martes, 16 de enero de 2007

ENTREVISTA A ZAPATERO TRAS LA T-4

He aquí un juego.

La entrevista a Zapatero que sigue a continuación está inspirada en la que Javier Moreno le realizó el 14 de enero en El País, tras el atentado de la T-4. Mi versión es apócrifa, pero no del todo. Para empezar, las preguntas son verdaderas. Pero, lo que puede resultar más sorprendente, hay alguna respuesta que también lo es. ¿Cuál? Decídanlo. Una pista: quizás las auténticas no son las menos estúpidas.

_________________________________

P. ¿Por qué tardó tanto en comparecer ante la opinión pública el día del atentado?
R. Porque estaba en Doñana. Tuve que entrar en Google para buscar un vuelo, coger un cepillo de dientes y una muda. Sólo tarde nueve horas, así que no acabo de entender que me digan que llegué tarde. Imagínese antes, que había que volver por Despeñaperros en diligencia. Bueno, y además entonces no había tele.

P. En aquella primera intervención suya, a las seis de la tarde del día 30, no utiliza usted la palabra "ruptura". ¿Por qué?
R. Dije que ETA había roto el diálogo, porque era radicalmente incompatible un proceso de paz con un atent... con una acción de esa naturaleza. ¡Vaya! Casi se me escapa otra vez.

P. Usted dijo exactamente: "He ordenado la suspensión de todas las iniciativas...". Yo pensé, y a muchos ciudadanos no se les escapó, que "suspender" tiene un matiz temporal claramente distinto de romper...
R. (Mirando alrededor con aire de perplejidad) Estooo... estamos en “El País” ¿no es cierto?

P. En cualquier caso, volviendo a la "ruptura", el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, sí utilizó ese término, lo que dejó una percepción en cierta parte de la sociedad de que había matices distintos entre el discurso del presidente del Gobierno y el del ministro del Interior.
R. En fin, le contesto por obligación, pero realmente es una de las cosas más absurdas que he oído en los últimos tiempos. Realmente lo que me pide el cuerpo es mandarle a tomar por saco, pero todo sea por el talante. ¿Cuál era la pregunta?

P. Extrañó también que volviera usted a Doñana después de la comparecencia del día 30. ¿Podría explicar cuáles fueron las razones?
R. Tenía allí a toda mi familia, y había que cerrar bien la casa. De otro modo, se deteriora mucho durante el invierno. Entre nosotros, también quería evitar tener que acudir al funeral de alguno de los accidentados, y pensaba enchufárselo a Alonso, que tiene permanentemente cara de velatorio (se ríe).

P. En cualquier caso, ¿no ha habido ni antes, ni a raíz del atentado, distintos puntos de vista dentro de su equipo de Gobierno sobre cómo se había procedido o sobre cómo hay que proceder a partir de ahora?
R. En absoluto. Y vuelvo a subrayar que me sorprende, ¿no? Es decir, que uno está muy acostumbrado a leer muchas veces noticias y cosas que, cuando eres presidente del Gobierno, tienes mucha información y sabes que están mal orientadas. Pero no, no, en absoluto. Yo creo que eso, en todo caso, forma parte de alguna especie de intoxicación que también comprendo y que también asumo. Cuando los ciudadanos me dieron su confianza siempre les manifesté que actuaría con honestidad y diciendo la verdad de la acción de Gobierno en los momentos fáciles y sobre todo en los difíciles.

P. ¿Ha comprendido usted la pregunta?
R. No. Realmente, no

P. "Nunca volveré a negociar con ETA". ¿Puede asumir esa formulación?
R. ¡Hombre! ¡Tampoco hay que ponerse tan dramáticos!

P. Perdone que vuelva a las discrepancias: quizá las palabras del ministro se malinterpretaran, pero The New York Times afirmó, tras una entrevista con Rubalcaba, que el Gobierno nunca volvería a negociar con ETA. "Never again", en inglés.
R. Vuelvo a insistir, no hay ninguna discrepancia. En fin, comprendo la insistencia, pero no es éste el momento de hablar del futuro. De verdad. Por ejemplo ¿sabe que en Doñana vimos una familia de cervatillos?

P. Es evidente que el Gobierno disponía de una serie de informaciones, algunas públicas (declaraciones, el creciente desafío de la violencia en la calle, el robo de pistolas) y otras que no lo eran (informes de los servicios secretos y de las policías de Francia y España), que a veces podían ser contradictorias. Pero lo cierto es que se optó por dar más valor a los que apuntaban que el proceso de paz iba consolidándose, frente a los que sugerían que la banda terrorista se estaba moviendo. ¿Fue un exceso de voluntarismo, de querer creer que las cosas iban bien, un error catastrófico de apreciación de la información de la que se disponía?
R. Distingamos dos planos. El Gobierno ha tenido toda la información de que ha podido disponer humanamente. Ése es un plano en el terreno de la situación, de las posiciones de la banda ETA. Y otro es lo que representa un atentado. Los responsables del Estado en materia de prevención del terrorismo siempre están permanentemente tratando de obtener la información adecuada. Y de evitar lógicamente cualquier tipo de violencia, un atentado, o cualquier tipo de violencia. Ése es un terreno difícil. Lamentablemente, ha sido difícil durante 40 años, y ha habido muchos atentados que se han producido en nuestro periodo democrático. Y los primeros que lógicamente han intentado y han luchado para prevenir han sido los propios servicios del Estado y todos los Gobiernos.

P. Realmente ¿ha entendido usted su respuesta?
R. No. Ciertamente, no.

P. En cualquier caso, el análisis de toda esa información le llevó a declarar el día 29, apenas unas horas antes del atentado, que, respecto al proceso de paz, España iba a estar "mucho mejor" dentro de un año. La frase seguramente quedará en la memoria como una de las más desafortunadas de su mandato. ¿Fue ingenuidad? ¿Fue un enorme error de apreciación?
R. Si no se contextualiza globalmente... Había un dato objetivo: era el último día del año. Por tanto, las posibilidades de un atentado eran muy pequeñas: 1 entre 365 ¿o eran 365 entre 1? Yo comparaba cómo estaba la situación hace cinco años, hace cuatro, hace tres, hace dos. (Vuelve a reír) Y el otro día un bromista continuaba la secuencia como si se tratase una cuenta atrás: ...hace tres, hace dos, hace uno ¡Booom! ¡Qué bueno!

P. En momentos de crisis como los que estamos atravesando, los ciudadanos, de forma instintiva, buscan refugio en las instituciones y, especialmente en el presidente del Gobierno. Yo me atrevería a decir que hay muchos ciudadanos, muchos de ellos votantes del Partido Socialista, que estos días han echado de menos un liderazgo más marcado.
R. Es verdad ¡Pobretes! Pero bueno, lo que he recibido ha sido muchísimas muestras de apoyo y de ánimo en estos días, desde el día 30, de los ciudadanos y de mucha gente que normalmente ha venido apoyando este proyecto. E incluso de gente que no lo apoyaba. Todo ello en el blog de Pepe Blanco.

P. ¿Con qué elementos va a afrontar la nueva etapa que se abre ahora? Porque el entendimiento con el PP parece del todo imposible de recomponer.
R. En mi opinión y en mi decisión voy a seguir trabajando por tener la máxima capacidad de diálogo con el Partido Popular en la lucha antiterrorista. A nadie le extrañará que esta afirmación sea creíble. Porque está avalada por mi actitud como líder de la oposición durante cuatro años, que fue de pleno apoyo y respaldo al Gobierno de Aznar en la lucha contra el terrorismo. Pleno apoyo y total respaldo. (Ríe, esta vez a carcajadas) Discúlpeme, no he podido evitarlo. En cualquier caso, como considero que es bueno para el país, bueno para el Estado el tener diálogo, colaboración, yo seguiré intentándolo, seguiré intentándolo (Cuando finalizan las convulsiones se seca las lágrimas de los ojos) ¡Ay! ¡Qué bueno!
.

5 comentarios:

Pepe Blanco dijo...

¡Excelente! Ya era hora de q alguen con frescura y sin complejos, cualidad demostrada al haberse atrevido a crear un blog con tan pocos mimbres, proporcionara un soplo fresco a la red. Le deseo mucha suerte en su andadura.

JL R-Z dijo...

Sonsoles, no te puedes imaginar la cantidad de cientos de miles de españoles que podrían crear un blog.

Nexus-6 dijo...

Navarth ha visto cosas que los demás no soñarían.

Liz Hurley dijo...

Ha habido muchos hombres en mi vida, pero sólo Navarth me ha llenado completamente. Le echo de menos.

Jack Sparrow dijo...

Fe´s a bloody pirate. ¡A scalywag!