Ir al contenido principal

«ESTE ES UN PAÍS DE IDIOTAS»


«Este es un país de idiotas»: posiblemente lo hayan escuchado alguna vez. El que hace esta afirmación–emitida desde fuera de la categoría- refleja su exasperación ante opiniones políticas obviamente equivocadas, que sólo pueden ser fruto de la estupidez. Si el nivel intelectual fuera algo mayor, parece decir, ahogaría el sectarismo, y rápidamente se llegaría a un acuerdo racional sobre las mejores soluciones.

En 2013 el profesor de Yale Dan Kahan reunió a unos voluntarios, averiguó su adscripción política, y les sometió a una serie de pruebas para conocer su capacidad de comprensión. A continuación les hizo resolver problemas relacionados con asuntos cargados de ideología, como el control de la venta de armas o el cambio climático. Estos problemas estaban preparados -en algunos casos los datos indicaban claramente que la prohibición de la venta de armas disminuye la criminalidad, y en otros exactamente lo contrario- pero previsiblemente habría una clara correlación entre inteligencia y solución racional. Pues bien, Kahan descubrió que aquellos con mayores aptitudes interpretaban correctamente los datos… siempre que encajaran en sus prejuicios ideológicos. ¿Qué ocurría cuando no era así? Pues que los más inteligentes obtenían peores resultados que los más torpes: sencillamente, eran capaces de construir racionalizaciones más sofisticadas para sostener sus inalterables planteamientos previos.


Lo han entendido bien: cuando hay identidad política por medio, cuanto más inteligentes somos más profundizamos en la estupidez. En realidad no nos guía tanto el deseo de averiguar la verdad como el impulso de pertenencia, y la capacidad intelectual palidece ante consideraciones tales como la moda. Julia Galef lo llama «mentalidad militante», y es una característica evolutiva: tradicionalmente la posibilidad de supervivencia dependía más de la aceptación por el grupo que del amor a la verdad. Desde la mentalidad militante los argumentos opuestos se contemplan como amenazas a la propia identidad –Pepu Hernández lo llama «revisionismo»-, así que lo que procede es concentrar el fuego sobre ellos independientemente de que sean más válidos que los propios.

Puesto que la mentalidad militante tiene su utilidad, Bryan Caplan defiende la «irracionalidad racional», un equilibrio para «elegir inconscientemente la suficiente irracionalidad epistémica para lograr nuestros objetivos sociales y emocionales, sin perjudicar demasiado nuestro juicio». El caso es que estamos bastante lejos de ese equilibrio. Julia Galef llama al deseo de cartografiar correctamente la realidad «mentalidad exploradora», y defiende que el buen juicio no depende tanto de la inteligencia como de esta predisposición. La buena noticia es que este hábito explorador se puede fomentar.

Julia Galef. The scout mindset: why some people see things clearly and others don't

Comentarios

Al ha dicho que…
Que buen artículo d Navarth, revelador de nuestra forma de ser, tan sectaria.
Así que resulta imposible, es esfuerzo baldío, intentar convencer con datos por ciertos, sólidos y evidentes que sean a quien ideológicamente tenga una predisposición contraria.
viejecita ha dicho que…
Esto no tiene nada que ver con lo de hoy , pero como sé que la historia le interesa, le pongo un enlace que un viejo amigo me acaba de mandar. Ya sabe que yo estoy llena de libros y de fotos de aquello.
Supongo que les acabarían quitando la calle. Ya no quiero ni enterarme.
Somos unos desagradecidos.

https://generaldavila.com/2021/02/10/division-azul-el-heroe-capitan-palacios-embajador-en-el-infierno/

Goethe ha dicho que…
Estimado D. Navarth,
Aunque tarde he entrado a esta colaboración suya que me ha supuesto una verdadera sorpresa y admiración. Hace tiempo que vengo preguntándome qué pasa a ciertos intelectuales o gente formada que de repente, a mi entender, caen fácilmente en lo que yo llamo la irracionalidad política. Incluso yo intento examinarme muchas veces si no estoy cayendo en los mismos prejuicios o irracionalidades que ellos.
Por ello el artículo de hoy ha sido como una pequeña luz en el desierto de la desorientación que tenía al no sber cómo enfocar este problema. Aunque de modo un tanto somero, el estudio que nos resume nos da algunas pautas -algunas ya me eran conocidas, otras no- que pueden guiar en el futuro mis reflexiones sobre este tema.
Siempre agradecido
Goethe

Entradas populares de este blog

¿HAY FUTURO PARA LA DEMOCRACIA?

  “ Hay grietas profundas que están desgarrando el tejido de nuestras sociedades. Están provocando nuevas ansiedades e iras en la gente, y nuevas pasiones en política. Las bases sociales de esas ansiedades son geográficas, educativas y morales […] La frustración ha proporcionado un enérgico impulso a dos especies de político que esperaban al acecho: los populistas y los ideólogos. La última vez que el capitalismo descarriló, en la década de 1930, sucedió lo mismo ”. En El futuro del capitalismo Paul Collier describe una doble grieta, territorial y educativa, abierta en las sociedades occidentales. La primera se refiere a las desigualdades entre metrópolis y periferia, un proceso provocado por las ventajas económicas de la concentración en las primeras, y el desgaste de polos industriales tradicionales por la competencia global. La educativa, relacionada con la anterior, habla de las radicales diferencias de oportunidades entre los que tienen estudios suficientes y los que carecen d

EL DILEMA DEL PRISIONERO

Keawe está desesperado, y no se entiende por qué. Posee una botella mágica que le proporciona todo tipo de riquezas y ventajas; la adquirió por 2 céntimos y le sirvió para curar a su mujer, gravemente enferma, y para vivir en un palacio repleto de lujos. El problema es que la botella pertenece al diablo: la puso en circulación con todas sus ventajas y un precio elevado sometida a dos condiciones: a) sólo puede cambiar de dueño si se adquiere por billetes o monedas enteras a un precio inferior al que pagó el último comprador; b) el poseedor que muera sin haberse desembarazado de ella por esta vía irá directamente al infierno. Dado que Keawe pagó dos céntimos tiene que venderla por uno: aquel que la adquiera no podrá desprenderse de ella al no haber ninguna moneda inferior. ¿Quién la compraría en estas condiciones, sabiendo que es un pasaporte seguro hacia el infierno? Keawe debería haber sabido que nunca se desprendería de ella, y si la compró fue exclusivamente para salvar a su muje

EL MEME DE LAS TRES EDADES

En El gen egoísta Richard Dawkins propone el concepto « meme ». De manera simétrica al gen –pues Dawkins pretende aplicar la teoría de la evolución a todo- el meme es la unidad básica con capacidad de perpetuarse –mutando a veces en el empeño- en el acervo cultural, asegurando la pervivencia de los más adaptados. ¿A qué? A la peculiar estructura intelectual y emocional del sapiens. Así los memes destinados a imponerse son las ideas más pegadizas, como esos jingles de los que no hay manera de librarse. Son ideas fáciles de digerir, sin grumos, y tienen algo en común con la Inception de Cristopher Nolan. La idea de Dios, según Dawkins, es un meme especialmente exitoso porque se adapta muy bien a nuestras necesidades emocionales de sentido y trascendencia. Él es un ateo beligerante empeñado continuamente en demostrar al lector –suélteme el brazo Dawkins- que Dios es el mayor mal que ha afligido a la humanidad, y en esto yerra el tiro. Desde luego hay un enorme potencial destructivo en