sábado, 28 de septiembre de 2013

TARTUFERÍAS






«¡Dios mío! ¿Qué sentimiento es este que agita mi alma? ¿Qué fuego es este que arde en mi pecho, que abrasa, inflama y dilata mi corazón de tal manera que me parece no hay inmensidad capaz de contenerlo? ¿Qué es esto, Dios eterno? Es amor… ¡amor!... ¡odio! ¡odio igualmente intenso!
Sí, siento un amor a Vos, que quisiera poner a vuestros pies ahora mismo todas las criaturas; siento un odio, que quisiera arrasar y aniquilar en un instante toda la maldad que esclaviza a la tierra.
¡Basta, Dios mío, basta; que no puedo nada, porque no mando a nadie!
Mas ¡ay!, que quiero justicia para el universo, y no la quiero en mí mismo; pues soy un gran pecador!...
¡Perdón, Dios mío!» 

Esta efusión no es de san Agustín, ni de san Bernardo o san Buenaventura; tampoco de santa Gertrudis, Ángela de Foligno, Catalina de Sena o de la gran Teresa de Ávila… Es de Sabino Arana. Con ella, este místico metido a político confirmaba que de lo sublime al ridículo, no es que haya un paso —como dicen que dijo Napoleón—, sólo hay una raya. Y sin vuelta atrás. Del ridículo no hay retorno.

Sabino escribió para sí mismo un pequeño manual de autoayuda, que tituló “G.E.T.E.G. - Apuntes íntimos” [1]. Allí , tras dar gracias a Dios por haberle adornado con «un natural justo y un espíritu reflexivo», un poco a lo Kempis, otro poco como anticipo de ‘Camino’, se daba a sí mismo este consejo:

«Medita, pues, mucho, pidiendo luz de lo Alto, antes de hablar o escribir de cuestiones trascendentales sobre todo, y no busques sino la justicia, la razón y la pureza de Fin: de esta suerte evitarás la mofa o la maldición de los que te lean u oigan.»

Bien fuese porque la luz de lo Alto no bajó a Sabino, o porque Sabino nunca se propuso hablar en serio de nada trascendental –pues lo otro, que meditaba sus cosas, nadie lo duda–, el hecho es que sus escritos hoy no se leen, ni mucho menos se comentan en los bachoquis. ¿Tan malos son? El propio autor, a renglón seguido, nos ahorra el trabajo de calificarle:

«El que publica una idea extraviada con conocimiento de causa, es indigno de permanecer en la sociedad; el que la publica creyéndola verdadera, es doblemente ignorante, pues ignora que no sabe»

Sabino largó sus extravíos impertérrito, sin asomo de duda. De buena o mala fe, poco importa. Lo esencial para Sabino era la novedad, lo nunca visto.

Para Sabino, el saber del vulgo —lo que la mayoría entienden por ‘saber’— no pasa de erudición: atesorar «conocimientos adquiridos por otros». Estos ‘otros’, con Sabino en cabeza, son los raros talentos creadores, originales, amén de autoconscientes:

«Saber que se sabe es el colmo del saber, el summum de la sabiduría».

Eso sí, reconoce con humildad de criatura frente al Creador:

«El que sabe que sabe todo, posee una inteligencia infinita: tal es el Ser Supremo». (Febrero de 1884. «Y aquél a quien Jaungoikoa se lo ha revelado», pudo añadir sin despeinarse.)

El que el místico llegue a ser omnisciente no implica que sea comunicable. ¡Cuántas veces el alumbrado, preñado de saber, es incapaz de dar a luz sus conceptos. De esa condición fue Sabino, quien de improviso corta el discurso místico con esta línea de paso de lo sublime a lo banal:

«De muchas cosas hablaría, si pudiese.» [2]

Una vez pasada la raya, lo demás es bufo. Veamos.

¿A qué va el cristiano común al templo? A rezar, a pedir perdón y ayuda, a oír la palabra.
¿A qué va Sabino y su brigada de corchetes? A fisgar y cotillear, a pasar revista, a contar vascos y maquetos; a criticar si se reza y se predica en castellano o en vascuence, cuándo y a qué horas; a cambiar la letra de la liturgia para que se exprese en bizcaitarra… Sabino va a la iglesia a tocarle las pelotas a Dios Padre. Es toda su religión.

Cuando Sabino va a un sermón en su nueva lengua propia, siempre lleva consigo un cuadernito. No para apuntar conceptos religiosos, sino los apellidos y el (a su juicio) mal vascuence del predicador, que en una sola parrafada ha soltado tal vez diez o doce ‘extranjerismos’: elexa (ecclesia o iglesia), zeru (coelum o cielo), santu (santo), arima (ánima, alma), gorputz (corpus o cuerpo),  salbau (salvar), pekatari (pecador), bedeinkatu (benedictus, bendito, bendecir), birgiña (virgen)… Es casi lo único que Sabino entiende de oído; y si él lo entiende es que está mal, es castellano. Por tanto, el fiel devoto va tomando nota, para buscar luego en sus diccionarios los términos correctos; y si no los halla, para inventarlos en su lengua milenaria.

«Dios mío, no puedo nada, porque no mando en nadie». Cuando él pueda, cuando él mande en Bizkaya, ¡en el Nombre de Dios/Jaungoikoa!, ‘santo’ se dirá deun; y por tanto, ‘iglesia’ se dirá txadon (etxe deun, casa santa), y ‘cielo’, donoki (deun toki, lugar santo). ‘Salvar’ no será salbau, sino gaizkatu. ‘Pecar’, ‘pecado’, ‘pecador’, le dan más guerra, prueba neologismos a cual más cacofónico… Hasta que alguien le descubre que los vascos franceses dicen (h)obendu, (h)oben. Bienvenido sea, con tal de borrar el maldito pekatu. Y eso que obendu viene también del latín offendo, ofender…  

Pero bueno, también deun es el latino dominus, y el castellano don o señor, título de persona. Según eso, su txadon es ‘doña casa’, y su donoki es ‘don lugar’. Por supuesto, ya nadie se acuerda de aquellas ocurrensias de Sabino. Aun así, colará Don... osti. La multimilenaria San Osti, digo, San Sebastián.

Más tarde compondrá un calendario, con el nombre vasco de cada santo y cada misterio. De ahí saldrá todo un onomástico o nomenclátor eusquérico, no sin problemas ante la pila bautismal y el registro civil. Esta sí que fue una iniciativa propagandística de primer orden, una seña eficacísima para el identitario neovasco, hay que reconocérselo. El favor de curas adictos a la causa fue decisivo, aunque siempre quedará en disputa si con eso servían mejor a la religión, o si la ponían al servicio de una idea profana. Desde luego, llamarse Koldobika o Agurtzane siempre ha sido más seña de vasquismo que de religión.

Begoña profanada

El texto que sigue no es del Maestro en persona, pero fue inspirado, ‘calificado’ y aprobado por él. Para entenderlo mejor, recordemos que la Virgen de Begoña fue la gran devoción femenina de Sabino y su bachoqui. (La masculina era San Ignacio, o mejor Íñigo de Loyola.)  Según eso, Begoña no podía escapar al  sacristaneo tartufesco de aquella peña. 

En mayo de 1895 se celebró en la parroquia de Begoña un enlace de campanillas. Eustasio Zarraoa, mejor pintor que plumífero, deja la paleta por el tintero, para hacer  de aquel «enlace de dos familias distinguidas por lo mucho que han atesorado en poco tiempo» una reseña periodística de juzgado de guardia. Por si acaso, el artista ‘nazareno’ se camuflaba como ‘Zu’ [3].

Espectáculo desgarrador
«Muy de mañana, ya un gentío inmenso inundaba el venerando santuario… ¡pero qué gentío!... No eran bizkainos, al menos en su mayoría, era gente bullanguera, mal encarada, advenediza, holgazana y miserable, que iban en busca de la pitanza; porque había corrido la noticia que sólo en flores se iban a gastar esas gentes más de mil duros… ¡Pobres que iban a pedir! ¡También los había que eran capaces de algo más!
El templo… ¡Perdón, Virgen Santísima de Begoña! ¡yo sólo quisiera propalar tus glorias, solamente cantar tus alabanzas y tus triunfos! pero creo firmemente que conviene se sepa todo, todo exactamente…, para que todos los que te amamos entrañablemente, te hagamos siquiera algún desagravio.
El templo, decía, fue asquerosamente profanado. Profanado al decorarlo impúdicamente… Aquello parecía el templo pagano de Himeneo…
En las naves laterales… encima de los bancos, de las mesas, en el coro y sobre los altares, pisoteando las aras…, estaba encarnada esa gentuza pestilencial, maketa casi toda, pero aunque sea doloroso el decirlo se veían entre ellas algunos hijos degradados de este pueblo que no adora sino el becerro de oro…
Allí, en aquel recinto adorado por los euskeldunes todos, se proferían los chistes más indecentes; allí se cometieron una porción de robos, a pesar de los representantes de la autoridad, pues no faltaron las correspondientes parejas de miñones armados dentro de la iglesia.»

Abunda el buen ‘Zu’ en consideraciones de moral social , celebrando cómo la turba de miserables maketos, defraudados en sus esperanzas de propina generosa, obsequiaron a los novios y padrinos tacaños con una pita, para retomar su argumento:

«Si Dios y la senzatez y bravura de los euskeldunes no lo remedia, esto tiene trazas de convertirse en un refugio de foragidos…» 

Y concluye con una propuesta a la Virgen, asombrosa. Una llamada al buen sentido y oportunismo de la Señora, que ella vea lo que le conviene, si no como socia del Bachoqui, al menos como simpatizante activa. Si ella se porta bien, su devoto le promete que tendrá para su templo una torre digna:

«Por los muchos fieles que aún os quedan, Virgen de Begoña, no nos mostréis vuestro enojo, antes bien pensad en la necesidad de coadyuvar a nuestros ideales, y pedid a Dios la destrucción de nuestros enemigos, que lo son también vuestros.
Destruid a esos hipócritas, y no temáis, Madre querida, que os falte una torre, una torre hermosa, digna de vuestra soberanía y de nuestro amor, de la que nunca tengáis que avergonzaros.»

Doctor también in Divinis

Para entonces también el Maestro se había despachado, no ya sobre celebraciones eventuales, sino contra la manera misma de organizar y gestionar el santuario. ¡Y que era de buen conformar don Sabino! La primera festividad de su amada Virgen en la vida de su periódico tuvo que ser para él un martirio, pues casi todo cuanto vio le secó la devoción. Sobre ello escribió unos ‘cabos sueltos’, mezclando a voleo apreciaciones subjetivas, donde algún acierto quedaba más que compensado por el dislate a caño libre [4]. 

«Un error vulgarísimo es el creer que Nuestra Señora de Begoña es la Virgen de la Asunción. La primera es la Virgen representada en una imagen determinada, la segunda es la Virgen en el misterio de su asunción a los Cielos. Así es que aquella imagen no representa la Asunción, sino a la Madre de Dios, puesto que está sentada con el Niño en los brazos. Por eso están de más allí aquellos ángeles que la rodean, los cuales no corresponden a la Madre de Dios, sino a la Virgen de la Asunción, pues representan los que la condujeron al cielo.»

Esta precisión de Sabino sólo tenía de original la machaconería y el tono desabrido. También la incongruencia; porque ¿cuál era la cuestión de fondo? Dejemos de lado que «la imagen, según un erudito autor, es de fines del siglo VIII o principio del IX» [5], lo que a él le incordia es lo que sigue:

«Consecuencias del error que censuramos son el que los oradores que predican en Begoña el 15 de Agosto poco o nada digan de la Virgen de Begoña, y sólo se ocupan en el misterio de la Asunción; el que la novena de la Virgen de Begoña y la de la Virgen de la Asunción están refundidas en una sola, o mejor dicho, que bajo aquel título se comprende la segunda; y el que la Virgen de Begoña no tenga fiesta particular, y sólo se celebre la de la Asunción. Y el caso es que la Virgen, no por el misterio de su Asunción, sino por medio de su imagen de Begoña ha colmado de tantos favores y gracias a los bizkainos en general, y en particular a los bilbainos.»

Nuestro hombre se ha puesto pesado y empieza a aburrir. Sin embargo, hasta aquí sólo ha sido el preámbulo y exposición de motivos. Ahora viene la parte dispositiva, lo que a Sabino le importa de verdad, para quedar a medias contento:

«Lo que procede, por lo tanto, es retirar aquellos ángeles que están a los lados de la Virgen de Begoña; colocar otra imagen de la Asunción, que esté velada cuando se encuentre manifestada la de Begoña, y viceversa…» 

Pero vamos a ver, ¿está este hombre en su sano juicio? Él mismo nos saca de duda con la nota que añade al pie:

«Lo más lógico y natural, en vez de esto, sería edificar un santuario particular para la Virgen de Begoña; pero comprendemos que no se acordaría muy fácilmente.»

¿Cómo que no? Maqueto o filomaqueto ha de ser el que discrepe. Adelante, Maestro, usted a lo suyo:

«… componer una novena particular de la Virgen de Begoña, que no guarde ninguna relación con la Asunción; y celebrar la novena y la fiesta de la Virgen de Begoña independientemente de las [sic] de la Asunción. [...]»

Lo notable es que los bachoquis pudieron jactarse de que alguna de las propuestas de Sabino se aceptó. En efecto, la fiesta begoñesa se desdobló en la popular del 15 de Agosto (Asunción) y la más discreta el 11 de octubre (Maternidad). Pero se entiende que no fue por seguirle la cuerda a un maniático, sino por considerandos que ya se venían discutiendo. Los angelotes también han desaparecido, pero por antiestéticos. Por lo demás, nadie tomó en serio la esquizofrenia de desdoblar a la propia Virgen María, y construirle por ejemplo un camarín giratorio con doble imagen, o mejor con trampilla automática, ‘cucu… ¡tas!’.

«Son nombres de mujer Pilar, Loreto, Guadalupe, etc. ¿Por qué los euskerianos no hemos de usar los nombres de Arantzatzu, Ixiar y Begoña?»

He aquí una innovación a mérito de Sabino. En efecto, ¿por qué no? Bien entendido que tanto los autóctonos Begoña, Itziar etc. como «en el extranjero» Loreto y Pilar, todo es un mismo nombre de María con acentos locales. A muchos fieles y curas, partidarios o no del nacionalismo, les entusiasmó una idea que ya estaba de moda por toda España.

¡Ah!, pero al troll don Tartufo también aquí se le ve el plumero. Poco antes ha nombrado, entre las vírgenes vascas, a Nuestra Señora de la Antigua , aventurando que «esta imagen de Nuestra Señora de Begoña… es en nuestro concepto la misma que en Orduña, en Lekeitio y entros puntos de Bizkaya se conoce con el nombre de la Antigua». Sin embargo, en la propuesta de nuevos nombres femeninos no incluye ‘Antigua’, más que por feo, obviamente por ser nombre castellano. ¡Pillín!

¿Contento Sabino? Sabino contento es oxímoron. Falta lo grueso:

«No es tan lamentable, al fin, la costumbre de confundir a la Virgen de Begoña con la de la Asunción, como el maketismo que se advierte en el culto que se tributa en aquel templo a la Santísima Virgen. En el idioma patrio, en el idioma de los begoñeses, tenemos entendido que no se reza más que una novena: la del alba. En cambio en castellano, en el idioma de los que han invadido el pueblo bizkaino y están corrompiendo sus costumbres, se rezan varias novenas al día y se pronuncia el sermón del día de la fiesta….»

Y enfilando al clero, le marca la línea pastoral correcta : 

«¿No están en tierra de euskeldunes? Pues perfeccionense en el Euskera, que esto es lo que más les importa para ejercer su ministerio…, y déjense de ejercitarse en el idioma de Cervantes, Santa Teresa y fray Luis de Granada.
 Pero aun hay más.
 Fijándonos por casualidad en el anuncio de las funciones que se celebraban el día de Nuestra Señora, leímos: “Predicará (en la Misa Mayor) Don Pascual Fernández, Cura  Párroco de Logroño.
¡Por todos los santos! ¿Quiere decírsenos qué es lo que puede hablarnos sobre la historia de Nuestra Señora de Begoña y los favores que le debemos los bizkainos, un Sr. Fernández Párroco de Logroño?» 

Tampoco esta mención de la capital riojana es bala perdida. Hacía más de 30 años que se había erigido la diócesis de Vitoria, para las tres Provincias Vascongadas, y al Maestro le parece intolerable que todavía siga el clero maqueto de la antigua diócesis de Calahorra pisando el suelo sagrado de su Bizkaya, donde nunca fue bienvenido [6].
___________________________
[1] Algún día hablaremos del capicúa GETEG y otros misterios del rosario sabiniano. El documento, en HNVD, 1: 107-116.
[2] Antes había escrito: «No olvidar que de Dios procede toda fortaleza. Es grato, en la esclavitud, acordarse de la omnipotencia del que es libre por esencia.» (‘Pensamientos’. Barcelona, hacia 1885.)
[3] Bizkaitarra, 31-05-1895; HNVD, 1: 436.
[4] ‘Nuestra Señora de Begoña’ (Cabos sueltos), Bizkaitarra, 31-08-1894; HNVD, 1: 383.
[5] El ‘erudito’ de Arana era nada menos que don Aureliano Fernández-Guerra (1816-1894), que falleció aquel mismo año. De este académico y anticuario corría un dictamen, donde con los criterios de su tiempo interpretaba mal y databa peor las imágenes llamadas entonces ‘bizantinas’. Sabino no parece tener idea del autor ni del dictamen, pero acepta la datación absurda porque le conviene.
[6] Cuentan que en otros tiempos, cuando el obispo de Calahorra-La Calzada se permitía cumplir visita pastoral a Vizcaya, por sí o por delegado, al despedirse, unos agentes forales  con palas recogían simbólicamente tierra de sus últimas pisadas, para echarla afuera del límite del Señorío. Verdad o no, los prelados procuraban excusar la visita pastoral, y el clero vizcaíno pudo vivir con bastante desahogo y relajo larguísimas temporadas.  
[*] Este grabado de Vicente Laporta Valor (1854-1922), según dibujo de F. Ruiz,  fue reproducido por ‘La Ilustración Católica’ en su Nº 10 (septiembre 1881). Reconstruida muy modestamente la torre, se aprecia la nave lateral izquierda desaparecida en los derrumbes, durante los sitios de Bilbao en las Guerras Carlistas.

martes, 24 de septiembre de 2013

DE FUERA VENDRA *




En febrero de 1895 Sabino acude al estreno de la zarzuela Vizcaytik Bizkaira (De Vizcaya a Bizkaia) de Resurrección María Azcue, y queda profundamente impresionado. Tanto que dedica un número entero de Bizkaitarra a analizarla exhaustivamente, y otro más a defenderla de las críticas. La obra consigue además que Sabino produzca unas líneas de un nivel superior al habitual bajo el título El teatro como medio de propaganda:

“Tanto más importante es indudablemente un medio de propaganda, cuanto de más extensión y de más intensidad sea a la vez, esto es, cuanto mayor sea el número de los sujetos a quienes alcance, y cuanto más profunda mella realice en ellos.”

“La propaganda consiste en convencer a la inteligencia y mover o persuadir a la voluntad. Puede convencerse a la inteligencia hasta un grado insuficiente para que la voluntad se determine a querer lo que aquélla le ofrece: este el estado de muchos que sí comprenden la doctrina patria, pero no lo bastante para determinarse a ser prácticamente patriotas. Puede moverse a la voluntad sin fundar su inclinación en un convencimiento claro de la inteligencia ; y en este caso el sujeto se entusiasma con entusiasmo vivísimo y sorprendente, pero su actitud es pasajera, y su impresión no pasa más que del corazón a la lengua, no trascendiendo a los actos de la vida práctica, a la disposición total del individuo”

En esto último se equivoca. En un movimiento de masas como el nacionalismo la inteligencia juega un papel muy secundario, y son las emociones las encargadas de “trascender a la disposición total del individuo”.

Sabino se dedica a analizar el valor propagandístico de los distintos medios a su alcance. El periódico es, para él, el más eficaz en cuanto a extensión (puesto que puede llegar a más gente) e intensidad en lo que se refiere a la inteligencia, pero no tanto en lo referente a la voluntad. Sin embargo el teatro:

“es muy trascendental en lo que toca a la voluntad. No convence absolutamente nada, pero mueve el corazón con poderoso ímpetu.


El argumento de Vizcaytik Bizkaira es este. El joven Txomin se ve obligado a marchar de quinto al ejército español de donde vuelve completamente maquetizado, es decir, corrompido (los síntomas son inequívocos: ahora le gustan los toros). En lugar de ir a trabajar en el caserío con su anciano padre, pasa el tiempo en la taberna con Vives, el maestro maqueto del pueblo, que odia el vascuence y se encarga de completar la degeneración del joven. Mientras tanto se están celebrando elecciones de diputados para las Cortes, a las que concurren Borrego, maqueto, y Txanterrika, un buen patriota vizcaíno. Obviamente Borrego juega sucio e intenta comprar voluntades por medio del dinero, pero contra todo pronóstico Txanterrika alcanza la victoria con los votos de los baserritarras, los campesinos, que son “probes pero hondrados” y no se han dejado comprar. En el último acto Txomin, que se ha pulido todo su dinero en la taberna, culmina su depravación robando al cura, pero su propio padre, demostrando así su honradez, lo delata. Finaliza la obra con el alcalde del pueblo largando un discurso que condensa el mensaje de la obra (curiosamente en español cuando el resto de la obra es en vascuence), y exhortando al nuevo diputado para que defienda los intereses de la patria en Madrid consistentes en “arrancar de nuestro suelo las malditas quintas” e implantar una escuela vizcaína en la que se enseñe vascuence y se sustituya la geografía e historia española por la puramente vasca:

“Hoy a nuestros hijos ¿no? se les enseña quien fue Wamba y el moro Muza, pero de Jaun Zuría y de la Machinada no se les dice ni el nombre”

El argumento de la zarzuela entusiasma a Sabino, que realiza una sinopsis de la obra (cuya duración casi iguala a ésta) y ofrece un banquete en el Euskaldun Batzokoja al autor y los actores.

Dado que el malvado principal de la obra es el maestro maqueto, casi inmediatamente otros profesores empiezan a mandar cartas de protesta a los periódicos, y Sabino emprende la defensa de Azcue con su brío habitual:

“Callen la boca maketa, y recogiendo los trastos váyanse con la música pedagógico-maketil a cualquiera región de España (...) Pero eso de venirse acá, donde nadie los ha llamado, (...)  de Andalucía, o de (...)  Castilla, o de cualquier otra región más o menos incivil y africana de España, y que luego de ser tratados a pan y manteles, de percibir sueldos como no los prometen en parte alguna de su patria y de cobrarlos con la puntualidad más rigurosa, se atrevan a levantar la voz contra la dada por bizkainos, por hijos de este país, que hablan así en el uso de su derecho porque ven la ruina de su Patria amada... eso es inaudito cinismo y desvergüenza propio sólo de españoles”.

Los maquetos deben, pues, estar callados para que les sea perdonado habitar en Vizcaya sin el consentimiento de Sabino. Pero también hay voces que denuncian el trato despectivo que la obra dedica a los no vascos. Por ejemplo, el Diario de Bilbao:

“Sin la nota exagerada que domina el Viscaitik Biskaira (...) la zarzuela sería más digna de elogio. El señor Azcue debe tener en cuenta que, en las mil comedias, dramas y juguetes  que se estrenan en toda España, jamás se elige un vascongado para acumular sobre él todo género de perversidades

A lo que responde Sabino:

“Si en ninguna parte del mundo se le retrata al euskeriano como en Vizcay’tik Bizkai’ra al maestro maketo Vives, es porque en todas partes es unánimemente reconocida la natural nobleza de su carácter. Que hay excepciones es innegable (...) pero tal es el carácter peculiar del euskeriano. Y cónstele que las excepciones serán tanto más numerosas, cuanto la raza euskeriana más se roce con la maketa; la cual por su carácter genuino es vil, rastrera, servil y fementida”

___________

Decidido a crear su propia obra, Sabino escribe los dos primeros actos de De fuera vendrá [1] en enero de 1897, y el tercero en enero de 1898. De acuerdo con sus planteamientos sobre extensión de la propaganda, el argumento no es excesivamente sofisticado, y está al alcance de cualquier espectador independientemente de su nivel intelectual e incluso de su estado de vigilia. Por una parte están los buenos, en los que concurren dos circunstancias, a) ser de raza vasca y b) ser nacionalistas. El dramatis personae los presenta así:

-          Juan, joven bilbaíno, posición alcanzada, viste boina.
-          Ignacio, de 19 años, hijo de Don Cándido.
-          Don Crisóstomo, anciano sacerdote bizkaino.

Por otra parte están los malos, los maquetos que están invadiendo e infectando Vizcaya:

-          Don Filomeno Cordero y Halcón, natural de Burgos. (no hace falta decir más)
-          Santiago, mozo de cuerda, gallego.

El primero es un parásito, un timador y un gorrón sin escrúpulos que pretende seducir a la bella Anita, actual novia de Juan, para hacerse con su fortuna. El gallego es el tonto, que con sus frases terminadas permanentemente en “u” pretende aportar el tono cómico a la obra. Además es el encargado de realizar los trabajos más indignos, porque como dice el propio Juan “tengo que echar mano de uno de estos maketos, porque los vascos no valen para estos oficios”.

Hay que decir que la bella Anita ni siquiera interviene en la obra. Tal vez por la escasa consideración que merece a Sabino la mujer (“el nacionalismo de la mujer y la carabina de Ambrosio, pata”), tal vez por no distraer el celo patriótico del público hacia otro de distinta naturaleza.

Entre los buenos y los malos hay un tercer grupo formado por Don Cándido de Erekakoetxea, acaudalado padre de Anita, y Don Inocencio. Los nombres no son casuales. Ambos son vascos, pero están aletargados: no son conscientes de la situación de postración y peligro extremo en que se encuentra su raza (no son conscientes ni de la raza ni de su postración) Son, pues, maketófilos [2], la tercera pata en la singular visión de Sabino.

Para Sabino es maketófilo todo vasco que se resiste a dejarse iluminar por él. Todo vasco que no pasa el tiempo llorando por la pérdida de la patria y odiando ferozmente a los maquetos. Todo aquel, en suma, que no comparte su visión de las cosas, o que defiende opciones políticas distintas de la suya. En la obra Don Cándido representa a los fueristas, y Don Inocencio a los tradicionalistas.



Como digo Cordero planea casarse con Anita para acceder a la fortuna de su padre. El noble y nacionalista (valga la redundancia) Juan la pretende, pero, ay, ella es mujer y por tanto voluble. El hermano de Anita intenta tranquilizarlo:

“¿Cómo quieres que ahora te sustituya por otro, y más siendo el nuevo un español de pura cepa, ella, que siempre se ha mostrado tan nacionalista como nosotros (...) Yo te aseguro que si mi hermana se casa con un español, no la hablo más en la vida.” [3]

Aunque en privado no las tiene todas consigo:

“¿Será posible que un español entre en mi familia? ¡Será posible que mi única hermana venga a ser mujer de un maketo? (...) Si tal acontece ¡juro por la sangre de mi raza, que he de largarme al fin del mundo, para no ver más a quienes así y por un plato de lentejas, menosprecian a su raza y venden a su Patria!”

Tampoco Juan está muy tranquilo, y en su deambular por las calles nos ofrece los momentos más líricos de la obra:

“Aquella bandera española que, al sentir el torpe beso del Eolo de su patria, se agita voluptuosamente, y ya se despliega y eleva sobe el asta de popa que la suspende para recordarme su dominación en esta tierra nuestra, ya se repliega con sarcástico gesto de famélica arpía” [4]

El caso es que el maléfico burgalés ha conseguido convencer al padre de Anita de que tiene una gran fortuna, y pugna por acceder a un empleo público en la Diputación con la ayuda de éste. También Juan aspira al mismo empleo, y busca su propio enchufe a través del cura Don Crisóstomo. Este simpatiza con la idea, porque es muy partidario de conceder los empleos “a los hijos del país, y de preferir, aún entre éstos, el bizkaino a los demás”. Don Cándido se atreve a objetarle esos favoritismos:

“Pero debe usted comprender, Don Crisóstomo, que esas diferencias entre vascongados y castellanos no se harmonizan muy bien con el espíritu de igualdad que caracteriza la Religión Católica: Todos somos hermanos; todos somos hijos de Dios: todos por consiguiente...”

En ese momento Don Crisóstomo, adelantándose unos años a Orwell, desarrolla una compleja teoría para explicar que la religión católica, y el propio Jesucristo, entienden que todos somos iguales, sí, pero unos más iguales que otros:

“Pues si a Jesucristo, con ser Dios, no le plugo sustraerse a esa natural predilección que el hombre tiene por ciertas personas o por ciertas cosa, ¿cómo la Religión va a condenarla y prohibir el proceder conforme a ella?”

Don Crisóstomo sabe, además, que es antinatural que un maqueto obtenga un empleo en competencia con un vasco:

“En los Estados Unidos, en Inglaterra y en cualquier nación no sea la propia nuestra y esa que tenemos al sur, es preferido el vasco al individuo de la raza latina que habita esta península, para cualquier empleo que sea. Y tanto es así, amigo Don Cándido, que si el vasco que busca colocación en esos países dice que es español, ¡ya se ha divertido!; mientras que si dice que es vasco, en todas partes le reciben de mil amores. El nombre de español les es odioso; el de vasco les es grandemente simpático. ¡Tal concepto tienen de las cualidades del uno y el otro pueblo, y del abismo que separa a estas dos razas!

Sabino probablemente no lo sabe, pero con el cura nacionalista Don Crisóstomo acaba de crear un arquetipo universal. Por su parte Juan comparte el planteamiento general sobre el mercado laboral nacionalista:

“Sí... la plaza no creo que me la llevará ninguno de esos siete maketos, por más que uno de ellos dice que ha estado empleado en la Diputación de Murcia”

Es decir, hay siete competidores y uno al menos parece aportar mejor experiencia laboral que él, pero Juan no concibe que le madruguen la plaza porque, a fin de cuentas, él es vasco y los otros maquetos. Al final todo el mundo tiene claro que el empleo se va a obtener por enchufe; de lo que se trata es que el enchufe recaiga en alguien de raza vasca

De fuera vendrá es un drama (al menos para Sabino), porque de los tres grupos representados el de los verdaderos vizcaínos (los vascos por raza y nacionalistas-racistas por vocación) es muy escaso, y la alianza entre maketos y maketófilos acaba triunfando. En efecto Cordero obtiene la plaza y con ella a la voluble Anita, no sin antes confesar a los espectadores que piensa practicar el adulterio a mansalva. La obra termina con Juan e Ignacio anunciando su intención de emigrar a California, donde esperan no encontrar más maquetos, y con una sentida invocación de Don Crisóstomo:

“¡Oh Dios mío! Veo que una terrible maldición tuya pesa sobre nuestro pueblo, mercantilista y metalizado como el judío.

Más tú Señor (añade prudentemente) ¡bendito seas!”

La obra no llegará a publicarse porque su mensaje desconsolado no encaja con el nuevo ambiente optimista (para Sabino) generado en 1898 por la derrota española en Cuba y Filipina y por su propia elección como diputado provincial por Vizcaya, aupado por los euskalerríacos de Ramón de la Sota y su periódico Euskalduna


Notas:



[1] "De fuera vendrá quien de casa te echará". Dicho popular que Sabino aplica al maqueto, que viene de fuera para llevarse a las mujeres, y acaparar el trabajo, de los vascos.

[2] Sobre los maketófilos hablará Sabino extensamente en este artículo: Ellos y nosotros

[3] Ignacio (o Sabino) no concibe que una mujer de raza vasca se enamore de un español. Se dice que en cierta ocasión el futuro Carlos IV manifestó a su padre la gran ventaja que suponía tener sangre real para evitar los cuernos porque, lógicamente, ninguna mujer podría sentirse atraída por alguien de inferior rango. Carlos III se quedó mirándolo y le dijo “hay que ver lo tonto que eres, hijo mío”.

[4] No deja de ser curioso que el movimiento de la bandera española resulte voluptuoso para el joven nacionalista vasco.



Imágenes:

1) La escuela, el principal objetivo de los nacionalistas; 2) Resurrección María Azcue; 3) Sabino.


* De fuera vendrá es editada y publicada por primera vez en 1914 en Méjico. La edición es financiada por Fernando de Zabala Errekalde, aranista allí residente al que le ha entregado el manuscrito de la obra “un patriota amigo” mientras estaba de paso por Bilbao. Zabala ha decidido publicarlo porque entiende que puede “ser útil a la causa de Jel”, y reserva la mayoría de sus ejemplares para la Juventud Vasca de Bilbao.

En 1948 Ceferino de Jemein, biógrafo oficial de Sabino Arana en el PNV, publica un índice de sus obras. A pesar de que, tal y como reconoce, los medios nacionalistas atribuyen unánimemente a Sabino la autoría de dos obras teatrales (Libe y De fuera vendrá), decide no incluir esta última en su índice, no sin antes afirmar que el editor Zabala Errekalde era “un excelente y generoso patriota vasco” y “un espléndido patriota, eminentemente sabinano”, y que, aunque no tiene pruebas de la autoría de Sabino, tampoco se atreve a negar que la obra sea suya. El índice atrae la atención del bibliógrafo Jon Bilbao, que ese mismo año se pone en contacto con Jemein para recomendarle la inclusión de otras obras de Sabino, entre ellas De fuera vendrá. Jemein le contesta que tiene “motivos para creer que no es suya” aunque no detalla éstos, por lo que Jon Bilbao continúa incluyendo esta obra entre las de Sabino.

En 1980 José Luis Granja, profesor de Historia de la Universidad del País Vasco, accede a una copia de De fuera vendrá (que continúa sin ser incluida en las obras completas de Sabino) en  el Archivo Histórico Nacional de Salamanca. Dada la ausencia del manuscrito original, que proporcionaría información indiscutible sobre la paternidad de la obra, Granja afronta la cuestión con las reglas básicas del análisis de textos. Una vez convencido de la autoría de Sabino, decide volver a editar la obra explicando las razones que lo han llevado a ese convencimiento. Javier Corcuera aporta el prólogo.

domingo, 22 de septiembre de 2013

SABINO, EL OTRO CRISTO

Por Belosticalle
Lo que sabemos de la vida de Sabino es, casi todo, lo que contaron de él sus adeptos.  Del anecdotario sabiniano se puede extraer una semblanza hagiográfica, al estilo del bíos neoplatónico, con el héroe como ‘varón divino’ (theîos anér). Las historias pueden ser auténticas o apócrifas, da lo mismo, lo que cuenta es la enseñanza.
Siendo la empresa sabiniana religiosa por encima de todo, los gestos del Maestro son tan religiosos como políticos. Y siendo su religión cristiana, para entenderlos hay que recurrir constantemente al Evangelio entre líneas, con la figura de Cristo como ‘el Rabí con autoridad’, el provocador y escandalizador de fariseos, el mártir redentor.  La imitación va unas veces en serio; otras más, como parodia o bufonada, a lo ‘Vida de Brian’. En este artículo propongo algunos ejemplos.
Sabino Arana –lo hemos visto– pensaba que un líder político como él, sin enemigos no es nadie. No enemigos personales, sino de la causa: enemigos de Dios y de la Patria, enemigos de JEL [1]
Recibida la revelación, que ya conocemos, Sabino, tras un retiro preparatorio, es tentado por la duda. ¿Será capaz? Él mismo se confiesa su decepción, porque los enemigos no asoman por ningún lado. Tendrá que ir él a buscarlos, a provocarles. Y esa será  siempre su estrategia, la provocación. Llamar la atención, escribir grueso, crispar y (esto sobre todo) pisar la raya de la legalidad española. Actuar ‘como si ya’, en virtud de la legitimidad que él mismo se confiere.
En la rebotica de una farmacia de la bilbaína Plaza Circular, a un paso de su casa, se da a conocer y recluta a sus primeros discípulos. Con ellos fundará su iglesia, el Bachoqui [2]; pero primero fue la farmacia:
«A veces entraba Sabino con las manos en los bolsillos, severo y melancólico el semblante, la mirada soñadora, y su cabeza de Cristo humildemente inclinada sobre el pecho. Comenzaba a circundar su noble frente la dorada aureola del heroísmo.»
Así que pronto hubo Sabino/Cristo. Un Cristo con las manos en los bolsillos, ¿y qué?: también la aureola era de heroísmo, no de santidad. Todavía.
Como cuando el cristianismo era una peña de amigos, así también los socios del primer Bachoqui son pusillus grex (el rebañito), donde el número importa menos que la calidad, la entrega total, el sacrifico del ‘yo y mi patrimonio’ a la causa, entrar por la puerta estrecha; en fin, portar al hombro la bicrucífera y seguir al Maestro sin chistar, hasta el fin.
En ‘El Bachoqui’, Navarth da un repaso al articulado del Reglamento de lo que pasaba por ser una sociedad recreativa. Sólo que aquel pequeño club, en la mente de Sabino, era el embrión, no ya de un partido político, sino del partido único en su futuro Estado vasco; y el reglamento, el boceto de la Constitución que pensaba imponer a tal estado.
El primer Bachoqui de Bilbao fue, como la primera Iglesia de Jerusalén:
«Una sociedad cerrada,
1) por dificultades para el ingreso;
2) por la abundancia de penas de exclusión; y
3) por las condiciones exigidas a los no socios para la estancia en los locales sociales.
Además, el poder estaba concentrado en la Junta Directiva y, sobre todo, en el Presidente.» [3]
Presidente –Sabino, ¿quién si no?– que acumulaba en su persona la función de Calificador o Gran Inquisidor, con poderes discrecionales para marcar la línea política y salvar la ortodoxia doctrinal y moral.
Así se inauguró el Bachoqui
La inauguración del primer Bachoqui (15 de julio 1894) fue una provocación en regla, con su paralelo bíblico. Domingo a mediodía, en el Arenal, golpe de gente silenciosa, porque empieza el concierto de la Banda Municipal.  Lo evocaba Rafael de Picavea (1931) para el diario Euzkadi:
«En aquel instante salieron al balcón del ‘batzoki’ los bravos txistularis. Las notas de unos aires vascos acompañados de tamboril, hindieron, atrevidas, el ambiente apacible.
¡Dios mío, qué fue aquello! “¡Están locos!”, gritaban los más benévolos.  “Esto es retroceder varios siglos”, oí que decía don Pablo de Alzola, al ver las atrevidas manifestaciones del bizkaitarrismo naciente.» [4]
Cuando el público se vuelve hacia la música intrusa, en el balcón de la Calle del Correo ondea la gran bicrucífera. Junto a la bandera, no menos llamativos el rótulo y escudo, más las colgaduras a juego.
El mismo Picavea, al que más de una vez se le pidieron anécdotas de Sabino, o no recordaba muchas, o las iba improvisando. El año siguiente (1932) y para el mismo periódico vuelve a contar la misma historia, con ligeras pinceladas de retoque. Se asoman, pues, al balcón los chistularis, «heraldos del ‘bizkaitarrismo’ que llamaban al pueblo»:
«¡Qué estridencia. En aquel momento iniciaba un pasodoble torero la Banda Municipal en el quiosco. ¡Simbólico! Los txistus pudieron más. La gente, abandonando la música del Arenal, corrió a situarse al pie del balcón. ¡Curioso espectáculo! En Bilbao apenas si se sabía de los ‘txistularis’. Ni siquiera de su existencia en el mundo.
En seguida se nos explicó la ocurrencia. Era que se inauguraba el primer Centro político separatista (!). Un loco andaba en ello.
No se oyó el menor grito en la calle.  No se conocía el ‘gora’. Mucho menos el ‘azkatuta’. Ni había más ‘bizkaitarras’ en Bilbao que los reunidos en fiesta en el Círculo de la pequeña casa de vecindad. Allí quedó sembrada, a voleo desde el balcón histórico… la simiente… » [5]
La evocación de Pentecostés habría quedado más transparente si, en medio de la barahúnda musical y humana, hubiese aparecido en el balcón del Cenáculo Sabino en persona, como nuevo san Pedro:
«Varones vascos, y todos los que vivís en Bilbao, sabed y oíd: No es lo que pensáis, éstos no están beodos, pues es la hora de tercia, etc. etc.» (Hechos, 2: 14-15).
Pero no. Sabino, que desde Larrazábal se conocía como mal orador, no pondrá paño en púlpito –nunca lo hizo–, reservándose para la pluma y la tinta, en las hojas volantes que iba a lanzar, precursoras de su arma definitiva, El Bizkaitarra.
Si me he permitido la metáfora de Pentecostés, no se tome a ligereza irreverente. Ese juego retórico sacro-profano pronto se hizo tradición en los bachoquis. Volvamos al autor del relato, Picavea.
Sin ser para nada entusiasta –era hombre de empresa, capitalista, liberal y político oportunista–, este periodista cedió a la costumbre de espolvorear dulcedumbre cristiana, grata a los jelzales. Ahora mismo acaba de hacerlo, evocando la parábola del sembrador [6].
En el mismo artículo, Picavea se presenta como un converso del 94. Secuaz del Maestro, «pero a honesta distancia. A la manera cautelosa de Pedro respecto de Cristo en la noche trágica. ¡Pero no le negué jamás!».
Aunque, mejor que Pedro, un Nicodemo: «Metido en la vorágine de los negocios industriales de Bilbao, no puse mucho empeño analítico en la doctrina Vamos, un simpatizante regionalista, «al que las vibraciones de mi alma vasca arrastraron…»
Le arrastraron, hasta el punto de no percibir en aquella manera de estreno un acto de gamberrismo, reventando un concierto público, alterando el orden.
Estampas evangélicas del Maestro
Picavea se ha comparado con san Pedro. Y así como san Pedro tentó a Cristo  hasta exasperarle ( “vade retro!”), también Rafael tentó a Sabino en lo más sagrado: la exigencia de cuatro apellidos vascos para ser socio pleno del Bachoqui.
«Un día discutí con Sabino… Me parecía contraproducente esta exigencia de los apellidos. Poco en armonía con la democracia característica del país. ¿Qué vasco no tendría algún apellido ‘erdérico’? Sería humillante para muchos la condición diferenciadora. “Mas tarde lo quitaré, según vaya la cosa”, me contestó.» [7]
El manso Sabino no se irrita contra Rafael; al contrario, la da la oportunidad de ser, mejor que un Pedro, un nuevo san Pablo, como el que libró a los cristianos gentiles de la circuncisión y les permitió comer cerdo:
«Bien metida en la médula del pueblo la doctrina…, llegó aquel “más tarde lo quitaré” [¡?]  Los nacionalistas de hoy pueden tener los apellidos que quieran.»
Mérito que se apunta Picavea. Pues mil gracias, caballero. Sólo que el Picavea/Pablo omite citar la fatwa sabiniana correspondiente, porque no la hubo. Fueron los Euskalerríacos los que, hechos los amos del cotarro, iniciaron la deriva paulina de la secta.
Y vuelta al Sabino alter Christus. Sabino, el Maestro a secas (sin ‘divino’, menos mal):
«Pronto surgió en el ‘Batzokija’ el incidente. Un paqueño grupo de los que acudían… se destacó por su poca frugalidad: merendolas, vinazos… Un día estalló la indignación del Maestro: “¡Señores, aquí no queremos borrachos! ¡A la calle!”. Y a la calle los arrojó. Como Cristo a los profanadores del lugar santo [8]
La parábola del sembrador ya la hemos recordado. ¿Pues y la de la levadura en la masa? Pues eso será el primer Bachoqui: levadura. Bueno, no exactamente en el pan, sino más en el espíritu vinario de la dipsómana casa, la ‘solera’ que daría aroma a las cosechas sucesivas. El vino/sangre. Porque también la muerte de Sabino fue sacramental, tras «su lento martirio por la Causa»[9]
La ambivalencia Sabino/Cristo para sus discípulos de la primera hora llegó hasta los extremos cómicos que rodearon su inopinada y secreta boda con doña Nicolasa, pues como a Cristo, ellos le querían virgen. Pero esto último mejor que nos lo cuente Navarth.

Digresión: Sabino enamorado
Con todo, no me privo de revelar aquí a quienes lo ignoren, que ya antes  de «Nikole maitia» el corazón de Sabino latió muy fuerte por una chica de Bilbao, guapa y de la buena sociedad. Pero, ¡ay dolor!, no era neska digna de él, ni de nadie del Bachoqui: ¡maqueta perdida pura sangre, con apellidos «del erderismo más furibundo»! Esta última expresión es de Rafa Picavea. Dejemos que él nos lo chismorree a su estilo [10]:
«Años antes de conocer a la que fue su esposa, se entusiasmó de [sic] una señorita que vivía calle arriba de Hurtado de Amezaga. Llegó a mí la versión del drama por conducto de pariente muy próximo de la damisela.  Buena moza ésta. Figura gallarda que vi, en el paseo del Arenal, muchas veces. Acabó la cuitada, como vulgarmente se dice, en enamorada perdida.
Sabino quiso inquirir,  prudentemente, antes de dar un paso en firme. Resultó que la muchacha no era vascongada. Además tenía los apellidos del erderismo más furibundo, por todos los costados.
Acababa de ponerse en circulación el Consejo Político: sería preciso que los buenos ‘jelkides’ procurasen mantener la pureza de la raza. ¿Cómo iba él a dar el mal ejemplo?»
[El Calificador, nada menos. Por suerte, Sabino tenía el corazón con freno y marcha atrás, que diría Jardiel Poncela.]
«Hubo un retroceso en la iniciación [sic] de los amoríos: violento, cruel, enérgico, por parte de Sabino. Un retroceso más fundamentalmente doloroso para la muchachita… No necesito describir la angustia de la joven, en quien se trocaron los afectos en oleadas de ira, de ansias de venganza contra los bizkaitarras.
Sabino deploró el lance infortunado.  En su reciedad de atleta no faltaron lágrimas de ternura para ella. ¡Pero tenía que ser un euskeldún, al modo de sus prédicas! ¡Antes que nada! ¡Fue acaso éste, el primer sacrificio que hubo de ofrendar en homenaje a la doctrina
Tales sentimientos del Maestro para con una maketa, bonita ni fea, allá quien los crea, bajo fe de Picavea. Máxime una maketa que por poco no le puso en ridículo, la comidilla del bachoqui; y él tan ciego y cornudo, el último en enterarse.
¿Y qué pasó luego? Tras un signo de suspense, Rafa larga su versión inédita:
«Andando el tiempo, una circunstancia inopinada volvió a recordarme el episodio. La señorita de… [puntos suspensivos] se había casado en Buenos aires. Tuvo hijos. ¡Convirtiose en una bizkaitarra furibunda! Los nombres de Sabino [sic], de Miren, de Koldobika, andan mezclados entre ciertos criollos, con extrañeza de quienes no conocen esta historia. ¿Delicado homenaje femenino al recuerdo de un amor que pasó? La paradoja me dio que pensar.»
Una vez más, el narrador pone a prueba nuestra candidez. Porque hasta pudiera ser que esta segunda parte de la historia esté inspirada en habladurías sobre Unamuno, a quien le salió una cuasi novia espontánea en Buenos Aires, casada y madre, que a pesar del desvío de don Miguel no decayó en su entusiasmo, acosándole con cartas y hasta oferta económica. La relación de Delfina Molina de Bastianini con don Miguel la cuenta Jon Juaristi con su sorna envidiable. Eso sí, la Molina tenía al menos el segundo apellido vasco: Vedia [11]. Sea como fuere, en el caso de la novia de Sabino, una evocación de la Magdalena resulta inevitable.
Más parábola
Lo dicho da idea de por dónde iba la cosa. Los ejemplos de semántica evangélica saltan a cada paso. A menudo, con ribetes de tartufismo.
«¿Quién pecó, éste o sus padres?», preguntan al Señor los apóstoles, ante un ciego de nacimiento (Juan, 9: 2). Pues, ¿y qué más ciego que el vasco degenerado, que no ve el origen de su miseria? Este fue el caso.
Una tarde lluviosa en un bar bilbaino, Sabino entre sus amigos, desgranando su monotema:
«El Maestro hablaba lentamente. Ante el cariño de los fieles que le rodeaban se sentía feliz… Inculcaba la idea de Patria.
De golpe se abrió la puerta. Una cabeza desmelenada y unos brazos sarmentosos se adelantaron. Un desgraciado que apenas podía tenerse sobre los pies penetró en el bar… Su figura era grotesca.
Los que estaban junto al Maestro comenzaron a reírse ante aquel tipo raro de aldeano y callejero corrompido, que zurcía sus palabras con giros castellanos. Comenzó a hacer payasadas. Todos se reían, menos Sabino. La figura del Maestro se puso seria… Arana y Goiri se puso muy triste. Una lágrima brilló en sus ojos. La raza que degeneraba al contacto con los extraños pasó por su mente.» [12]
Como en el Evangelio: «Ni pecó él, ni sus padres». –La culpa la tiene el de siempre, el maqueto.– Sólo faltó añadir: «Y estas cosas pasan, para que se manifieste la gloria de JEL».
¿Recordamos el ejemplo evangélico del joven rico? Sí, hombre; aquello de «si quieres ser perfecto, da cuanto tienes a los pobres y sigueme». El chico torció el gesto, porque era un capitalista (Lucas, 18: 23). Pues bien (se dice el pecado, pero no el pecador):
«Cuando J. de A. acudió… para la fundación del Euzkaldun Batzokija, había cuatro o cinco apuntados antes que él, y se fijó en el nombre del que encabezaba la lista… Aquí le llamaremos X.
Este X era un joven hijo de familia muy rica; pero su padre, viudo y casado en segundas nupcias, … jamás le proporcionaba ningún dinero, y por fin el muchacho hubo de abandonar la casa paterna. Se acogió a un pobre empleo …, y entonces Sabino comenzó a pasarle una pensión.
Murió el padre, y X. entró en posesión de una gran fortuna, y continuó entre los nacionalistas amigos de Sabin. Éste, al cabo de pocos años, había gastado su fortuna en la propaganda patriótica y se encontraba frecuentemente en dificultades económicas. En una de ellas acudió a X. para obtener de él un pequeño préstamo, que garantizaba, además de disponerse a pagarle un interés módico. Pero X. le negó el favor, que había sido pedido por tercera persona amiga de ambos, alegando que sacaba mejor provecho a su dinero en otras inversiones.»
Porque en verdad, más fácilmente pasaba una maroma por el ojo de una aguja, que entraba un rico en el reino de JEL (hasta el desembarco de los hombres de Ramón de la Sota, se entiende) [13].
Bandera de discordia… y de negocio
Y para terminar de verdad, tal vez nos suena de algo, «no he venido a traer paz, sino guerra y división» (Mateo, 10: 34; Lucas, 12: 51). Pienso que esa fue la máxima evangélica preferida de Sabino. En los jesuitas de Orduña, alguna vez hizo sin duda la meditación ignaciana de los dos ejércitos y las dos banderas, el bien contra el mal.
Él también alzó su bandera, para enfrentar a vascos buenos y malos, y a vascos contra maquetos o españoles. Conocemos la ikurriña como la «santa bandera» (Luis Arana), cargada de simbolismo religioso-patriótico. En parodia cristiana, signo de discordia. Padres carlistas contra hijos nacionalistas, y viceversa, veamos: la casa de los Arana tenía amplia terraza cubierta, al jardín y a la campa de Albia.
«El techo de la terraza tenía por decoración pintada una gran bandera tricolor. Era la enseña bicrucífera… “¡Un atrevimiento, una estridencia inaguantable, esta axhibición de la bandera!”, gritaban manoteando en los círculos muchos padres de los que, afiliados o simpatizantes entusiastas, llevan como distintivo en el ojal de la chaqueta la miniatura que reproduce, precisamente, la enseña misma de la estridencia. La que crispaba los nervios sensibles de sus buenos papás[14]
Padres contra hijos. También ciudadanos contra ciudadanos. Construyéndose una casa en Arteaga, al llegar a la altura del tejado hay que enarbolar una bandera, como es de costumbre. Ángel Zabala (‘Kondaño’) tuvo una idea brillante: que sea una ikurriña, para provocar al personal, mayormente carlista. (En la vecina Guernica tuvo lugar la ‘Sanrocada’, cuando los del Bachoqui, al grito de «¡Muera España!»,  arriaron y quemaron la bandera española  izada en el Ayuntamiento:  «una provocación», según Sabino.)
A todo esto, la sagrada bandera se trivializaba y amonedaba. No sólo en forma de insignias de solapa, también en variantes a cual más ingeniosa. Así El Correo Vasco (7 de septiembre 1899) insertaba este anuncio:
«Un acreditado alpargatero bermeano ha puesto a la venta en Bilbao, calle de la Esperanza, 24. 1º, alpargatas blancas que llevan en su parte superior una bien hecha bandera bizkaitarra o nacionalista».
_________________________
[1] Es lo propio de las encarnaciones totalitarias. Tambien Franco en su testamento político negaba tener otros enemigos que los de España.
[2] ‘La cuna del nacionalismo’, Euzkadi, 23-12-1905; HNVD, 1: 158-161. La rebotica de Benigno Cortina, entusiasta nacionalista y admirador de los Arana, fue durante algún tiempo saludada por los jelzales como ‘cuna del nacionalismo.  Cosa que luego algunos rechazarán airadamente, porque era hacer de menos al Bachoqui, y porque a dicha tertulia concurría gente de vario pelo.
[3] HNVD, 1: 78, citando al historiador labortano Jean-Claude Larronde, El nacionalismo vasco.  Su origen y su ideología en la obra de Sabino de Arana-Goiri. (Tesis doctoral). San Sebastián, Txertoa, 1977, págs. 186-187.
[4] HNVD, 1: 221.
[5] Euzkadi, 26-11-1933; HNVD, 1: 223.
[6] Rafael de Picavea Leguía (1867-1946) fue un empresario guipucoano, fundador y propietario de ‘El Pueblo Vasco’, periódico de San Sebastián. Al escribir esta memoria era recién electo diputado del PNV en su provincia.  Admiraba a los nacionalistas: «un partido de gran porvenir, de acción radical. Y como radical, reclutador de juventud. ¡Fuerza de choque! para los radicales de enfrente… »
[7] HNVD, 1: 224.
[8] Ibíd.; HNVD, pág. 224.
[9] HNVD, 3: 620.
[10] Euzkadi, 25-11-1931; HNVD, 3: 621-622.
[11] Cfr. J. Juaristi, Miguel de Unamuno, Taurus, 2012; ver Índice onomástico, pág. 508, y fotos 10 y 11.
[12] ‘El gesto’, por Adolfo de Larrañaga; Euzkadi, 25-11-1932; HNVD, 3: 622.
[13] El cotilleo de bachoqui puso nombre a la X.: Juan de Aramburuzabala, que fue directivo del Recreativo y del Partido. Es notable que este tesoro de recuerdos se iba enriqueciendo con los años, al revés de lo que ocurre con las memorias normales. Ésta y otras anécdotas aparecieron en ‘Alderdi’, en noviembre de 1957; cfr. o. cit., ibíd. pág. 623.
[14] Rafael Picavea (‘Alcibar’), Euzkadi, 25-11-1931; HNVD, 3: 621.