigos y familiares. Un miembro de la familia Fujiwara, Fujiwara no Tadabumi, acudió con un ejército a la provincia, venció al sublevado y envió su cabeza al Emperador en una cesta.

El principal problema que encontraban estas insurrecciones consistía en que el Emperador estaba protegido por la legitimidad que le proporcionaba su sangre imperial y divina. Evidentemente, los samurai no podían infringir alegremente este derecho de sangre, ya que, a su vez, era el mismo que los legitimaba a ellos frente a sus súbditos. Por ello, era más práctico para las casas poderosas establecer vínculos familiares con la casa imperial y, a través de ellos, tejer una telaraña de poder. Así ocurrió con la familia Fujiwara, que fue la más poderosa del Japón entre los siglos X y XI.
_________________
Grabados, de arriba abajo:
1.- La flota de la emperatriz Jingô retornando victoriosa de la invasión de Corea.
2.- El príncipe Yamato, disfrazado de mujer, disponiéndose a liquidar a unos conspiradores en Kumaso.
3.- La emperatriz Jingô en Corea.
4.- Taira no Masakado
5.- Fujiwara no Tadabumi, en el palacio imperial, después de haber sido vejado y golpeado (por razones que se me escapan) mientras brota la sakura (la flor del cerezo).

viernes, 23 de octubre de 2009

HISTORIA DEL JAPON: INTRODUCCIÓN

Señores*, estoy aprendiendo japonés. Llevo tres semanas, y mi primera conclusión razonada es que es una tarea imposible. Para empezar, por el alfabeto. No hay uno, sino tres. Los dos primeros integran el llamado kana: hiragana y katakana, y sus símbolos representan letras y sílabas. ¿Y por qué hay dos? Pues porque los nombres extranjeros y los ‘barbarismos’ se escriben en katakana. Insistamos: ¿por qué? No tengo la respuesta.

Pero lo peor empieza con los kanji, los caracteres chinos. Los kanji representan conceptos, y sirven a su vez como raíz, combinados normalmente con hiragana, para formar otros sustantivos, adjetivos o formas verbales. En resumen, nosotros tenemos un alfabeto compuesto por 28 letras. Ellos tienen tres, y hay cerca de 2.000 kanji básicos.

No es esta la única frustración padecida. El sistema de numeración japonés es más razonable que el occidental. Por ejemplo, 54 se expresa como 5-10-4, por lo que basta con conocer los números del uno al diez (más el 100) para poder numerar hasta 999. ¿Demasiado sencillo? Eso debieron pensar ellos. Ayer al final de la clase nos fue comunicado que esto no se aplica a algunas cosas (en realidad me pareció entender que las cosas redondas tienen su propio sistema de numeración, y no descarten la posibilidad de que sea cierto) Seguiré informando.

Aprovechando esta circunstancia voy a retomar (y a traer) una historia medieval de Japón que empecé hace tiempo. Sean benévolos, no esperen encontrar mucha erudición en ella.

*Sí, ya se que no hay nadie.

_____________________
Introducción

La aproximación a la historia japonesa no está exenta de dificultades para el occidental. Para empezar, se suele partir de una ignorancia absoluta sobre el asunto, por lo que tendrá que aspirar a poco más del conocimiento de cierta nomenclatura. Además, los nombres que se manejan le resultan muy difíciles de retener, al no encontrar referencias en su lenguaje y encontrarlos muy similares entre sí. Una dificultad más: los apellidos se enuncian antes del nombre. Sin embargo lo peor es que, al adentrarse en la historia japonesa, uno puede hallar revelaciones como esta: “La guerra Genpei toma su nombre de la combinación de los nombres de las familias contendientes, los Minamoto y los Taira” Ante la imposibilidad de formar la palabra “Genpei” a partir de los nombres propuestos, el lector puede optar por seguir investigando, y de este modo encuentra una respuesta: los Minamoto eran también llamados los Genji, que en chino quiere decir “clan Minamoto”, mientras que los Taira recibían el nombre de Heike, que en chino quiere decir “familia Taira”. Esta aparente explicación enseguida abre la puerta a un estupor aún mayor: ¿Cómo es posible que exista una palabra en chino que signifique “Familia Minamoto”? ¿Es posible que el lenguaje chino sea tan exhaustivo como para proporcionar una palabra para cada cosa? ¿Puede ser que existan palabras concretas que definan significados compuestos tales como, por ejemplo, “los vecinos de la familia Kusonoki”, o incluso “el perro que defeca en el jardín de los Tokugawa”? Y todo esto sin entrar a intentar entender por qué una guerra de la historia japonesa es recordada por un nombre en chino (aunque quizás exista también una palabra china que lo explique, incluso alguna que resuma toda esta introducción) Es evidente, pues, que se trata de un proceso intelectual muy selectivo. Quizás por ello, los elegidos son premiados con el descubrimiento de una historia fascinante.

EL PAÍS DEL EMBUDO

07/10/09. Conversaciones telefónicas revelan adjudicaciones realizadas por gobiernos regionales del PP a empresas relacionadas con Gürtel.
TITULAR DE EL PAÍS: ”La red Gürtel destapa la corrupción generalizada en el PP”

22/10/09. Conversaciones telefónicas revelan adjudicaciones realizadas por el gobierno central del PSOE a empresas relacionadas con Gürtel.
TITULAR DE EL PAÍS: ”Camps se burla del caso Gürtel”

lunes, 19 de octubre de 2009

‘HISTORIA DE LA IGLESIA ANTIGUA’ (MONSEÑOR LOUIS DUCHESNE)

BELOSTICALLE, disculpe que no le haya contestado antes. Ya he recibido el primer volumen de la Historia Antigua de la Iglesia de Duchesne. Bellamente encuadernado, de segunda mano, con anotaciones en los márgenes pero éstas, afortunadamente, en muy hermosa letra. Está en inglés, porque en castellano no lo encontré y en francés me habría sido de escasa utilidad.

También he tenido acceso a la crítica, dura pero sin duda justa, que del libro realiza el Padre Bottagisio en la revista Razón y Fe (pp.115-118), que nos descubre “la serpiente que se oculta en la hierba” y nos explica por qué “se ha juzgado sumamente peligrosa, y aún fatal, la lectura de esta historia”. Y en este punto tal vez debamos maravillarnos ante lo fácilmente que puede adquirirse la perdición del alma en amazon.com (circunstancia que, desde luego, no exime a Ud, de las responsabilidades derivadas de la recomendación efectuada). Afortunadamente, también añade Bottagisio que este libro es “apto para producir no sólo en los ignorantes, sino aun en los sabios (y creo que más tal vez en los últimos) gravísimos perjuicios” expresión ésta que me tranquiliza, pues parece indicar que los máximos daños a los que yo quedo expuestos son leves. Un saludo cordial.

viernes, 16 de octubre de 2009

EL ZAPATELIRISMO (2)

“Seis millones, seis millones. Barbarie, dolor, memoria. Paz. Paz. Con mi afecto al pueblo judío. con mi amistad para Israel.”

¿De donde proviene esta frase?

a) Del diario íntimo de una adolescente con granos e inquietudes poéticas, antes de dedicarse de lleno al concurso de Miss Venezuela.

b) De alguna versión del 'Ferrocarril de Matallana' de Gamoneda.

c) De Suso de Toro en un día estándar.

d) Del Presidente del Gobierno en el Museo del Holocausto.

Efectivamente, tal y como nos temíamos la respuesta correcta es la última. Además, como nos recuerda hoy mismo Santiago González en su blog, en los actos conmemorativos del 60 aniversario de la liberación del campo de Mauthausen expelió una muy similar:

“Nunca más, nunca más, nunca más, la opción totalitaria, el horror, el crimen por el crimen. Nunca más la guerra de la locura, el fascismo, el nazismo”

Con las dos aportaciones de ese espíritu tan poético* que es nuestro Presidente es posible resumir con gran belleza la secuencia de su mandato

“Nunca mais, nunca mais. Mentira, estupidez, incompetencia. Cuatro millones, cuatro millones (de parados). Dolor, subvenciones, memoria (histórica). Ya somos Argentina. Paz, paz. La culpa es del PP”

* Hay quién preferiría, más crudamente, la expresión sinónima ‘ese fantasma tan cursi

jueves, 15 de octubre de 2009

EL EXPERIMENTO DEL DOCTOR GAZZANIGA

La explicación no será muy precisa ni muy técnica, y posiblemente diré muchas barbaridades, pero lo que recuerdo sobre el asunto es esto. Parece ser que ambos hemisferios del cerebro humano tienen capacidad para funcionar de forma más o menos independiente (algo así como un sistema redundante formado por dos ordenadores), pero se transmiten la información por medio de lo que se denomina el cuerpo calloso. Los hemisferios controlan la parte opuesta del cuerpo: el derecho controla, por ejemplo, la mano y el ojo izquierdos, y viceversa. Sin embargo, parece ser que el lenguaje, la capacidad para generar discursos coherentes, se encuentra exclusivamente en el hemisferio izquierdo. Pues bien, parece ser que en determinados casos de epilepsia grave el tratamiento consiste en extirpar el cuerpo calloso. El sujeto, curiosamente, puede desarrollar una vida normal, pero sus hemisferios funcionan de forma independiente, sin estar conectados entre sí. Por esta circunstancia, estos pacientes se convirtieron en los sujetos perfectos para los experimentos de Gazzaniga.

Gazzaniga colocaba al sujeto del experimento con un panel colocado a la altura de su nariz, de modo que su ojo izquierdo tuviera a su alcance unas imágenes y su ojo derecho otras distintas. Por ejemplo, en un caso mostró la imagen de una gallina al ojo derecho (esta información llegaba al hemisferio izquierdo) y la de un paisaje nevado al ojo izquierdo (esta información llegaba al hemisferio derecho). Y a continuación presentó al sujeto otra serie de imágenes para que escogiera las que considera relacionadas con las precedentes. Y entonces el sujeto escogió la de un saco de alpiste con la mano derecha (pues el hemisferio izquierdo la relacionaba con la gallina) y la de una pala quitanieves con la izquierda (pues el hemisferio derecho la relacionaba con el paisaje nevado) Y ahí estaba el hemisferio izquierdo contemplando la pala quitanieves que había escogido su mano izquierda, por motivos que ignoraba por completo, pero con la imperiosa necesidad de generar un discurso coherente. Pues bien, con total aplomo, el hemisferio generó una explicación, que, desde luego, no tenía nada que ver con el motivo real de la elección (puesto que no lo conocía) pero que tenía una apariencia racional convincente: la mano derecha había cogido el alpiste para la gallina, y la izquierda la pala para limpiar el gallinero.

Los experimentos de Gazzaniga lo llevaron a afirmar que con frecuencia la argumentación racional de la propia conducta se realiza a posteriori con respecto a la decisión que ya se ha tomado por otras vías. El ser humano no es tanto un ser racional como razonador (a posteriori), una conclusión, a la que ya había llegado Pareto con más de un siglo de antelación (y sin necesidad de lobotomizar epilépticos).

Esto es aplicable a lo que hoy se comenta en el blog de Santiago. Si de algún modo (por ejemplo, por un instinto muy parecido al religioso) hay gente que llega a la conclusión de que su ideología representa la bondad, no tendrá ninguna dificultad en construir a posteriori racionalizaciones para justificar esa toma de posición. Pero, como no ha llegado a ella a través de la razón, será imposible desalojarlos de esa posición utilizando la razón.

martes, 13 de octubre de 2009

EL DEBATE MODERNO

El País vuelve a reclamar “un debate serio y profundo” sobre el aborto. Y una vez más, ahí se queda la cosa. El “debate serio y profundo” es un mantra como el del “cambio del modelo productivo”, que tanto gusta al Gobierno y a los Sindicatos, cuya virtud deriva de (y se agota en) la mera repetición. Lo hace para desacreditar una manifestación, la del próximo sábado, que prevé masiva.

Junto al mantra citado El País expone, de pasada, el dogma subyacente, “la interrupción voluntaria del embarazo es un derecho de las mujeres”, y el castigo a los disidentes: ser culpables de antigüedad. Porque lo esencial de la nueva ley es que es moderna, y los que la critican son unos catolicazos. Hay que reconocer que estas campañas de propaganda son muy exitosas, y acaban siendo interiorizadas tanto por atacantes como por atacados. Yo, modestamente, quiero alertar ante el hecho de que un Gobierno se arrogue la capacidad para decidir que algo no es humano, paso previo para poder despojarle de protección jurídica. Cualquier Gobierno, pero encima este es el de Zapatero y Bibiana Aído.