jueves, 12 de diciembre de 2013

UNA HISTORIA DEL PRESTIGE: PROEMIO




El 5 de diciembre de 1987 el mercante Cason de bandera panameña sufrió un incendio a la altura de Finisterre, y los cuatro remolcadores que respondieron rápidamente a la llamada de socorro no pudieron evitar que se estrellase contra unas rocas cerca de Corcubión. Estaba tripulado por 32 chinos, de los cuales 23 murieron al arrojarse a las frías aguas en un vano intento de escapar del miedo y las llamas. El Cason viajaba de Holanda a Shangai llevando, entre otras cosas, 800 toneladas de productos tóxicos. En la incertidumbre y la alarma florecieron los rumores. Comenzó a decirse que el buque naufragado transportaba clandestinamente material radiactivo, y que armador y empresas de salvamento pugnaban por hacerse con la carga. Un marino de Finisterre declaró, con total seriedad, que había visto desde la costa cómo el capitán del Remolcanosa 5, después de conseguir hacer firme una estacha del Cason (un cable de acero de unos 20 centímetros de grueso), la cortaba ¡con una navaja! [1]. Gradualmente la imaginación se fue liberando de las restricciones impuestas por la sensatez, la verosimilitud, e incluso el sentido del ridículo, y así se empezó a decir que todos los cadáveres recuperados habían recibido un golpe letal en la nuca, eliminados sin duda para hacerse con la carga. La prensa ingería sin pestañear los bulos más disparatados, los deglutía, y los devolvía convertidos en noticias, que a su vez alimentaban nuevas habladurías. Sometido a esta espiral, el público llegó a creer que el Cason llevaba también armas químicas y eventualmente una bomba atómica. Algunos afirmaron que la reacción en cadena era inminente, y que se percibían temblores de tierra y nubes tóxicas. Los niños (¿es que nadie piensa en los niños?) comenzaban a presentar llagas en la cara. El 10 de diciembre la angustia de la población local se convirtió en pánico decidido cuando algunos de los bidones del Cason, cargados con un compuesto de sodio, comenzaron a estallar al contacto con el agua, y decenas de vecinos de Cee, Corcubión, Finisterre, Muxía y Camariñas colapsaron las carreteras locales al intentar poner tierra de por medio. Mientras tanto la carga del Cason era desembarcada y transportada por tierra hasta la factoría de Alúmina-Aluminio (posteriormente Alcoa) de San Ciprián. Allí, contagiados por el estado de ánimo general, los 23 miembros del Comité de Empresa mostraron su rechazo a los bidones que se acercaban decretando la paralización total del trabajo, lo que provocó el enfriamiento de la planta de producción y con él pérdidas valoradas judicialmente en 14.000 millones de pesetas.  A continuación ellos mismos fueron despedidos. Veinte años más tarde insistirían en que el asunto del Cason presentaba puntos muy, muy turbios; en cuanto a su despido, había sido una mera maniobra para debilitar el poder sindical.

Sirva este episodio para sostener que es malo dejar que la histeria se propague y tome los controles.



[1] Un juez de Corcubión tuvo que practicar una prueba pericial para demostrar que era necesario el trabajo conjunto de dos hombres provistos de hachas durante varias horas para cortar el cable.
 

31 comentarios:

benjamingrullo dijo...

Espectacular.

viejecita dijo...

¡ Genial !
Como de costumbre.
¡ Hay que ver las historias tremendas que nos creemos los españoles ! Y encima contagiamos a los periodistas guiris que luego las van difundiendo por ahí.
Y cuando los de aquí ven esas cosas en los periódicos guiris, se lo creen todo a pies juntillas aunque se les demuestre que es mentira. Y así nos va.
Muchas gracias

Ramius dijo...

Magnífico

navarth dijo...

Benja, Viejecita, Ramius, muchas gracias. Esto me anima a seguir escribiendo esta historia.

Napo dijo...

Lo mío y el Prestige.

Cuando me enteré del asunto del chapapote ( de tó la vida, galipote en mi tierra) hice las llamdas oportunas a Galicia con el fin de ir a poner mi grano de arena. Ya saben, en el fondo sólo un enjuague de conciencia.

Algunos de mis contactos no tenían ni idea de como llegar a retirar chapapote. De dónde contactar y demás. No se imaginan a la cantidad de galegos que conozco que aquello del Prestige no les preocupó más allá de las ventajas o perjuicio que reportaría al partido de sus amores. ¡Qué pena!

Otros lo tenían más claro. La cosa no era fácil. Había que ponerse en contacto con alguien de la organización. Al final me resolvió el asunto un contacto orensano (de Escudeiros, que es la cuna Bloque) dándome un teléfono. Se jodió el invento. El personaje me rogaba que no fuera si no era en un grupo organizado. Tenía un problema muy grande con la gente que iba apareciendo por las costas gallegas a trabajar sin pertenecer a algún grupo que previamente se hubiera puesto en contacto con la organización. Mi gozo en un pozo.

De carambola me entero que en la provincia límitrofe a la mía, la Diputación flota un autobus para ir a colaborar con la cosa de la retirada del chapapote. Llamo, cuento la milonga de que soy vecino. Doy nombre y teléfono verdadero y dirección local falsa. A esperar.

A los dos o tres día me llaman para preguntarme si seguía interesado, y si era así, que a la siguiente mañana salía el autobus. Adelantaron varios días la salida prevista. Aconsejaban ropa vieja. Y que no se sabía dónde se iba ha estar exactamente, por lo que aconsejaban llevar algo de farmacia ( aspirinas y tal) y algo de pasta en metálico.

Cuando subimos en el autobus, los tres representantes de la Diputación se presentaron y nos dieron las gracias por estar allí. Nos dieron la explicación del adelanto en el día de salida: No se apuntaba casi nadie y temían que los capos mayores de la Diputación anularan el proyecto por falta de éxito.

Medio autobus. Hechas las primeras presentaciones por parte de los Dipu-boys nos van pasando un micro para que los demás hiciéramos lo propio. Al llegar a mi el aparato rompo: “Buenos días. Gracias por organizar el pollo. Gracias a los que como yo están en este autobus. Soy fulano de tal, y visto el exitazo de la convocatoria no tengo invonveniente en decir que no soy de aquí y que voy de polizón”

¡Pà morirse! Sólo los miembros de la organización eran lugareños. Todos los demás éramos de por ahí. Aquello, como casi todo, movió muchas bocas pero pocas manos.

Siguiendo>>>>

Napo dijo...

El viaje en autobus fué como todos los viajes en el que se juntan personas desconocidas y con un proyecto en común. Bla, Bla, Bla y que “gueños semos”. Yo pegué la hebra con un economísta que aprovachaba el asunto del chapapote para desconectar de lo suyo y poner a bien con su conciencia. Era un tio interesante. Había pedido la cuenta en la empresa que trabajaba hacía pocos días, porque estaba cansado de firmar cosas muy raras y no tenía ganas de acabar en la cárcel. La empresa en cuestión ha estado saliendo en la Tele mucho tiempo. Pero no ha ido nadie la la trena, por lo menos de momento.

Una de las cosas de las que fuí hablando durante el camino, era que había leido que algunos sesudos científicos decían que no había que limpiar las costas de galipote, que en el mar existen microbichos que les gusta mucho comer alquitrán. Aquello me hacía dudar. Yo me he criado junto al mar y muchas veces ha llegado a las playas y acantilidos donde nos bañábamos y hacíamos pesca submarina, galipote de barcos que han achicado o limpiado tanques muy cerca de la costa y sí, efectivamente, antes o después, aquella caca desaparecia. Bueno, de ser cierto lo que decían esos expertos, sólo íbamos a fastidilarle el menú a esos bichos y si no... pues a quitar merdé.

Sobre las ocho de la tarde llegamos a Cangas del Morrazo. ¡Vaya ambientazo! Nos estaban esperando. Nos llevaron al un hotel medio pensión o a una pensión medio hotel y nos dieron la hora de la cena en una carpa que había montada en el muelle.

A las 11 ya estamos para acostarnos. Viaje, desayuno y comida de la Diputación de aquí, y cama y cena de no sé quién. Según decián, de la Diputación de Orense. Aún teníamos las manos y la ropa límpia. Daba un poco de vergüenza tanta hospitalidad sin ningún trabajo realizado

A las 8.00 estabamos desayuando en la misma carpa que cenamos y viendo atracado el barco que nos iba a llevar a las islas Cíes.

Embarcamos unas 250 personas y nos dirigimos a las islas. En el barco ( dos alturas) iba la comida y bebida para el día, gafas, monos, gorros y guantes de prtección. También embarcó mucha ilusión y... hay que ser sincero:Algo de miedo a lo desconocido. Aún no se sabía de las consecuencias físicas de estar mucho tiempo cerca de tanta mierda.

Un servidor es como es. La vida y las sucesivas experiencias me han hecho un observador enfermizo. La novela negra (la americana, ojo) también tiene su culpa. En el muelle y en el barco ví cosas que no me cuadraban.

Una empresa (+/- 20 trabajadores), que junto con los voluntarios embarca para limpiar en la islas.
Varios personajes que me hicieron pensar por su apariencia. Soy aficionado a la vela y al monte y sé que cuestan en euros según que prendas depotivas. Había algunos personajes que parecían el muñeco de la sección de deportes del Corte Ingles. Estos personajes no hablaban entre ellos.
Gente que no embarcó pero que en el muelle estaba en calidad de mirón, pero que a mí me dió la cosa de que estaban en calidad de observadores o control.
- En fín, y alguna cosita más que no me cuadraba.

Siguiendo>>>>>

navarth dijo...

Siga, siga Napo, me tiene en ascuas.

viejecita dijo...

A mí también me tiene fascinada Don Napo

Mijail Ivanovich Chigorin dijo...

Navarth, muy prometedora la historia.
Napo, siga, siga...

Napo dijo...

El teléfono y demás no me deja centrarme en los post.

¡ojo! No voy repasando lo que escribo. Supongo que el relato llevará cada pufo de cuidao

jajajjaja ¿los Nunca Mais? Ya he dicho más arriba que..¡ VAYA AMBIENTAZO! No daban a basto. Había mucha gente en Cangas: Teles, radios, prensa escrita, voluntarios a go-go. Mirones profesionales. Un lio grande. Sí, se veian. Las banderas del Bloque y de Nunca Mais estaban por todos lados. Los Nunca Mais después.

Bueno, ya estbamos embarcados y nos alejábamos del muelle a esa ritmo que sólo los barcos consiguen. Me gusta mucho nevegar. ¿Se nota?. Tenía claro algo: Le íbamos a quitar jornadas de trabajo a la empresa de limpieza y si los científicos sesudos llevaban razón, también le íbamos a quitar su pan a los mucrobichos.

El ambiente se puso algo raro cuando el personal se dió cuenta que había una empresa a bordo. Nadie entendía aquello, pero yo lo justificaba pensando que no se podía contar sólo con los voluntarios para hacer aquello y que habría algunos asuntos como máquinas herramientas que deberían manipular profesionales. Había gente cabreada con el tema. Yo no le dí mayor importancia ya que no dejaba de ser uno de los muchos negocios que reportan las desgracias, sean del tipo que sean.

Llegabos al muelle de las Cíes y al modo militar en el mejor sentido de la palabra si es que tiene algún modo malo, empezaron a darnos todos los avios necesarios para empezar a limpiar. Nos dividieron en grupos y a la playa y acantilados a limpiar. ¡ojo! Algunos de aquellos muñecos del Cortes Inglés no se disfrazaron de voluntarios. Raro.... Cuando íbamos ( que nadie empezo) a limpiar suenan las alarmar del barco y los organizadores nos dicen que hay que volver al barco porque según el Capitán las previsiones daban un tiempo para la tarde que nos podía hacer dificultosa la vulta a Cangas.” ¡Coño, que mala suerte! Yo no veo ni el tiempo ni el mar tan... Es responsabilifdad del Capitan y lo serio es hacer lo que el hombre dice. Todos al barco y a quitarnos los apaños de chapapoteros y a comer bocatas.

En el barco había voluntarios que como yo sabía algo de mar y tampoco veían claro lo que estaba pasando. Incluso habia algún pescador local. Nada, pà Cangas y a callar. Ya sabíamos que ra imposible que nos incluyeran en algún grupo para limpiar por la tarde, ya que no es tan fácil poner a punto toda la logística que necesitan y arrastran más de 200 personas.

A comer, cenar y dormir si haber hecho nada: Más vergüenza.

siguiendo>>>>

Napo dijo...

Aquello me iba reconciliando con la especie. El cocinero de la carpa era el titular de la cocina de un hospital gallego y había pedido excedencia para colaborar. Entre los voluntarios habñia quien habia pedido permiso de vaciones para estar allí. Se veían casas que en su puerta decía que “aquí te puedes duchar y comer” En otras que si dormir. “¡Coño, la gente no somos tan malos como pensamos!”

A la otra mañana se repite por entero la misma operación y subimos los mismos al barco. Y aquí va lo gordo: Cuando llegamos al muelle de las Cíes estaba saboteado. “¡Tela! Here hay cat encerrado.

Las defensas del uelle estab quitadas y así era imposible atracar. Ya se pueden imaginar la que se lió en el barco. Lo primero fué echarle la culpa a la empresa de limpieza. Mal rollo. Malas caras. Malas palbras y peores respuestas. Gente separando gente. En el barco iban tres empleados del ICONA que el fin de todo eran los grandes responsables de lo que en las Cíes se hicira. Acabado la cosa con la Empresa, el personal le pagó con los ICONA.

Yo iba flipando, observando y pensando. Iba buscando una explicación a todo aquello. Los voluntarios indignados. Los trabajadores de la Empresa de limpieza incómodos. Los diferentes responsables asustados e incómodos. El personal responsable de la Diputación de origen algo acojonada, ya que no era eso para lo que habían preparado el viaje. Los muñecos del Corte Ingles calentando el cotarro cada uno por su sitio. Recuerden que el barco tenía dos plantas y era bien grandote. AL final puso, o intentó poner orden el Jefe del ICONA.

Ya tenía claro algunasd cosas:

El del ICONA quería paz hasta llegar al muelle de Cangas.
-
A los de la limpieza ya le habían confirmado por teléfono que la jornada la cobraban. Estaban tranquis, además ya nadie les daba la bronca. EL ICONA los habñia puesto a todos/as juntos en un rincón.
-Los Muñecos estaba my activos pero nada más que eso.

-Había un catalán ( pedazo acento) que en principio del revuelo tras ver el sabotaje del muelle había estado activo y ahora lo veía algo abatido e impotente. Era una de los que había montado su medio mitin-show y mee perecía un tio de verdad.

Ahora mi show: Lamé al catalán y a otro que iba en el autobus y yo había observado que en los días (ni 48 horas) que llevabamos se había hecho con una corte de miembros de origen. El tío tenía su gancho.

Siguiendo>>>>

Napo dijo...

Les dije más o menos lo que sigue: Mirar, tengo claro porque estoy aquí. Esto huele mal., pero no estoy dispuesto a perder el norte: O limpio chapapote o protesto. Alguien no quiere que estemos aquí. Todo va perfecto en cuanto a comidas y camas, y al llegar a “lo que hemos venido se jode el invento”. O limpiar o protestar.

Me subí una mesa-comedor y despúes de que mis generales ( el catal´n y el otro) pidieran silencio dije más o menos lo que les había dicho a ellos. Añadí además quer inba a dirigir al Jefe del ICONA y al Capitan del barco y que más tarde les diría más. Y añadí ¡A LIMPIAR O PROTESTAR!

Me acerque hasta donde estaban los ICONAs y los de la empresa de limpieza y les dije que tuvieran tranquilos, que yo (¿yo?) les garantizaba la seguridad. Los gritos de “ a limpiar o protestar” dificultaban la conversación. Le dije a uno de mis generales que pusiera gente para que para proterger ( el ambiente estaba calentísmo) al los Inconas y Empresa.

Les cuento una anecdota graciosa para que todo no sea... La guardia que le pusieron era toda de valencianos y catalanes. Jajajjajaj ¿Por qué? Porque el catal´n estaba tan nervioso que cuando se subió a la mesa y pidió gente que se comprometira a velar por la seguridad de esas personas, hablo en catalan muuu cerrado, y claro, sólo lo entendieron los valencianos y sus coterraneos.

Le pedí al Jefe del ICONA que me acompañase a donde el Capitan del barco. Me presenté y le dí mi DNI. Le dije que cuando yo se lo dijese tenía que parar el barco y echar el ancla. Que sería a unos 100 o 200 metros del muelle. El Icona se puso blanco. Le dije al capitán que estabamos dispuestos a cualquiercosa¿?. Agua y aire para el Icona. El capitan me dijo que no estaba dispuesta o tener problemas conmigo y que haría lo que le dijese. “ Usted sabrá” me dijo.

sIGUIENDO>>>>>>>

Napo dijo...

Di orden de guardia de protección ( ya casi me sobraban generales) al Capitán y ayudantes y me volví a la parte baja del barco. Allí me subí a una mesa y pedí a alguien que llevara papel y boli ( no se suelen llevar apaños de esos cuando se va a lo que íbamos) y en segundos apareció un blok y boli. Hay que joderse: se lo habían quitado por cojones al Capitán.

Con el papel y boli pedí que todo el mundo se pusiera a llamar a información ( no había aún telf. listos) porque había que hacerse de 10 números de prensa local y otros 10 de prensa nacional. Digo prensa, radio, tele. Eso era mi protección.

Mi plan era parar el barco, de manera que todo el mundo supiera que nos había pasado esos dos días en las Cíes, y a la vez tener a la prensa mirando que es lo que hacía la poli conmigo al llegar antes o después a puerto.

Nombré secretaria coordinadora y fué apuntando los diferentes teléfonos que se iban recopílando de prensa , tele y demás. Despues pedí tres voluntarios para que empezaran a llamar a esos mismos sitios. Cuando los tuve, redacté lo que había que decirle a los medios . Y aquí aparecen uno de los muñecos. ¡ojo! Se me presenta y me dice que el tiene boli y papel y teléfonos a mi servicio. ¡Increible, el tió llevaba una mochila pequeña con seis ¡SEIS! telefonos perfectamente colocados en una plataforma. Pido tres voluntarios más y llamamos a todo cristo. Con los teléfonos del muñeco.

Cuando faltaba poco para llegar a Cangas, llamo a mi General Catalán ( Ya había ascendido y tenía su mini ejercito perfectamente organizado)

Ojo al dato: Cuando el personal se enteró que le había dicho al Captan que cuando yo dijese había que echar el ancla, hubo rebeldes entre los voluntarios que no estaban dispuestos a quedarse en el barco más tiempo del justito, ni ha aceptar las responsabilidades de estar en el pollo, y algunos me miraban con muy mala cara, es por eso que mi General ordenó una guardia de protección cerca de mi.

Paramos el barco. Ya se veía gente en el muelle. Los teléfonos con los que habíamos llamado no paraban de recibir llamadas desde los diferentes medios. Dí la orden: Descolgar y sólo decir que por favor los necesitamos en eol muelle.

Coño, llegó tele, radio, los colegios de Cangas dejaron su actividad y fueron al muelle. Había también niños uniformados y perfectamente alineádos de no más de 8 ó 10 años con sus profesores junto a ellos.


Cuando consideré que ya había suficiente ambiente en el muelle le dí la mano al Captan y le dije que por favor nos llevara a tierra.

A claro, por supuesto. Yo lo esperaba. Los teléfonos del Jefe del Icona y del Capitan también habían funcionado y el Napo tenía un recibimiento particular en el muelle. El recibimiento general y su ruido fué tremendo, pero lo que yo buscaba con la vista lo ví enseguida y era lo que menos se movía y lo que menos ruido hacía: La Guardia Civil.

El señor del Icona bajo conmigo. Me dijo que me quería acompañar. Ante la G.C. Me presentó. Me presenté y para un cuartelillo que me pareció también de campaña o por lo menos improvisado para la ocasión del chapapote.

siguiendo>>>>>

Napo dijo...

Mis Generales se quedaron contando con detalle a los Medios todo lo que nos había pasado. Y el DNI en el barco. Más tarde lo trajo el del ICONA.

LA G.C. Me preguntó y le contesté. Estuve allí uns dos horas y en ese tiempo fueron llegando mis generales ( los veía por la ventana) y claro, jajaja, allí estaban algunos muñecos, incluidos el telefónico.

Firmé lo que había que firmar y al hotel a cambiarme de ropa. ¡Lo que se suda con el miedo!

Lo grande: Los muñecos me invitaron a comer y durante toda la tarde no me dejaron. Tenían grandes planes para mi y su Galica independiente. Eran bloque disfraaazdos de Nunca Mais. Cené con ellos y me despedí hasta mañana. Antes de cenar ( tasca of luxe) ya me habíann dicho de forma oficial que a la siguiente mañana no fuera al barco. La compañía me consideraba persona nom grata. LA G.Civil me dijo que no sabían si me volverían a llamar. Que estuviera localizado.

Al llegar al hotel al hotel el Jefe de la Diputación me dijo que al siguiente día nos íbamos temprano a Muxia a limpiar. Todo staba arreglado y nos esperaban allí a las 8:00. Me fuí al cuartel y le dije lo que había. El sargento me dió la mano y me dijo que olvidara el asunto y me deseó suerte y me dió las gracias. ¿?

Los muñecos se quedaron esperándome. A la hora que había quedado con ellos ya estamos llegando a Muxia.

Muxia es otra historia y será otro día.

No se pueden imaginar las cosas y anecdotas que por discrepción, tiempo y demás me dejo en el tintero

Espero haber dado algún toque de humor que haya hecho mas digestible la lectura. Si no ha sido así... perdón.

viejecita dijo...

Don Napo
Estupendo relato.
Y voy comprendiendo su nick ; Una abreviatura de ¿ Napoleón ?

Napo dijo...

Doña Viejecita, gracias por su “estupendo”. No me suele ocurrir. Ni en los blogses, ni fuera de ellos.

En lo del nick ha dado en el clavo, pero eso es otra historia algo larga, que si usted quiere y con permiso de don Navarth, le contaré cuando acabe con lo del Prestige.

A ver ( haber en socialista murciano) si acabo lo del chapapote esta mañana. Mi jefe es un puto tirano y se toma muy mal estos jueguecitos del Napo con los blogses. Llevo desde las 6:15 delante de esta mesa que tiene papeles para asar... ya sabe, una vaca.

Napo dijo...

Bueno, vamos en el autobús para Muxia. Lo de los dos días anteriores procuro dejarlo atrás. He venido a quitar chapapote de la costa y eso es lo que importa. A ver si allí la cosa sale mejor.

En el autobús ya tengo un protagonismo anormal, unos porque lo quieren saber todo y otros porque no quieren saber nada de mí. Soy unos de esos tipos que algunos admiran y otros desprecian. Una constante de mi vida. Era sólo una vez más.

Antes d empezar con lo Muxia, algunas reflexiones rápidas.

¿Los muñecos quién eran de verdad? El puto intereres político lo inunda todo. Sinceramente si que identifíqué a algunos Nunca Mais como Bloques auténticos, pero había bloque puro y otras gentes que pertenecian a otros colectivos. ¿PP, PSOE, Empresas de cualquier tipo? NO terminaba de separar el polvo de la paja, pero lo que si es verdad es que aquello personajes eran de la “élite”.

Recuerden que comí y cené con ellos y esas conversaciones y esas horas con e llos me dejaron pensando.

Lo primero era su aspecto. Todos sabemos de esos hombres que tienen una piel cuidada y no es porque eviten el sol. Son esas pieles que se notan que están trabajadas con cremas y demás. También sus uñas, sus dentaduras y sus afeitados o barbas trabajadísismas. Todo el que está o ha estado muy cerca de las super élites políticas y empresariales conoce a ese tipo de hombres. Tambien se ve en la forma de pedir y comer en los restaurantes. Además, al fianl quien mejor identifica a esa subespecie son los camareros y amos de restaurantes. El trato que le dan los delatan.

Otra cosa que me chocaba mucho era la manía que tenía uno de los muñecos ( el de los teléfonos) por convencerme de que Madrid quería acabar con Galicia. Yo no ponía ni quitaba Rey, sólo...

Los acontecimientos de la matanza de Atocha me recordó los pocos escrúpulos de la clase política y sus huestes de cuando el Prestige.

A la comisaría de Cangas también tuvieron que ir el jefe ICONA y el capitán del barco. NO sé lo que dijeron allí, pero con los días llegue a la conclusión de que a iniciativa propia o inducidos por los guardias, estos hombres habían dicho que aquello del sabotaje había sido un Fuente Ovejuna, de manera que casi fuera imposible cargale el mochuelo al alguien en concreto. No sé.

Bueno, estamos llegando a Muxía. ¡Vaya, nos esperan! Hay ambiente, aunque mucho menos que en Cangas. Aparcamos juntos a otros dos autobuses que acaban de llegar y vemos desde la ventana del bus una cochera que hace las veces de almacén logístico y demás.

Nada más bajar uno de la organización local grita mi nombre y me señala un coche sin identificaciones. Veo maderos dentro y me acerco. Me piden el DNI, llaman a no sé dónde y ahí queda todo.

Vuelvo al almacén y ya están repartiendo las artes de quitar chapapote. ¡Coño, a esto he venido yo. Hostia!

Siguiendo>>>>>

Napo dijo...

Nunca oí en los Medios lo jodido que eran aquellos equipos: de pástico botas, monos y guantes. Gafas, más la ropa que llevaras debajo. Aún sentado te podías deshidratar en poco tiempo si estabas al sol. También, el olor y el paisaje aquel tenía su influencia en la psiquis.

Nos vestimos y fuímos a un rompeolas que no estaba a más de cien metros. El que nos iba a coordinar ya estab allí y actuó de esata manera: Se subió en algo más alto y nos dijo: Buenos días. Aquí unos voluntarios y aquí un chapapote. El madrileño llevaba allí desde el primer día y se notaba que controlaba el cotarrro. También añadió al militar modo: quien me desobedezca le mando al instante al autobus.

El nota me pareció un fanfarrias, pero enseguida me dí cuenta de la suerte que habíamos tenido tropezando con aquel personaje.

( que no se me olvide: En las Cíes vi gente manchando árboles de chapapote y a algún muñeco haciendo fotos. Todo bien organizado)

Lo primero que nos dijo es que una vez manchados de chapapote no pdíamos salir del recinto que él había ya marcado, y también nos dió un punto a donde ir y no moverse salvo que el lo dijera. Era el punto o sitio de “ los MANOS LÍMPIAS”.

Era imposible estar más de 30 ó 40 minutos trabajando entre aquellas rocas. La incomodidad del sitio y las ropas, el calor, sudor, olor, peso del chapapote y el miedo a las desconocidas consecuencias para la salud de manipilar aquello.

El Madrileño ( vaya tío), en cuanto veía a alguien flojear lo mandaba al punto manos limpias. No aceptaba ningún comentario. "¡Fuera. Ya!" Más tarde cuando te veía otra vez en forma de asignaba destino.

Explico lo de MANOS LÍMPIAS:

Siguendo>>>>>


Napo dijo...

Los Manos Límpias era un grupo que la organización ponía para atender las órdenes del coordinador, o la demanda de los que estámos quitando chapaote. Estaban seleccionados entre voluntarios que ya estab fuera de juego o entre parsonas que no podían o no estaban dispuestas a más. Uno se reconcilia con la especie cuando ve sugún que cosas. Sus funciones eran más o menos: Atender al voluntario cuando el Jefe decía ...¡fuera!. Siempre iban límpios. NO se acercaban ni salían del “punto manos limpias”. Daban agua, tomaban tensiones . Te quitaban las gafas y la mascarilla ( antes no nombré las jodidas mascarillas y su puta goma). Te daban zomos o te daban aire con cualquier cosa.
Las vasijas con las que sacabamos el chapapote al contenedor eran de esas de plástico negro o blanco que se ven en las obras. Grandes y con dos asas. Cuando estaban a media capacidad era difícil moverlas. El alquitrán pesa mucho y es muy incómodo de mover entre las rocas. Las rocas resbalan. En la playa abierta todo era otra cosa. Más cómoda claro. De hecho, había voluntarios, los más cachas, que sólo se dedicaban a sacar cubos del acantilado o rompeolas.

Quiero hace un aparte en los manos límpias= Allí lugareños ( pocos) que se dedicaban a lo más insospechado. Habían un par de hombres mayores que llevaban una bolsa llena de paquetes de tabaco y de diferentes marcas. Cuando un voluntario salía a descansar o lo sacaba el Jefe, se acercaban y le ofrecian tabaco. “¿Que marca?” Se lo ponían en la boca y como si el voluntario fuera un impedido le ponían el cigarro y se lo quitaban. Había veces que el mismo llevaba entre manos a 5 ó 6 voluntarios fumetas. El Napo uno de ellos. Nada, de cobrar nada. Todo era colaboración.

Más grande: También había otros 2 ó 3 personas que se dedicaban a lo de mear. Si, coño, mear. Sudabas, bebía. Frio y mal cuerpo. Te daban ganas de mear. ¿Cómo lo hacías? Media hora quitándote apaños y una vez quitados eran inservibles? Pedías otra vez avios nuevos. La cosa era imposible. Estos señores te bajaban la cremallera del mono. Se sacaban el rabo y a mear. Créanselo.

Lo de la meada justifica el que la mayoría de los manos límpias fueran mueres. Aquello era difícil para ellas. ¡Como mear?

Que no se me olvide: había familas que habían instaslado varias lavadores en los patios de sus casas para lavar ropa. La ropa que te ponías por la mañana no te valía para la tarde. Cuando llegabas al almacén te quitabas todo y te daban ropa seca y límpia de algún voluntario que se la había quitado el días antes. Toda la ropa con la que yo volví no era mía, y la mía... ¡...sabe nadie!

Allí estuvimos 3 días duros y fantáticos. Me iban contando que desde el ayuntamiento de Vigo habían tenido que antender a los Medios por el pollo del las Cíes y el Barco y que al siguiente día todo fué bien para los voluntarios en las Cíes. A la empresa sé que le rescindieron el contrato aquel.

Parece que el lio naútico mereció la pena.

Ahora puedo afirmar que nunca volvería a meterme en esos asuntos de voluntarios y catástrofes naturales, y ahora reconozco que conociéndome, si algo pasa que hagan falta gente para ayudar en asuntos como ese de Prestige o parecido, estaré allí el primero... o el segundo.

Nota: Don Navarth, si usted o alguien quiere preguntar algo o alguna aclaración, lo haré encantado si es que sé contestar sabiendo que no digo tonterías. Más todavía. Digo.

Repito: escribo y mando sin repasar. Perdón por tanto petardo


Rubín de Cendoya dijo...

Muy bueno Napo. Entretenido y muy instructivo. Gracias.

navarth dijo...

Don Napo, me quedan algunas dudas tras leer su historia:

- ¿Quién cree que había saboteado el embarcadero de las Islas Cíes? ¿Para qué?
- La empresa que acompañaba a los voluntarios en el barco ¿era TRAGSA? ¿De dónde venía el enfado de los voluntarios hacia ellos y hacia los del ICONA? ¿Era porque éstos cobraban y aquellos no?
- ¿Que papel desempeñaban los que usted llama “muñecos”(los del Bloque y Nunca mais)? ¿Eran observadores? ¿Algo más?
- ¿Quiénes eran los que manchaban los árboles de chapapote en las Cíes?

Muchas gracias por este ameno relato. Saludos.

Napo dijo...

" ¿Quién cree que había saboteado el embarcadero de las Islas Cíes? ¿Para qué?"

Don Navarth, allí la idea más generalizada era que había sido la empresa de límpieza ( sí,TRAGSA)
Aquello podía ser un gran negocio. Había por Cangas gente que defendía que algo tan delicado y emblemático como las Cíes había que dejarlo sólo en manos de profesionales. Tiene su lógica la cosa: Negocio y eficacia.
Sabotaje del muelle: O la empresa (dinero) o particulares que querían que aquello se hiciera bien. A los políticos y demás organizaciones no les presupongo nada más que sus intereses.
Yo también sospeché (en mís conversaciones con ellos en la mesa) que la gente del Bloque-Nunca Mais ( en su cúpula los mismos) y algún grupo izquierdoso, querían que las Cíes se llenaran de caca, con el fín de al ser un lugar emplemático a nivel internacional tener una herramienta buena para hacer peor publicidad de la gestión del partido en el poder. Esto último sería mi apuesta.

Al trán trán y con mucho gusto iré contestando todos sus preguntas.

Napo dijo...

“La empresa que acompañaba a los voluntarios en el barco ¿era TRAGSA? ¿De dónde venía el enfado de los voluntarios hacia ellos y hacia los del ICONA? ¿Era porque éstos cobraban y aquellos no?”
La primera sospecha fué que el $negocio$ era la causa de que por una u otra razón los voluntarios no pudiéramos hacer nuestra labor, no faltó el voluntario que hiciera al clásico comentario despectivo de la empresa y trabajadores. Es más, había quien defendía a gritos, que lo mismos currantes, para tener trabajo en la Cíes más tiempo, habían saboteado el muelle. Había mucha fustración y mucho complejo de jili... tal y hacía falta una cabeza de turca masculina a la que darle caña. Los currantes de Tragsa estaba a mano y algunos no se dieron ningún paso atrás y a la vez que defendían su inocencia, tambien defendían que de no estar nosotros allí ellos tendría trabajo más tiempo.
El Jefe del ICONA sólo quiso poner paz en el cotarro, y ya sabe como estamos educados, o estás conmigo o estás contra mi.
¿Cobrar o no cobrar? Sí, había voluntarios ( no todos) que después de tanto esfuerzo particular en lo logístico y económico para conseguir estar allí, les costaba trabajo aceptar que lo que a ellos les movía al altruismo, a otros sólo los moviera el dinero. Fata de experiencia en la vida don Navarth: No saber que las grandes desgracias son a la vez y siempre, grandes negocios.

Napo dijo...

¿Que papel desempeñaban los que usted llama “muñecos”(los del Bloque y Nunca mais)? ¿Eran observadores? ¿Algo más?

Don Navarth, estoy seguro que eran sólo y exclusivamente comisarios políticos, y en su mayoría Bloque-Psoe-G. Lo sospeché antes de embarcar y lo confirme al desembarca, y en Cangas, cuando me invitaron a comer y cenar. Eran muy prudentes cuando hablaban, sólo alguno era traicionado por la pasión que le despertaba la gran oportunidad política que les estaba ofreciendo la desgracia ecológica y económica del Prestige.
Mire, no era fácil subierse en el barco, pero una vez abajo era imposible no vestirse de voluntario. Sólo los ICONAS y tripulación del barco estaba fuera de ponerse mono, máscaras y demás. ¡Por que a aquellos personajes, una vez en el muelle y sin nadie más en las Cíes, nadie de la organización (ICONA, Capitan y controladores de voluntarios) les decía nada?
Apostaría que su misión era copiar y pegar lo que veían y oían para sus superiores y a la vez cumplir las órdenes recibidas. Lo Nunca Mais era sólo una tapadera. LO se siempre en tantas organizaciones: abajo lleno de angeles manipulados y arriba unos pocos demonios.
Los muñecos siempre decían que antes los acantilados que las playas. Las playas sucias dan peor publicidad. Además, si todos lo voluntarios hubieran trabajado en las playas siempre hubieran estado límpias. LOs acantilados ocupaban más gente y por mucho que quitáramos, las rocas siempre permanecían sucias. Vamos, que de dedicarnos sólo y exclusivamente a limpiar rompeolas y ancantilados, siempre, por muchos días que pasaran de gestión de gobierno, la foto siempre hubiera sido la misma: Mierda en playas y acantilados.

Napo dijo...

¿Quiénes eran los que manchaban los árboles de chapapote en las Cíes?

Ya dije en algún post de arriba que aquello me había reconciliado con la especie. Claro, pero hay que dar por supuesto que había mienbros de la especie por allí de los que no podríamos presumir delante de los Marcianos.
El día que desembarmos en las Cíes, ( estábamos solos allí) cuando sonaron las sirenas del barco llamándonos, se lió un buen jaleo. Nadie sabía qué era aquello y aún menos el por qué y para qué. Cuando nos fueron diciendo de forma extraoficial primero y más tarde de forma oficial (Lo oficial eran los ICONAS y Organizadores) que el mal tiempo nos obligaba a regresar al barco y a Cangas e íbamos ya regreso a desvestirnos de voluntarios, vi a un voluntario ( o por lo menos disfrazado de tal) que cogía chapapote e iba manchando troncos de arboles. En un momento dado se le acercó un muñeco, le puso guantes y máscara que llevaba quitados (¿identificación imposible?) y le hizo una foto apoyado en un arbol con el guante sucio.Además, tambien hizo fotos a todos los sitios que el voluntario había pisado con las botas sucias y a los troncos manchados. Hubo gente que tambien vió cosas de esas con fotos en Cíes y en Muxia.
Claro, que asco de personar, pero había más personal asqueroso:
Gente que después de pasar por todo el protocolo del voluntario para llegar a tener asignado grupo con ropa, comida y demás, llegaba al chapapote con su disfraz, se manchaba un poquito, se hacía la foto y... no los volvías a ver. Entre esa gente, en Muxia ví a varios de prensa, sobre todo de prensa extranjera. La Oganización se veía impotente para atajar aquello. ¿Qué se podía hacer?
Fotos: publicidad negativa. Política.

navarth dijo...

Gracias otra vez por su relato Napo.

Napo dijo...

Don Narvath, no hay ningunas gracias que dar.

Y para terminar quiero decir otra cosa, que después de leídos mís post ( ¡qué vergúenza!) veo que debo de aclarar:

Hablo en muchas ocasiones de Organización. Lo utilizo para nombrar a la persona o conjunto de personas que en cada momento y sitio controlaban el cotarro.

Mire don Navarth, si usted en aquel momento hubiera vivido en la costa gallega afectado por el Prestige y hubiera querido ser organización sólo hubiera tenido que proponérselo.

Un cochera, 4 ó 5 amigos o subordinados, un contacto con los Nunca Mais con el fín de hacerse con banderas y camisetas alusivas y ya está. Con buena voluntad a trabajar y a limpiar chapapote y con mala voluntad a sacar pasta a montones.

El material que se consumía por voluntario y día era muchísimo. Comida, bebidas, monos, gafas, guantes, botas, máscarillas. Nada de lo anteior valía para mañana. Además, bolsas de plástico, contenedores y camiones que transportaran esos contenedores llenos y vacios. Un dineral.

Se de buena tinta ( Casado con gallega. Siete años viviendo en Vigo y mucha familia contraria y amigos en Vigo y alrededores) que mucho de aquel material se facturó muchas veces. Un negociazo.
¿Organización? ....sabe nadie.

Creo que era muy difícil organizar aquello por parte de la administración gobernante, y más aún sin la colaboración de la oposición, y aún más, con la oposición en contra y poniendo palitos en la rueda.

viejecita dijo...

Don Napo
Me ha encantado leer su crónica de lo que vivió.
Pero espero con verdaderas ganas, el relato y el análisis de Don Navarth, sobre lo que ha leído, sobre las consecuencias que aquello tuvo, etc etc.
Espero que este testimonio suyo le sirva a él para escribir una de esas obras imprescindibles en capítulos, a las que nos tiene felizmente acostumbrados.

Muchas gracias a los dos.

Napo dijo...

Doña Viejecita, gracias. Yo también espero que don Navarth rice el rizo. La verdad es que sobre el chapapote está casi todo ( la verdad, claro) por decir.

No entendí nunca porqué aquello quedó sielenciado por todos. Había mucho para la prensa de investigación y mucho para los jueces. En fín, lo dicho: gracias por sus palabras.

Laslo a Sotavento dijo...

Si el prologo es de esta calidad, cómo será el resto.
Se impone Vd a si mismo altos listones literarios y los supera limpiamente.
Un abrazo amigo mio.

Laslo a Sotavento dijo...

Si el prologo es de esta calidad, cómo será el resto.
Se impone Vd a si mismo altos listones literarios y los supera limpiamente.
Un abrazo amigo mio.