viernes, 18 de diciembre de 2009

Y SIGUE ASÍ LA COSA

Tengo familia aragonesa que me suele poner al tanto de las últimas aportaciones del aragonés (la fabla). Lo último que sabía es que en ciertos pueblos en lugar de “vuelta de campana” dicen “pintacoda”, pero en wikipedia he encontrado cosas aún más interesantes (si cabe). Por ejemplo, ”me fan goyo tus guellos” es una forma especialmente poética de decir “me gustan tus ojos”. Y si, tras un accidente, alguien emerge de un coche diciendo “no sabebai o que m’eba pasau” no lo atribuyan inmediatamente a una conmoción cerebral. Todo esto demuestra la existencia de una lengua pujante que merece especial protección, y ahora el Gobierno aragonés parece haber tomado el toro por los cuernos:

2. El aragonés y el catalán son lenguas propias originales e históricas de nuestra Comunidad Autónoma. En calidad de tales, gozarán de protección y se garantizarán y favorecerán su enseñanza y el derecho de los hablantes a su uso en las zonas de utilización histórica predominante de las mismas, especialmente en relación con las administraciones públicas.

Con esto, de paso, se fomenta alegremente una nueva zona de conflicto y reivindicación futura para el nacionalismo catalán.

Tanta estupidez reunida no puede deberse a coincidencia. Dios existe y nos está tomando el pelo.

jueves, 17 de diciembre de 2009

GRANDES MOMENTOS (PROCESALES) DEL PARLAMENTO BALEAR

Ayer se aprobaron los presupuestos de la Comunidad balear por la mínima: 29 votos (los del PP) contra 30 (los de todos los demás). Entre éstos últimos se encontraba el de Bartomeu Vicens, imputado por haber pagado a su contable (con dinero público, obviamente) 12.000 € por un informe sobre suelo que había extraído y copiado íntegramente de Internet. Dada la escasa diferencia de votos cualquier diputado era decisivo, y Vicens no era una excepción. ¿Se puede decir entonces que Antich aprobó sus presupuestos con los votos de 1 imputado? Estrictamente no porque a) hay más de uno en el parlamento balear y b) hoy mismo Vicens ha abandonado su condición de imputado para pasar a la de condenado: 4 años y medio por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares.

Sobre los distintos momentos procesales en los que se encuentran algunos diputados del Parlamento balear existen interpretaciones innegablemente creativas. Por ejemplo, su presidenta, María Antonia Munar, defendió en su día que los diputados imputados continuaran en el Parlamento como una exigencia más de la división de poderes, pues ¿quién es el poder judicial para decidir quiénes deben o no ejercer la (sagrada) función de representación del pueblo soberano? Esto lo hizo, por cierto, poco antes de ser imputada ella misma. Por su parte, hace un par de días el Consejero de Turismo Miquel Nadal presentó su imputación como un beneficio, y manifestó su alegría por haber podido declarar y disipar las dudas de la Fiscalía y el Juez (lo ha hecho tan eficazmente que se le ha retirado el pasaporte e impuesto la obligación de acudir una vez al mes al juzgado). El último en hacer declaraciones ha sido el condenado Vicens, que ha dicho que la condena no cambia en absoluto las cosas porque aún se puede acudir al Supremo, y aún después quedarían Estrasburgo, un eventual indulto y el Juicio Final, único que pondrá definitivamente a cada uno en su sitio. O no.

EL MURAL

«En la historia del hombre el enfrentamiento entre grupos humanos es una constante». Este es el mural que el Museo del Ejército deseaba poner en la entrada de la exposición que tiene previsto realizar sobre la historia del ejército español, y que tuvo la virtud de poner los pelos de punta a Martínez-Novillo, subdirector de Patrimonio, que inmediatamente contraatacó vía carta: «España, como miembro solidario de Naciones Unidas está firmemente comprometida con los valores de la paz y la seguridad internacional».

Novillo además manifestaba sus dudas acerca de que «recibir a los visitantes, y especialmente a los niños (¿es que nadie va a pensar en los niños?) en edad escolar (¿?) en el nuevo Museo del Ejército (…) responda a ese espíritu y no responda a un escepticismo secular que debería ser desterrado». Con el “escepticismo secular” Novillo parecía aludir a un cierto derrotismo acerca de la natural aptitud del ser humano para vivir permanentemente en paz, aptitud que únicamente ha sido desmentida por los hechos*. Así que la carta continuaba diciendo «no vale manifestar a las nuevas generaciones que ‘como la guerra es una constante’ pues a seguir como siempre porque, si el mundo ha vivido tantos milenios haciéndolo, podrá seguir subsistiendo también ahora, porque eso ya no es cierto». Hay que recordar, aunque no sea de buen gusto, que mientras Novillo mantiene vigorosamente esta opinión el ejercito español se encuentra participando en una guerra.

La noticia completa aquí

* Coda. Escena de la Princesa Prometida. Buttercup a Wesley:
“Es imposible salir del Pantano de Fuego.”
“Qué tontería. Lo dices porque nadie lo ha logrado antes.”

lunes, 14 de diciembre de 2009

SIMULACRO DE DEMOCRACIA

Como todo el mundo sabe, este fin de semana se han celebrado 'consultas no vinculantes' sobre la independencia de Cataluña en un cierto número de municipios. El 11 de abril de 2008 Santiago González escribió en su blog sobre las consultas secesionistas:

(…) El entonces ministro de Relaciones Intergubernamentales de Canadá, Stéphane Dion, elaboró una ley, previa consulta al Tribunal Supremo, la llamada Ley de la Claridad, que a partir de entonces habría de regular los referendos de secesión. Dion impartió una conferencia en Bilbao, en la que a este blogmaster le cupo el honor de hacer labores de presentador.

A) la pregunta ha de ser clara. No vale invocar el reconocimiento del derecho a decidir, ni formulaciones esotéricas.

B) la expresión de una mayoría secesionista debe ser cualificada y reiterada. Esto debe ser así porque la secesión es una decisión irreversible, que no se puede tomar con un coyuntural 51% de los votos. Dicho de otra manera: es una paradoja que el derecho a decidir exista mientas el independentismo es minoritario y que, en la primera ocasión que rebasara el 50% de los votos desaparezca para siempre.

C) La negociación se hará poniendo sobre la mesa todas las cuestiones pendientes, incluso las inversiones realizadas por el Estado Federal en la provincia secesionista para negociar los plazos de la indemnización, el precio de la libertad.

D) La provincia que aspira a la secesión aceptará, por el mismo principio democrático que invoca, la negativa de algunas partes de su territorio. Por ejemplo, el ‘no’ del Ayuntamiento de Vitoria.


Evidentemente Stéphane Dion no estaba pensando en patochadas como la del pasado fin de semana, porque entonces su Ley de la Claridad habría agotado el alfabeto:

E) La consulta no será de mentirijillas.

F) La consulta, a ser posible, no alterará el censo electoral para la ocasión.

G) La consulta no se limitará a los municipios secesionistas.

H) La consulta se realizará de acuerdo con los procedimientos generalmente aceptados por aquellos países que han superado la prehistoria.

Etc.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

INTELIGENCIA ARTIFICIAL (Steven Spielberg, 2001)



Es el año dos mil tropecientos. La industria robótica ha avanzado de tal manera que puede crear simulacros humanos aptos para uso sexual, pero a pesar de este éxito notable está decidida a crear algo aún mejor: un niño programado para amar a alguien como si fuera su madre. ¿Y para qué? ¿No se les ocurren posibilidades más interesantes, como la colonización de otros planetas? Parece que no, y esto explica que la humanidad esté al borde de la extinción. El caso es que el juguete atrae a un empleado de la empresa que lo ha creado, que decide regalarlo a su esposa para amortiguar el dolor que ha sufrido al ver como su único hijo ha entrado en un coma irreversible. Una idea de bombero, desde luego. El niño robot esta programado para amar, y para activar esta funcionalidad basta con recitar delante de él una secuencia predefinida de palabras. A partir de ese momento el robot pone ojos de Frodo y comienza a llamar “mami, mami” al que ha formulado el conjuro cibernético, sea persona, animal o cosa. Pero ¿se trata, entonces, de algo parecido al sentimiento de un niño hacia una madre, o no es más que un tamagochi con pretensiones? Hay que admitir que el robot muestra una dependencia total hacia quien ha activado el programa y un egoísmo a toda prueba, y en eso es bastante similar a los niños. Pero por otra parte no podemos olvidar que la respuesta amorosa es una mera orden programada en sus circuitos, y en esto también se parece bastante a las criaturas humanas.

El caso es que, como suele ocurrir en los sueños, la película comienza a derivar poco a poco hacia la pesadilla. Resulta que el hijo al que se daba por fallecido se recupera inopinadamente y vuelve a la casa. Este lo tiene mucho más claro que la madre, sabe que el robot no es más que un juguete sofisticado y, en consecuencia, se dedica a hacerle todas las putadas que puede. El niño robot ve, además, cómo el niño real comienza a disputarle la madre, y eso hace que se interese en la historia de Pinocho y en la posibilidad de encontrar un hada que lo convierta en un niño real y que (eso no lo dice) volatilice a su rival. Pero entre las barrabasadas del niño de verdad y la indefensión programada del robot (que corre a ocultarse temblando tras las faldas de la madre en cada ocasión en lugar de ponerse a repartir mantecados) la situación comienza a ser insostenible. Así que, en el cenit del dramatismo, la madre decide finalmente devolverlo a la fábrica (a mi, personalmente, me parece tan dramático como devolver una tostadora), pero a mitad de camino se arrepiente y, como no quiere que lo desconecten, lo deja abandonado en un bosque, todo ello entre desconsolados ‘mamis’ y ojos de vaca.

A partir de aquí la pesadilla comienza a transformarse en decidida indigestión de garbanzos, porque el niño es capturado y llevado a una feria en la que los humanos se dedican a triturar, entre grandes muestras de sadismo, a robots (una vez más: ¿para qué?). El niño se salva in extremis, y con la ayuda de Judd Law, un robot prostituto, se dedica a buscar al hada que le devolverá a su mami. No me digan que no es espeluznante. Pues no es lo peor. Transcurren cientos, o miles, de años y descubrimos que ha habido una glaciación y que la humanidad se ha extinguido (por su estupidez, por no haber colonizado planetas cuando debían) En su lugar hay unos seres filiformes y energéticos, pero amables, que descubren al niño-robot entre los hielos, en buen estado a pesar del tiempo transcurrido. Pues bien, el jodido robot no para hasta conseguir que, mediante un mechón de pelo que conservaba de recuerdo, estos seres reconstituyan a la madre. Y ahora pónganse, si pueden, ustedes en el lugar de esta pobre mujer. Se ha muerto tranquilamente y es resucitada sólo para ver que la humanidad ha desaparecido pero, no, no puede ser, por Dios, ¡el robot ñoño continua allí!.

En resumen, creo que Spielberg, intentando crear un adorable ET robótico, ha conseguido una película futurista-apocalíptica, de las que nos habría gustado cuando leíamos el Cimoc o el 1984, pero que ahora resulta muy deprimente.

viernes, 4 de diciembre de 2009

ANTICH EL MILAGROSO

Hoy Antich se reúne con todos los grupos políticos del Multipacto para averiguar la viabilidad del cadáver. Porque como decía Max el Milagroso en La Princesa Prometida, una cosa es estar muerto en su mayoría y otra es estar completamente muerto, y en este último caso solo resta rebuscar en los bolsillos del difunto y llevarse las monedas. En realidad Antich sabe que su caso es opuesto al descrito por Max, pues continuar disponiendo de las monedas (léase, el dinero público) depende, precisamente, de que el golem continúe ambulando. Y es esto lo que Antich ha resumido con claridad a los medios, aunque encriptando su declaración en la contraseña ‘responsabilidad’. Por su parte Unión Mallorquina parece haber comprendido a la perfección el mensaje cifrado, pues ha contestado con la consigna ‘estabilidad’, y a su vez el Bloc, la tercera gran pata del Multipacto, ha respondido con ‘pacto progresista’. De modo que parece que hay muerto para rato.