viernes, 25 de septiembre de 2009

LA FOTO FATÍDICA

Téngase en cuenta que para Lakoff, gurú de Zapatero, la izquierda debe presentarse ante su electorado como el padre colega de buen rollito, y simultáneamente debe presentar a la derecha como el padre autoritario y represivo. Es normal que Zapatero haya trasladado milimétricamente este esquema ying-yang a su hogar, y si a sus hijas les apetecía ver a Obama disfrazadas de Alaska y los Pegamoides, pues que guay, que enrollao, y yo también me apunto, dice Sonsoles. Pero, demasiado tarde, Zapatero ha comprobado que en lugar de conseguir una imagen desenfadada ha obtenido una perfectamente grotesca, y nadie más sensible a la imagen* que él. Creo que es por esto por lo que ha intentado impedir la publicación de la foto, y no por una inverosímil pretensión de privacidad de las hijas (con Obama, ante los medios).

*Zapatero sólo es imagen. Al contrario que Drácula, que no se refleja en los espejos, Zapatero sólo es un reflejo**. Zapatero es, pues, un vampiro posmoderno, y esto completa armónicamente el cuadro inexorable de la Familia Addams.

** Zapatero sólo puede existir como reflejo de imágenes que él mismo conjura (el liberalismo salvaje, la derecha extremosa, los neocons…) y frente a las que adquiere corporeidad como su opuesto virtuoso. Es cierto que estas imágenes son distorsionadas o falsas, pero le permiten vivir como un espectro absurdo.

No hay comentarios: