lunes, 28 de febrero de 2011

AZNAR, DICTADOR DE LIBIA

En un artículo titulado “El negocio del tirano: Aznar ese buen amigo” un tal Ignacio Cembrero se dedica a desvelar la trama mediante la que Aznar mantuvo a Gaddafi en el poder a cambio de un caballo. Es esta una noticia destinada al homo videns, de modo que las imágenes son decisivas. Por eso en un lateral de la notica, bajo el título “El tirano que compró a occidente” aparece una foto de un Aznar sonriente y otra del dictador libio. Al otro lado, en una foto obtenida sin duda con cámara oculta, puede verse cómo Gaddafi entrega el caballo a Aznar, que lo acaricia con expresión lasciva.

Pero el artículo no se queda en las imágenes. Ante la improbable eventualidad de que alguno de sus lectores se anime a leerlo, Cembrero lo comienza con esta declaración impactante: ”los jefes de Estado y de Gobierno europeos visitan oficialmente a los autócratas del Tercer Mundo y, a veces, justifican bajo cuerda esos viajes alegando que defienden los intereses del Estado, que abren mercados a las empresas de su país y crean así empleo”. Superada la perplejidad motivada por la inevitable contradicción entre “justificación” y “bajo cuerda”, todo parece indicar que Aznar ha sido el valedor de Gaddafi por un mero afán de enriquecimiento personal. Se adjuntan como pruebas, además del caballo, que en una visita a Libia Aznar participó en un banquete, y que, en otra de Gaddafi a España, éste “lo invitó a degustar tres corderos preparados por su cocinero”.

Pero un momento ¿Zapatero no ha visitado recientemente a Gaddafi? Si, pero lo ha hecho con buena intención. E incluso esa ocasión fue malévolamente aprovechada por Aznar a través de su yerno: ”El viaje de José Luis Rodríguez Zapatero a Trípoli, en junio pasado, abrió nuevas oportunidades de negocios y le brindó a Agag la posibilidad de iniciar su andadura en Libia. Al mes siguiente de esa visita puso en marcha en Libia un inmenso coto de caza repleto de perdices importadas de España.

La noticia completa aquí.

5 comentarios:

Horrach dijo...

La pregunta es: ¿Hay algún mal del que no sea responsable Aznar?

¿Que hoy se ha golpeado usted en el codo con una puerta? Pues comuníqueselo ipso facto a un esforzado redactor de El País, que ya verá cómo se le ocurre una fascinante historia que consiga vincular a Aznar con esa puerta, la empresa constructora o el leñador que cortó el árbol.

navarth dijo...

Muy bueno Horrach. Pero sí, El País está en ese nivel de discurso.

Carmen Quirós dijo...

Me divirtió mucho la historia del caballo que publicó 'El País'. No hay que hacerles demasiado caso. ¡Son como niños!

Quiero hacer constar que vengo todos los días por aquí; pero una vez que consigo parir la entrada de mi blog, la verdad es que quedo tan derrotada que no tengo recursos para replicar.

navarth dijo...

Me llena de satisfacción oír eso CARMEN (lo de que viene a diario). No sabía que tiene un blog, y he ido inmediatamente a buscarlo puesto que, a juzgar por sus intervenciones en el de SG, será imprescindible seguirlo. El caso es que no lo he encontrado. Es más, he entrado en un blog de Carmen Quirós y lo que he hallado es un muestrario de lámparas. ¿Me puede dar más información? Un abrazo.

benjamingrullo dijo...

Es el problema con los pelotas, que no descansan. Ignacio Cembrero, otro yonki de la adulación.