miércoles, 20 de agosto de 2014

EL ORACULO DEL GUERRERO


1999. El exultante Hugo Chávez que acaba de ganar las elecciones acostumbra a acompañar sus intervenciones con consignas de El oráculo del guerrero. Se trata de su libro de cabecera del momento, una especie de manual de autoayuda repleto de consignas heroicas que liberan simultáneamente al lector de sus dudas, de la obligación de pensar, y del sentido del ridículo:

“En el Camino del conocimiento, el Guerrero debe penetrar más y más profundamente en sí mismo y su vida”; “Que tu corazón escuche el susurro del Universo girando lentamente. Abre tus canales de percepción y conéctate con el Altísimo. Junta tus palmas e inclínate”.

El Oráculo está escrito por el argentino Lucas Estrella, un biólogo experto en artes marciales, y Chávez está convencido de que está inspirado en el Che Guevara. El Comandante asegura que lo “consulta religiosamente”, y que se siente retratado por él. [1]

Siempre dispuestos a complacer a su líder, los plumíferos y tiralevitas de la web Aporrea se lanzarán a adornar sus artículos con lemas oraculares:

”Párate dignamente sobre la Tierra. De perfil. Tu mano sostiene la lanza. Su punta se dirige hacia el Cielo”[2].

”Lo que ahora corresponde es abrir el camino a tu discípulo. Ayúdalo a seguir, despéjale la senda de obstáculos. (…) Entonces, al amanecer, cuando tu discípulo repose, retírate en silencio sin dejar rastro de ti” [3].

”Guerrero, cuando ganes una batalla no pierdas tiempo envainando la espada porque ya mañana vendrá otra batalla”. “Una vez arriba y otra vez abajo. Una vez adelante y otra vez atrás”.

En sus discursos, en sus apariciones en Aló, Presidente, Hugo Chávez salpica sus intervenciones públicas con frases y consignas del Oráculo. Pero un buen día a alguien se le ocurre decir que, en realidad, el Oráculo es un libro levemente encriptado dirigido al público gay [4]. Los lemas del libro son releídos a la luz de esta revelación, y la cosa encaja bastante bien (con perdón). El asunto provoca un gran jolgorio, y bruscamente el Comandante deja de acudir al Oráculo.

No será esta la última peripecia del libro. Con el tiempo será rescatado por la oposición para pedir al comandante que, siguiendo sus enseñanzas, abandone el poder. Así se convertirá en un libro subversivo y golpista para el chavismo:

“Has estado demasiado tiempo en este lugar. El aire está enrarecido. Estás estancado, no fluyes. Tu entorno ya no te aporta nada nuevo. Debes, pues, marcharte en busca de nuevos amaneceres”.

“Ordena las cosas antes de irte. Cierra los círculos (bolivarianos). No dejes cabos sueltos. Que tu partida sea natural, como el migrar de las grullas en invierno”.

[1] http://www.noticias24.com/venezuela/noticia/118812/en-la-venezuela-chavista-del-siglo-xxi-hay-ciertos-textos-que-han-pasado-a-ser-subversivos-y-golpistas/
[2] http://www.aporrea.org/actualidad/a141482.html
[3] http://www.aporrea.org/ddhh/a141532.html
[4] Boris Izaguirre: “Comparada con el libro favorito de Chávez mi novela resulta francamente heterosexual”.

10 comentarios:

viejecita dijo...

Admirado Don Navarth

Ese librito me ha recordado un poco a uno que leíamos mucho en mi juventud : " Camino" de Jose María Escrivá de Balaguer.
Por lo cursi, por lo pretencioso, y porque se permite el lujo de tutear al lector, al mismo tiempo que le sermonea y le lanza consignas.
Ambos libritos me parecen, ( y conste que tengo familia en el Opus ) , "insortables".
Ya siento

Aunque le agradezco muchísimo que siga incansable con su labor de desenmascaramiento de esa gente.
Muchísimas Gracias

navarth dijo...

Querida Viejecita, no me diga que no es gracioso imaginar a Hugo Chavez con aire de sietemachos enunciando consignas como la de “tu mano sostiene la lanza con la punta dirigida hacia el cielo”, y descubriendo posteriormente que se trataba de un folleto gay. Eso es divertido: lo que es penoso es que el libro de cabecera de un presidente sea esa birria cursi. Me recuerda a Zapatero con Suso de Toro. Un abrazo.

Temístocles dijo...

¡Jajajajaja!
Buenísimo, don Fernando: heracliteano, hegeliano, estaliniano, todo acabado en... lo mismo.
Las relaciones de Stalin con Hitler oscilaron de la misma manera: cada uno acabó abriéndose camino sobre el otro.

Aprovecho para agradecerle el consejo de leer a Kahneman.
Las ideas del Nóbel se pueden completar y, en mi opinión, comprender en un contexto biológico, con la Teoría evolutiva del conocimiento de Popper.
La puede encontrar en:
-Un mundo de propensiones
-El cuerpo y la mente
Son libros cortos. Si le interesan, los puede completar con:
-Conocimiento objetivo
-Conjeturas y refutaciones
Estos dos últimos son recopilaciones de conferencias de Popper.
Un saludo.

navarth dijo...

Muchas gracias Don Temístocles. Tomo buena nota de las recomendaciones, como ya he hecho con otras anteriores.

Feroz dijo...

Ja¡ Ja¡ ¿Qué cara se le quedaría al mico-mandante cuando se enteró de que el libro se debería llamar "El culo del guerrero"?

Si es el que sostiene con el número 69 debería haberlo sospechado.

Belosticalle dijo...

Historia digna del 'Decamerón'.
No digo más, porque lo estropeo.

envite dijo...

Buenísimo, Navarth, como siempre. Y, también como de costumbre, divertidísimo.
Un libro de autoayuda con pretensiones poéticas y místicas, para desembocar, finalmente, en folleto gay. Desde luego que podría haber sido cabecera de Zapatero y sus nubes. Para Suso de Toro, toda una inspiración. Genial!

navarth dijo...

Don Belosti, Don Feroz, Don Envite, son ustedes muy amables. Una historia del Decamerón, ene efecto.

benjamingrullo dijo...

Es genial.

El Oráculo del Guerrero dijo...

¡Muchichisimas gracias!