lunes, 4 de agosto de 2014

PELÍCULAS, EJEM, FALLIDAS (2): LA PUERTA DEL CIELO


Esta serie estival se publica en una nave amiga

3 comentarios:

viejecita dijo...

Don Navarth
Después de leer su reseña, la de D. Artanis y la de D. Benjamingrullo de la película, estaba deseando verla.
Esta tarde la he visto en el Blue Ray de Criterion, en casa de mi hijo pequeño.
¡ Y me ha encantado !
Comprendo que tiene fallos garrafales, como que a veces no se oiga el diálogo por el ruido ambiente, como que para matar a Christopher Walken le tengan que acribillar, y el hombre siga, y siga de pié, como que el malo vuelva para matar a unas personas que estaban vencidas, como que se recree un poco demasiado en algunas escenas, sobre todo en la batalla ...
Pero sólo con el baile en Oxford ( por lo visto se hizo allí porque Harvard era demasiado caro ), y el baile con el violinista y los bailarines sobre patines, y con la música, y con el paisaje, la película merece la pena.
Y mañana mismo la encargo a Amazon, en la versión de Criterion.
¡ Así que muchas gracias a los tres. !

navarth dijo...

Viejecita, lo malo no es que le peguen un millón de tiros a Walken. Lo malo es que unos momentos antes, atrapado en una casa ardiendo, coge un papel para escribir sus últimas palabras. ¿Y cuáles son estas? ¿Una reflexión final sobre su vida turbulenta?¿Una declaración de amor a Huppert? No, Walken escribe “la casa está en llamas”. Pues vale.

Y la escena final de la batalla no sólo es larguísima, sino cómica. Supongo que se fijó usted en esa especie de carromato fortificado que los vecinos usan para aproximarse a los forajidos y lanzarles dinamita. Ese carro es real (está en un museo en Wyoming) los vecinos lo construyeron aunque no llegaron a utilizarlo en la lucha. Y como Cimino está obsesionado con los detalles decidió usarlo él. Bueno, yo no tengo ni idea de estrategia militar, pero creo que un arma de asedio está diseñada para usarse contra un objetivo fijo, pero en la película no es así: el carromato avanza penosamente contra los pistoleros que han desmontado de sus caballos y se encuentran en círculo disparando contra los vecinos. Ante la llegada del carromato no tienen más que volver a montar y largarse a otro sitio, pasando de paso por detrás del carromato para disparar a sus esforzados portadores. De hecho Cimino está a un paso de haber presentado una escena de La Pantera Rosa, con los pistoleros desplazándose de un lado a otro del prado y Kristofferson y los suyos empujando trabajosamente el carro detrás.

Por cierto que, para que se dé cuenta de la cantidad de dinero que Cimino sacrificó a su arte, le contaré que unas de las últimas facturas que los desesperados directivos de la UA recibieron correspondía a la instalación de un sistema de irrigación de una pradera. ¿Y para qué? Bueno, contestó Cimino, es la de la escena final. Como hace calor el prado está amarilleando, y yo lo necesito verde para que contraste el color de la sangre.

Reconozca que quien le ha gustado es Kristofferson, que tiene una cara de duro estupenda para el papel. Un abrazo.

viejecita dijo...

Reconozco, reconozco.
Me ha gustado, y mucho, pero no por su cara, toda carnosa y con esos ojos achinados ; me ha gustado por lo bien que bailaba, que mi actor favorito de todos los tiempos es Henry Fonda, precisamente por eso, por como andaba y como bailaba, sin ser bailarín profesional ( bueno, y porque Fonda era el retrato vivo de mi padre... )
Pero también me ha hecho mucha ilusión volver a reconocer a las chicas rusas de la boda del Cazador, y ver tan jóvenes de nuevo, a Rourke, a Brad Dourif , a Jeff Bridges ( y eso que Bridges quedaba un tanto desdibujado, nada que ver con el cacho de papelazo que le dio el propio Cimino en " Thunderbolt & Lightfoot ", una película que ella sola merecía la subida al Olimpo de Cimino...)