martes, 25 de noviembre de 2008

UN PAR DE ASUNTOS

Veamos si he entendido bien la noticia de El Mundo. Parece ser que, en 2006, el ICO aportó 350 millones de euros a la empresa Sacyr para que se convirtiera en el principal accionista de Repsol. Esto en sí ya resulta llamativo, porque Sacyr era, innegablemente, una constructora, mientras que el ICO dependía del ministerio de economía (es decir, de Zapatero), y uno tendía a pensar que lo del ladrillo depredador era cosa de la derecha y los neocons. Además, la cantidad aportada por el ICO, 350 millones de euros, es muy respetable, y da para comprar un montón de mesas a Belloch. Sin embargo, parece ser que el motivo de la intervención era razonable: impedir el acceso de Lukoil a un 10% del accionariado de Repsol.Sin embargo ahora el Gobierno no ve con malos ojos que Lukoil se haga con el 20% de Repsol, e incluso parece ser que La Zarzuela también ha hecho gestiones a favor, quizás para compensar el desdichado fin de Mitrofán. ¿Por qué este cambio de opinión? Si hace dos años era poco recomendable que Lukoil entrara en Repsol, continuará siéndolo ahora. Pues sí, pero ahora parece haberse convertido en el menor de dos males frente a la posibilidad de que Sacyr, después de una operación patrocinada y financiada por Zapatero, vaya a la quiebra.Desde que Zapatero se puso al frente del mundo para combatir la crisis que hasta entonces negaba, uno de sus argumentos más repetidos ha sido la solidez del sistema financiero español, que parece ser cierta. Sin embargo, ahora al menos hay una entidad que si se ha visto enredada en las dificultades: precisamente el ICO, la entidad directamente dependiente de Zapatero.
_________________
Pues sepan que hoy, en el pleno del parlamento balear, se debatían los presupuestos de la comunidad, concretamente, una enmienda a la totalidad presentada por el PP. Los presupuestos han sido finalmente aprobados por una diferencia de un voto, pero con una peculiaridad: uno de los que ha votado a favor está en libertad bajo fianza. El diputado/imputado es Bartomeu Vicens, anterior portavoz de Unión Mallorquina cesado actualmente en su militancia, que está siendo juzgado por la percepción de comisiones a cambio de recalificaciones.El pasado 13 de septiembre Francina Armengol, socialista y presidenta del Consell, había afirmado con rotundidad que "los políticos corruptos, como cualquier ciudadano que delinque, han de ser separados de la política, investigados y juzgados y no han de encontrar cobijo ni amparo". En vista de lo cual, hoy el Presidente Antich se ha vuelto a poner de perfil y ha aceptado el voto de Vicens. La verdad es que, fiel a su costumbre, Antich no está haciendo gran cosa aparte de normalizar lingüísticamente a la población, pero la anterior legislatura de Matas le ha dejado una herencia de escándalos que, sabiamente dosificada, le permite vivir con tranquilidad. Así, su único quebradero de cabeza consiste en proporcionar amplia cobertura mediática a las corruptelas del PP mientras amortigua las de Unión Mallorquina. Y ahora las propias, que también le ha salido un caso en Ibiza.

No hay comentarios: