martes, 23 de febrero de 2010

EL PAN NUESTRO

Hoy el defensor de turno de Garzón en El País es nada menos que Jiménez Villarejo, que copia las razones que el propio Garzón reunió para pergeñar la, digamos, argumentación con la que eludió la Ley de Amnistía del 1977. En conjunto el razonamiento es algo críptico, pero el propio Villarejo se había encargado de presentar una versión resumida unos días antes en la SER: “la extrema derecha ha conseguido poner a su servicio a una parte de la magistratura española”

Hay que añadir que Jiménez Villarejo ha estado siempre muy preocupado por la Memoria Histórica y por el desvelamiento de las atrocidades cometidas durante la guerra civil, con la consiguiente depuración de responsabilidades. El 19 de octubre de 2007 se celebró una jornada informativa sobre la recientemente aprobada Ley de la Memoria Histórica en el Congreso de los Diputados, en la que Villarejo valoró el texto final, que superaba en su opinión a la ley "tibia, timorata y cobarde" presentada inicialmente por el Gobierno socialista. Junto a Jiménez Villarejo se sentaba otra persona muy preocupada por la Memoria Histórica: Santiago Carrillo, que de forma ominosa afirmó que la derecha actual le recordaba mucho a la del 36.

lunes, 22 de febrero de 2010

CUESTION DE DELICADEZA

Hoy Juliana ha mostrado su malestar por el doblaje al castellano de los que hablan catalán, ya que, en su opinión, esto contribuye a que los españoles perciban esta lengua como algo ajeno. Tarde o temprano tenía que llegar esta fase. Después de marginar y perseguir la lengua común en Cataluña, es necesario que la lengua autóctona comience a extenderse por toda España. Pero en todo caso ¿a qué venía ese comentario en el momento en que Onega exponía el resumen de asuntos a tratar? Pues tenía que ver con uno de esos asuntos, el de los pitidos al rey y al himno español en Baracaldo. Juliana ha dado a entender que es normal que los inquietos aficionados azulgranas sientan un cierto despego por los símbolos nacionales, ya que perciben que su idioma no es tratado con cariño en el resto de España. Con la desaparición del doblaje, probablemente desaparecerá la hostilidad hacia el rey.

Dejando aparte esta innovadora aproximación al asunto, hay que tener en cuenta un problema práctico: se dobla a los que hablan catalán para poder entender lo que dicen. Esto ha sido enérgicamente descartado por Juliana, que ha afirmado que el catalán, como lengua romance, se entiende perfectamente por los castellano-parlantes. “no quiero decir de que (sic) algunas expresiones no se entiendan”*, ha dicho, pero en general se comprende todo. Lo sorprendente es que los otros tertulianos, Herrera incluido, han reaccionado con gran comprensión al asunto. Pilar Cernuda ha dicho que ella, en los debates de TV3 a los que acude, rechaza orgullosamente el pinganillo, reconociendo a continuación que a veces no entiende ni castaña y tiene que quedarse callada como una ostra. Muy normal. Luego Herrera, tras excusarse diciendo que su programa se hace casi al 50% en catalán, ha incidido en el tema de la comprensión de las lenguas romances, afirmando que el castellano tiende a entender mejor el italiano y el portugués. Efectivamente, el italiano es un idioma sencillo de entender para el español, lo que quiere decir que, sin haberlo estudiado, se está en disposición de entender un 15% de lo que se habla. En cuanto al portugués, todo el que haya ido a Portugal sabe que los portugueses entienden perfectamente al español, pero el español no los entiende en absoluto.

En resumen, debe quedar claro que no es el victimismo y la pedagogía nacionalista del odio lo que ha creado las hordas abucheantes, sino la falta de delicadeza del español ante el catalán. Hay que reconocer, no obstante, que Juliana hace bien en plantear este disparate. Los apañoles pueden acabar aceptando la obligatoriedad de la enseñanza del catalán, o la ley catalana del cine, en todo el territorio.

* Es tentadora la posibilidad de doblar a Juliana cuando habla castellano.

domingo, 21 de febrero de 2010

LA IDEA DE LA IZQUIERDA

Sospecho que este comentario no va a resultar muy legible, porque me cuesta estructurar con claridad los argumentos. Lo intento de todos modos.

El País publica un interesante artículo de Félix de Azúa en el que se lamenta del sectarismo de los intelectuales de izquierda del s.XX que cerraban los ojos ante los horrores del comunismo, y lo contrapone a la honestidad de aquellos (Orwell, Koestler, Camus) que no dudaron en alzar su voz. Sólo estos últimos, según Azúa, son realmente de izquierdas.

Hace unas semanas Azúa escribió un artículo en el que llegaba a la conclusión de que el nacionalismo era de derechas, a pesar de la evidencia de que es el partido socialista el que está apostando por él y posibilitando su triunfo.

Obviamente Azúa piensa que existe La Izquierda, una idea platónica (en sentido estricto) que es compendio de virtudes, perfecta y eterna, pero que, al entrar en el flujo del espacio y el tiempo (es decir, al entrar en contacto con la el mundo real) tiende a degenerarse. Por eso los escritores criticados por Azúa son una versión degenerada de La Idea. Estrictamente ya no son de izquierdas, sino que se han podrido o, lo que es lo mismo, se han convertido en la derecha. Esto no es una exageración. El propio Azúa presenta su particular visión de la derecha: ”La derecha nunca ha tenido necesidad de justificar sus infamias, no trabaja sobre ideas sino sobre prácticas, pero se suponía que la izquierda era lo opuesto”.

Pero esta visión de Azúa permite que la Idea, independientemente de lo que ocurra en su nombre en el mundo real, permanezca intocada en su pureza en el limbo. Volviendo al ejemplo anterior, los culpables del triunfo del nacionalismo no representan La Izquierda, sino que son sus versiones degeneradas (derechizadas) como Montilla o Zapatero.

Dice Azúa hacia el final del artículo: "Aún hay gente que dice amar la dictadura cubana "por progresismo" y el actual presidente del Gobierno (uno de los más frívolos que ha ocupado el cargo) se ufana de ello. ¿Saben acaso el daño que producen en quienes todavía ponen ilusión, quizás equivocada, pero idealista, en la palabra 'izquierda?" Pero ¿no es precisamente el creer que existe La Izquierda, y depositar en ella una ‘ilusión’, aunque equivocada, lo que tiende a perpetuar la visión sectaria de la realidad, a la negación de los errores, y, en suma, a repetir las actitudes cometidas por los intelectuales de izquierda que critica?

jueves, 18 de febrero de 2010

CABALLERO SIN ESPADA (PERO CON ESCOPETA)

Suele ocurrir que la política sea un asunto tan complicado que normalmente sólo podamos aspirar a conocer bien los asuntos de nuestro propio país, teniendo que conformarnos, cuando salimos al exterior, con unos cuantos estereotipos. Esto parece haber ocurrido al filósofo Paolo Flores D’Arcais, defensor de turno de Garzón en El País, capaz de discutir con soltura sobre la existencia de Dios con Habemas o Ratzinger y, simultáneamente, de escribir un artículo repleto de chorradas como el de hoy. “El ostracismo al que los sectores antidemocráticos de España quieren condenar al juez Baltasar Garzón no es una mera cuestión interna española, sino que atañe a Europa entera y a su porvenir”. Nada menos. Desde la primera línea Flores D’Arcais adopta un enfoque peculiar - se trata de una lucha heroica entre un Juez independiente, al mejor estilo de las películas de Capra, y los franquistas, al mejor estilo de Forges- que condiciona el resto de la argumentación. Sólo así se explica que se anime a decir que “lo que está en juego en el caso Garzón es, en efecto, la propia autonomía de la judicatura”, una afirmación que causa risa a todo aquél que conoce la trayectoria de Garzón y lo ha visto cazando con el Ministro de Justicia y miembros de la fiscalía y la policía judicial durante la instrucción de un caso contra la oposición.

miércoles, 17 de febrero de 2010

EL PACTO DE ESTADO

¿Qué habrían pensado los ingleses si, cuando Hitler invadió Polonia, Chamberlain se hubiera dedicado a echar la bronca a Churchill por no apoyarlo, y a acusarlo de no tirar del carro ante el fracaso de su estrategia de apaciguamiento? ¿Se habría situado la prensa británica en posición equidistante entre el firmante del Pacto de Munich y el que previno contra sus efectos? Obviamente, no ocurrió así, Chamberlain salió justamente disparado y Churchill ganó la guerra (con el apoyo de la resistencia francesa, por supuesto)

Pues en Apaña esto ocurre con total naturalidad. Al grito de 'responsabilidad' y 'pacto de estado' el Gobierno está consiguiendo que las culpas de la desastrosa situación española se compartan con la oposición (una oposición a la que, para colmo, aquél se ha dedicado a marginar durante toda la legislatura). Los apañoles se han acostumbrado a razonar de ese modo, y creo que el origen puede estar en haber asimilado el exitoso lema de la ‘crispación’ con el que el Gobierno enmascaró la denuncia del PP a su negociación con ETA, consiguiendo embarullar y desviar la culpa.

p.d. Un caso de historia-ficción aún más estúpido. 1945. Himmler, desde el bunker de la Cancillería, acusa a los aliados de no tirar del carro por no querer firmar con Hitler un gran pacto de estado para solucionar el Holocausto.

martes, 16 de febrero de 2010

EL DESENCANTO

Enrique Gil Calvo escribe en El Pais: “El fracaso de Obama se debe no tanto a su propia excepcionalidad como al excepcionalismo de Estados Unidos, cuya propia trayectoria histórica hace imposible que puedan aplicarse allí con éxito las políticas socialdemócratas”

Pobre Gil Calvo, que decepción. Aunque en el fondo se adivina cierto alivio al constatar que, tras unos meses de desconcierto progresista, Estados Unidos vuelve a revelarse como el Maligno, el enemigo natural e incorregible del progreso que reacciona a la socialdemocracia como el diablo ante el agua bendita.

”Y ello por la misma razón que
(en Estados Unidos) es imposible erradicar la pena de muerte, no puede haber socialismo y nunca habrá verdadera integración racial, entre otras muestras perversas de dependencia de la senda. Lo cual condena al voluntarismo de Obama a la impotencia y a la melancolía.” Sí señor. Es sólo la perniciosa inercia lo que impide a los Estados Unidos acceder al paraíso socialista, y Obama ha resultado un flojo. Es la capacidad para transformar la realidad y adecuarla a Los Ideales lo que distingue a los grandes líderes, como Hitler o Pol Pot.

domingo, 14 de febrero de 2010

LA CONSPIRACION

El País nos cuenta que el CNI se afana en investigar el Protocolo de los Sabios Neocón, la conspiración anglosajona para atacar la credibilidad de la economía española. El País deja caer, citando fuentes económicas de toda solvencia como Zapatero y Pepe Blanco, que hay “una ofensiva contra el euro”. No hace falta explicar más, y en realidad sería contraproducente hacerlo, pues, al igual que en las mejores películas de terror, es mejor sugerir que mostrar para que cada uno adapte lo sugerido a sus propios fantasmas. Hay que decir que la conspiración está muy extendida, pues junto a la pérfida prensa anglosajona se han alineado para alertar sobre la situación económica española agentes tan diversos como Nouriel Roubina, Joaquín Almunia, cuatro Premios Nobel de Economía e, incluso, el sentido común.

jueves, 11 de febrero de 2010

DE CIUDADANOS A MASA, PASANDO POR LA ONU

Federico Mayor Zaragoza pergeña trabajosamente en El País un artículo titulado ‘De súbditos a ciudadanos’ en el que parece identificar a los ‘súbditos’ con los ciudadanos (de occidente) y a los ‘ciudadanos’ con la masa. De hecho,se exalta tanto como para citar a Ortega e invocar una ‘rebelión de las masas', como si el filósofo hubiera formulado una aspiración en lugar de una descripción alarmada (lo que parece indicar que no ha leído el libro).

No es el único error que comete. A continuación se pone a defender grandilocuentemente la educación como medio para mejorar la calidad de la democracia, a lo que no habría nada que objetar si no fuera porque identifica ‘educación’ con educación para la ciudadanía y ‘democracia’ con democracia asamblearia. En realidad el artículo afronta temas diversos, pero al estilo de Michael Moore, es decir, a modo de un collage en el que las palabras no pretenden estructurarse en forma de argumentos, sino construir imágenes que, a semejanza de los mejores carteles de propaganda, despierten asociaciones inmediatas en la mente del lector (quizás gracias al trabajo previo de la educación por la ciudadanía)

De todas maneras, el artículo tiene momentos francamente entretenidos, como cuando, después de haber condenado la visión sectaria de la vida, se pone a desgranar el rosario progresista del yin y el yang: los plutócratas que han provocado la crisis (creo que Mayor Zaragoza y Cayo Lara son los únicos que continúan empleando la palabra ‘plutócratas’), la especulación, las multinacionales, los explotadores, por un lado, y las energías renovables, La Madre Tierra (con mayúsculas) e incluso el amor, por el otro. Y por supuesto la ONU, el organismo destinado a crear un Nuevo Orden Mundial (aquí las mayúsculas son mías) Al hablar de la ONU Mayor Zaragoza pierde toda restricción, y se atreve a reivindicar su papel en la “acción rápida y coordinada para reducir el impacto de las grandes catástrofes naturales” e incluso en “la rápida interposición de los Cascos Azules”, llegando, con total desenfado, a mencionar a Ruanda: Es raro que no haya mencionado también Bosnia.

No se lo pierdan.

miércoles, 10 de febrero de 2010

DONDE CRECEN LAS CONSIGNAS

El País se dedica a depurar responsabilidades ante la crisis en un artículo en el que la enjundia está al principio y al final. Comienza así: “es cierto que el Gobierno tiene un gran peso en la gestión de la crisis. A él le corresponde presentar análisis precisos de la situación, anunciar de forma clara los objetivos que persigue y relatar los instrumentos y políticas que va a utilizar para ello. No siempre lo ha realizado con éxito. (…) Pero no es el único responsable y son muchos los que contribuyen y alimentan la confusión, en muchas ocasiones, buscando réditos”. Es perceptible la diferencia de cariño dispensado al Gobierno, que puede haberse equivocado pero sin mala intención, con el que reserva para los oscuros culpables que “buscan réditos”. ¿Y quienes son éstos? La respuesta, previsible, al final: “si hay alguien que agita la confusión es la oposición. (…) Quizás sea la única oportunidad que tenga el PP de acceder al poder”.

El autor del ensayo es un tal Ignacio Urquizu, y he sentido curiosidad. Tiene un buen expediente académico y es Doctor en Sociología, aunque no apruebo su decisión de presentarse en su página personal en chancletas. Pero lo que quizás contribuya a explicar el ligero sesgo en su análisis es su experiencia laboral, ligada a la Fundación Alternativas, think (pero con moderación) tank socialista en cuyo patronato figuran desde Zapatero hasta Teddy Bautista, pasando por Peces Barba y Rosa Regás.

martes, 9 de febrero de 2010

LA TELARAÑA BALEAR

No es novedoso afirmar que los políticos autonómicos se han convertido en caciques que utilizan el dinero público para crear telarañas de influencias, y que cuanto mayor es la disponibilidad del gasto, más tupida es la telaraña y mayor la estabilidad en el poder. Esta es una historia cuyo protagonista es bastante trivial, pero en la que son claramente perceptibles los hilos.

MMP realizó la carrera de derecho entre 1995 y 2000. A partir de ese momento, a la espera de conseguir un trabajo, se dedicó a hacer los habituales cursos y seminarios, intercalados con un par de meses de prácticas en el Consell Insular de Mallorca. En 2003 se incorporó a un despacho de abogados

En 2007 fue nombrada Directora de Asesoría Jurídica de IB3, el ente público de radiotelevisión de las Islas Baleares (usen el scroll para localizarla). Su trabajo incluía la asesoría del propio Ente y el de las sociedades IB3 Televisió e IB3 Ràdio. No es un trabajo sencillo. Según sus cuentas anuales IB3 tiene unos gastos anuales de aproximadamente 100 millones de euros, lo que da una idea de su tamaño. Por otra parte, además de los conocimientos jurídicos generales que se necesitan para desempeñar una asesoría, en el caso de una empresa pública de radiodifusión se requieren sólidos conocimientos de contratación administrativa y de propiedad intelectual, por poner dos ejemplos. Es por tanto, un empleo que requiere gran preparación, compensada por un sueldo razonable.

Del currículum de MMP tal y como se ha descrito no se refleja a primera vista su idoneidad para ocupar un cargo de tal responsabilidad. O tal vez sí, pero para eso necesitamos aportar un par de datos adicionales y hacer un poco de historia.

MMP es hija de Antoni Pascual, histórico dirigente de Unión Mallorquina y Consejero de Obras Públicas del Consell Insular de Mallorca, cuyo nombre ha venido apareciendo en los diarios vinculado a casos de corrupción producidos durante la construcción de la autovía de Manacor. El pasado viernes Pascual fue cesado como consecuencia de la ruptura de Antich con UM, cuyo detonante fue la detención de los dos últimos presidentes de UM, Miquel Ángel Flaquer y Miquel Nadal. Entre las cosas que se imputan a este último está haber dado 240.000 € de la Consejería de Turismo a una evanescente fundación para la cooperación internacional controlada por familiares de un tal Enrique Ordóñez Martínez.

Y ahora volvamos a la foto inicial, y observemos quien es el titular del despacho, quien es el tercero de los socios del bufete, y que hermosa es la telaraña.

miércoles, 3 de febrero de 2010

SOBRE POLÍTICA LINGÜÍSTICA

Háganse un favor, no se pierdan este artículo:
Trilín, tralán, Isabel Celaá…

martes, 2 de febrero de 2010

¡QUE PAÍS!

Es impresionante ver cómo en España se han ido interiorizando inadvertidamente conceptos nacionalistas, hasta el punto de que El País, un periódico de ámbito nacional (con perdón), describe con total naturalidad la imposición de una lengua a los espectadores como “normalizar la presencia del catalán en las salas”

Hay que decir, no obstante, que en el párrafo siguiente El País parece darse cuenta de que está feo exigir a las empresas que sacrifiquen las preferencias de sus clientes (aunque sea por una causa tan noble como el proyecto de Nación Catalana) y, sencillamente, niega que tales preferencias existan. En realidad, afirma el artículo, se trata de un capricho del sector del cine puesto que en Cataluña todo el mundo suspira por ver cine en catalán. ¿Y como llega El País a esa conclusión El País? Pues observando sagazmente la mayor presencia del catalán en los medios (por ejemplo en TV3 alcanza el 100%) y asumiendo que éstos reflejan la realidad social. Olvida comentar El País que esos medios en los que observa una masiva presencia catalana son los públicos, es decir, aquellos en los que ya se han sacrificado las preferencias de los que los pagan.

“La imposición de cuotas en la ley catalana del cine comporta un intervencionismo nada deseable, aunque no muy distinto del que inspira las sucesivas normas contra el consumo de tabaco en los espacios públicos”, una metáfora muy acertada porque, como todo el mundo sabe, el consumo de castellano en público es altamente nocivo y produce cáncer. “En todo caso”, termina El País virtuosamente, “el ciudadano no debe pagar los platos rotos de este desencuentro”, una frase que tiene la virtud de contradecir todo lo que previamente ha expuesto.