domingo, 5 de febrero de 2012

MALLORCA ON THE ROCKS

No he podido preparar el episodio semanal del Völkitsch, porque estamos muy entretenidos con la ola de frío siberiano-balear. Esta es la vista desde casa y el jardín. La temperatura del interior de la casa es similar a la del exterior, pero, al menos, no hay nieve.





5 comentarios:

gorkataplines dijo...

Creo recordar que, aunque tenía las vistas espectaculares que nos trae, su nueva morada era un poco fresquita. Así que abríguense bien, que este año el calentamiento global viene muy cabrón.

Nosotros acabamos de llegar de Asturias donde hemos estado de obras, sin chimenea, y por momentos con la caldera estropeada. El viaje de vuelta nos recordó mucho a los paisajes de Doctor Zhivago.

En fin, que nos hemos acordado mucho de Al Gore.

BenGunn dijo...

La primera vez que vi nevar, yo tenía veinte años. Ese día, los alumnos que llegamos al Colegio Universitario de La Coruña y vimos los campos circundantes cubiertos por un manto blanco, nos pusimos a arrojarnos nieve unos a otros. No subió a las aulas ni Dios.

Vamos, que le entiendo. El próximo episodio del Volkitsch puede esperar (eso sí, cuidado con los proyectiles de nieve; en las películas parece que no, pero el impacto a veces duele)

Psykoaktive dijo...

Abríguese Sr. Navarth,

Espectaculares vistas desde su casa.

Le comprendo. En mi casa, duermo con cuatro edredones finlandeses, de los que abrigan ...

Y ahora, con la nevadita en la capital del "old world", tengo que ver qué opciones hay para llegar al trabajo porque ... si nieva, no hay trenes. O como si no los hubiera.

Ya me imagino las risas durante las Olimpiadas....

Saludos

Carmen Quirós dijo...

Magníficas vistas desde su casa, Navarth. Preciosas fotos. Debe ser verdad eso del cambio climático porque en Asturias, pese a los presagios, la cota de nieve ha alcanzado solo a las zonas altas. A ver qué pasa a partir del martes.

navarth dijo...

Saludos a todos. Aquí sigo sobreviviendo, aunque hoy, dentro de la cocina, emitíamos un denso vaho al respirar. Por cierto, nosotros también hemos tenido que adoptar el método multi-edredón. De hecho, la cama es el único sitio de la casa donde se alcanza una temperatura aceptable, y comienzo a entender las costumbres invernales de los osos.

Seguiremos informando.