Ir al contenido principal

GRISÚ EN EL CAMPUS

Publicado en Mallorca Diario 08/12/2023

Lo de las «microagresiones» lo inventó un chino-americano. El vuelo iba vacío, la azafata le pidió amablemente cambiarse de lado para equilibrar el aparato, y al profesor Derald Wing Sue le pareció percibir un tufillo racista. Ante las protestas airadas del picajoso oriental, la azafata jugó mal sus cartas: decidió responder serenamente, en términos estrictamente profesionales, en lugar de invocar su condición de mujer y devolverle la acusación. Porque la «microagresión» es una baza que sólo pueden usar los colectivos a los que previamente se ha asignado la condición de explotados -entre los que están determinadas etnias y las mujeres, pero no el personal de cabina-. En 2014 la Universidad de California ya disponía de una guía con 52 frases triviales que podían ser consideradas «microagresiones», entre las que se incluían «¿de dónde eres?» y «creo que la persona más cualificada debería obtener el trabajo». En todo caso ¿por qué aplicar un término tan fuerte – agresión- a un hecho que se encuentra entre una falta de tacto del que lo ejecuta y un exceso de susceptibilidad del que lo padece? Porque se trataba de poner de manifiesto que, aunque parezcan actos irrelevantes, las «microagresiones» son síntomas de la existencia de una violencia «estructural» en la sociedad occidental, un dogma de la sofocante ideología woke que inundaba los campus. En paralelo se desarrollaron otras innovaciones. En 2015 la Universidad de Brown, ante la inminencia de un debate sobre la «cultura de la violación», preparó un novedoso «espacio seguro», una habitación -con almohadones, música relajante, galletitas, cuadernos para colorear, plastilina y un vídeo de perritos juguetones- en la que alumnos perturbados por las opiniones vertidas pudieran recuperarse. Y la cosa siguió escalando. En otoño de 2015 el campus de Yale se incendió por las protestas de estudiantes afroamericanos. Pretendían que, para el Halloween que se avecinaba, se fijasen reglas que impidiesen la «apropiación cultural»: ponerse un sombrero mejicano sin ser mejicano, o vestirse de Pocahontas sin ser indio -podían, presumiblemente, continuar los disfraces de Drácula al no ser los vampiros transilvanos un colectivo oprimido-. En fin, este era el ambiente neurótico de las universidades norteamericanas; interactuar normalmente en ellas era como pasear por un campo de minas.

La noche del pasado 7 de octubre, treinta grupos de estudiantes de Harvard publicaron una carta abierta afirmando que Israel era «completamente responsable» de la masacre que acababa de sufrir. Antes incluso de que Israel iniciara su respuesta, se expandieron por los campus manifestaciones a favor de la causa palestina en las que se animaba a desatar la Yihad contra los judíos, empujarlos al mar, y acabar con ellos de una vez. En las imágenes puede verse a estudiantes judíos que lloran al ser increpados y acosados, pero estas macroagresiones encontraron una simpatía bastante limitada. Este martes las presidentas de Harvard, Pennsylvania y el MIT tuvieron que acudir a una comisión del Congreso, donde se les hizo la siguiente pregunta: «La llamada al genocidio de judíos ¿viola el código de conducta de su universidad, o sus normas relativas al acoso?». «Depende del contexto», contestaron tranquilamente las presidentas de las hipersensibilizadas universidades. Es obvio que Claudine Gay, presidenta de Harvard, no habría reaccionado con la misma frialdad si el genocidio propuesto hubiera sido de negros o de mujeres, porque ella reúne -de forma «interseccional», en terminología woke- ambas condiciones. Porque lo que las presidentas expresaron el martes fue lo siguiente: los judíos no son un grupo a proteger, así que insultarlos o amenazarlos no es tan grave; en el caso de los judíos, todo depende del contexto. Adiós a los fundamentos de la moral occidental, al imperativo categórico kantiano, y al «velo de la ignorancia» de Rawls.

En resumen, uno puede ser expulsado de las universidades por un piropo inoportuno, o por el uso indebido de pronombres, pero, si se incita al genocidio, dependerá del grupo para el que se recomiende. En fin, que las presidentas de Harvard, Penn y el MIT han sido los canarios en la mina de carbón que han alertado de la toxicidad mortal del wokismo. Esperemos que la comparecencia del martes haya supuesto el principio del fin de esa ideología tribal e insidiosa, que divide de forma maniquea la sociedad entre víctimas y verdugos, explotados y explotadores, y aplica normas morales diferentes para cada grupo.

Comentarios

Kepa Minondas ha dicho que…
Muy bueno como de costumbre, Fernando
Perooo...¿Princio del fin, ya? No creo, me parece demasiado optimista
Lo que si creo es que esta pandemia de woke-gilipollez puede empezar a amainar pronto. La masas empiezan a estar hasta el gorro o hasta lo que sirva de cubrecabezas de las masas

Entradas populares de este blog

VIERNES DE SEXO (10) (THIS IS THE END, MY FRIEND)

  Las dos primeras décadas de este siglo han presenciado cambios notables en la actividad sexual de los hombres. Un estudio de Peter Ueda expone que el porcentaje de estadounidenses entre 18 y 24 años, que reportan no haber mantenido relaciones sexuales en el último año, ha ascendido del 19% al 31% , y otras encuestas indican que -en ese mismo periodo- el porcentaje de hombres que llegan vírgenes a los 30 años ha subido del 8% al 27% . Estas tendencias –que se repiten en otros países- afectan abrumadoramente a hombres de bajo estatus, y no se repiten en mujeres, lo que indica –para empezar- que algunos hombres están follando más. ¿Qué está ocurriendo? Los sospechosos habituales son las redes sociales y el porno, pero no parece que, ni remotamente, la respuesta se encuentre allí.  Las apps de citas proporcionan datos interesantes.  - Ordenados en función de su atractivo para el otro sexo, el 20% de los hombres más deseados acapara la atención del 80% de las mujeres. Esto presenta un pa

LA INAUDITA HISTORIA DE LOS BEBÉS ROBADOS

« Es lamentable la falta de interés de la justicia y de la derecha para que haya mecanismos para reparar estos delitos de lesa humanidad . El PSOE debe sumarse a este esfuerzo ». Los delitos de lesa humanidad a los que se refiere Enrique Santiago son los «bebés robados» del franquismo, y el esfuerzo que requiere del PSOE es seguir adelante con la proposición de ley presentada en 2020 en Cortes por ERC, PSOE y Podemos, Bildu y Baldo(ví), y que lleva atascada desde entonces. La exposición de motivos de la empantanada iniciativa nos cuenta esta historia. Queridos niños… « Durante décadas, y hasta etapas muy próximas, en España se ha producido, amparada en la impunidad, una de las mayores atrocidades que ha vivido nuestro país. Un número inmenso de niños fueron sustraídos en cárceles, clínicas y maternidades, y sus familias biológicas siguen sin saber su paradero a día de hoy ». No me dirán que no es una historia tremenda, y que la desolación de Enrique Santiago no está justificada. Se tr

VIERNES DE SEXO (7)

Don Juan: Del mismo modo arregladas mis cuentas traigo en el mío: en dos líneas separadas los muertos en desafío y las mujeres burladas. Después de leer estas entradas, ustedes están en condiciones de entender cabalmente qué representa esta escena. Don Juan Tenorio y Don Luis Mejía, alardean de los machos que han despachado respectivamente (competición intrasexual, derivada del principio de inversión parental de Robert Trivers) y presumen de hembras con las que han conseguipo aparearse. Son 32 machos muertos y 72 cópulas, lo que demuestra, de paso, que el sapiens puede ser muy destructivo con sus congéneres. Observaran que Don Juan dice «burladas», lo que permite sospechar que ha fingido amor –un fiable indicador de compromiso y predisposición de emparejamiento a largo plazo cuando es de verdad- a cambio de las cópulas. Es decir, Don Juan relata una sucesión de conflictos en los que una de las partes (él) buscaba emparejamientos a corto plazo mientras que las otras pretendían un compro