viernes, 25 de marzo de 2016

LA PONENCIA


Publicado en El Mundo/El día de Baleares. 25/03/2016

5 comentarios:

viejecita dijo...

¡ Qué tristeza da pensar que se puedan creer todas esas cosas en serio, que se las quieran empapuzar a los niños y a los jóvenes, y que tan pocos reaccionen, y que no se centralice inmediatamente la enseñanza para unificarla .
Y bravo por usted, Don Navarth y por los demás que al menos lo intentan

Bruno dijo...

¡Ejercicio constante de la autodeterminación!
Ud. perdone pero estas cosas me llevan a la chabacanería. Me recuerda el chiste de la jovencita que se confiesa y le dice al párroco: Jaimito no hace mas que perseguirme. Jaimito me toca. Jaimito me mete mano.
Y el párroco, que sabe que Jaimito es de vía única y fundido a molde perdido, le dice: "Date por j...da" El orgasmo eterno.
Son una cruz, para el resto de mortales, que ha encontrado un maná. Lo que les da de comer.
Y esa alusión a la economía antimercado. ¿levitan? Me imagino que reparten todo su sueldo a los pobres. Y que regalan su casa. Y que trabajan por nada. Y que cuando van a la tienda pagan el doble. O más. ¿O se lo llevan sin pagar?

Bruno dijo...

Pero, siendo constructivo, es muy urgente que la parte política, que piensa que esa teoría económica no la sustenta ni un mono aborrachado, empiece a hacerles preguntas de detalle. Que vayan explicando lo de nación, el mercantilismo igualitario, la igualdad de puestos, el funcionamiento centralizado, la iniciativa, el origen de su nivel de sueldos, causas del paro, la inversión, el riesgo, el esfuerzo personal, la formación, etc. Porque con esas vaguedades, bueno bonito, barato, convencen a sus iguales. Hay cientos de Jaimitos con un cipote por cerebro.

catenaccio1970 dijo...

«… nos hemos comprometido en una lucha que viene desde el principio de los siglos». Vale que su totalitarismo sea un insulto permanente a la democracia y la razón; pero lo que es insoportable, lo que verdaderamente da arcadas es su pretenciosidad de baratillo.

navarth dijo...

Perdonen que no les conteste con la rapidez debida, pero me cuesta mucho trabajo encontrar tiempo libre estos días.

Doña Viejecita, la pederastia emocional que ejercen sin el menor impedimento sobre los alumnos es perfectamente repugnante.

Don Bruno, a mi lo del ejercicio constante de la autodeterminación me evocaba más bien prácticas masturbatorias sin freno. A nosotros los curas nos decían que provocaba la aparición de pelo en la palma de la mano, y el que entonces miraba era detectado.

Don Catenaccio, en algún lugar tengo escrito que la cursilería es el heraldo de los movimientos totalitarios y de masas. Luego, cuando todo queda asolado, queda oscurecida la ridiculez esencial de estos movimientos.

Saludos.