lunes, 19 de noviembre de 2007

EL CURRÍCULUM DE PACHI

En un currículum uno suele presentar su formación académica y su experiencia profesional. Es obvio decir que se limita a poner la suya, no la de sus padres o abuelos. Esto es así porque el interesado intuye que, si su nivel de estudios no supera el BUP, las empresas se resistirán a dejarse impresionar porque, pongamos por caso, su padre sea ingeniero de caminos o su abuelo premio Nobel de física. Sin embargo, con los políticos no ocurre así, y un currículum completamente desprovisto de méritos propios puede ser adecuadamente vestido con el de sus ascendientes 1) siempre que sean de izquierdas y 2) aunque sean falsos. Por eso, Pachi López se limita a detallar dentro de su historial que sus padres eran obreros, estaban desterrados y eran activistas políticas, En cuanto a él, insinúa que ingreso en el PSOE en la clandestinidad, confiando que nadie se moleste en hacer números y descubra que, en realidad, lo hizo cuando Franco llevaba dos años muerto.

Pero lo que más preocupante es cuando Pachi narra un recuerdo de su abuelo, maquinista del buque Cabo de Hornos, que según él le proporcionó una valiosa enseñanza sobre la solidaridad:

"En una ocasión, cuando el Cabo de Hornos entraba en el Río de la Plata, se encontraron con el portaviones Bismarck que acababa de ser hundido por los ingleses, y rescataron a unos cuantos marineros alemanes a los que escondieron, por razones humanitarias, para salvarlos. Esa anécdota, contada por mi abuelo, me marcó con un sentido solidario, incluso con aquellos con los que tengo diferencias insalvables”.

Ejem Pachi, lamento decirte esto. Seguro que tu abuelo era una persona excelente y espero que esto no afecte al sentido solidario que has extraído de la historia pero:

a) El Bismarck no era un portaaviones.

b) El Bismarck no se fue a pique en el Río de la Plata. El hundido en ese lugar fue el Graf Spee (que tampoco era un portaaviones), pero no por los ingleses sino por los propios alemanes que habían evacuado previamente a toda la tripulación.

c) Lo aclarado en b) enturbia notablemente la historia del abuelo sobre el rescate.

En fin Pachi, no dice mucho de tu curiosidad, ni de tu afán investigador, que le hayas dedicado tan poca atención a un suceso que te ha marcado tan profundamente. Sigue con salud.

1 comentario:

del blog de Santiago González dijo...

Monsieur de Sans-Foy dijo...
BIOGRAFÍAS IMAGINARIAS, PORTAAVIONES IMAGINARIOS, PERSONAJES IMAGINARIOS.
(Y fijación con los abuelitos)

NAVARTH sobre la Autobombografía de PACHILO-PEZ

"Pero lo que más me preocupa es cuando Pachi narra los recuerdos de su abuelo, maquinista del buque “Cabo de Hornos”: “En una ocasión, cuando el Cabo de Hornos entraba en el Río de la Plata, se encontraron con el portaviones Bismark que acababa de ser hundido por los ingleses, y rescataron a unos cuantos marineros alemanes a los que escondieron, por razones humanitarias, para salvarlos. Esa anécdota, contada por mi abuelo, me marcó con un sentido solidario, incluso con aquellos con los que tengo diferencias insalvables”

Hmm… esto… Pachi, lamento decirte esto. Seguro que tu abuelo era una persona excelente y espero que esto no afecte al sentido solidario que has extraído de la historia pero:

a)El Bismarck no era un portaaviones.

b)El Bismarck no fue hundido en el Río de la Plata. En ese lugar fue hundido el Graf Spee (que tampoco era un portaaviones), pero no por los ingleses sino por los propios alemanes.

(Así fue, en efecto, el 17 de Diciembre de 1939. La tripulación fue evacuada previamente al hundimiento por varios remolcadores argentinos y por un navío auxiliar alemán, el Tacoma)

En fin, Pachi, no dice mucho de tu curiosidad, ni de tu afán investigador, que le hayas dedicado tan poca atención a un suceso que te ha marcado.

En resumen, la clandestinidad, el mar y las nubes y el portaaviones Bismarck. Aprende, Suso, cómo se construye una biografía de la nada".

Genial.

Ni era el Bismark lo que vio
el abuelo de Pachilo,
ni tampoco un portaaviones.
¿Estaría en el asilo,
o soplaba de cojones?

No tenía mucha vista
el abuelo maquinista.
Más bien se dedicaría
a lo mismo que su nieto:
Esto es, fontanería,
un trabajo muy discreto
que, de gloria, tiene poca...
(pero, incluso el más tarugo
se hace así con su mendrugo
para echárselo a la boca)