Ir al contenido principal

LOS CORSARIOS VIRTUOSOS


Es verano, y es un momento excelente para leer el libro de Luca Costantini. cuenta la historia de Podemos, y muestra a sus dirigentes como unos aventureros codiciosos y destructivos. Consiguieron presentarse como unos idealistas, pero no tenían la menor idea para mejorar la sociedad, ni el menor interés en gestionarla. En cambio, sabían que hay mucho, muchísimo dinero público disponible. Está esperando ser recolectado en forma de ayudas, subvenciones, convenios, campañas y contratos de consultoría, hacia los que los dirigentes de Podemos se abalanzaron con voluntad de sanguijuela: tus impuestos, lamentablemente, no son sólo para sanidad y educación. Los podemitas llegaron al poder demonizando a las élites, pero eran ellos las verdaderas «elites extractivas», que dirían Azemoglu y Robinson. Porque su voluntad de servicio público no existe: quieren vivir bien y ser protagonistas. Y son muy destructivos: no vacilan en demoler las instituciones y sembrar la discordia en la comunidad con tal de acceder al poder y el dinero.
La mala noticia es que la sociedad se mostró muy vulnerable ante estos bucaneros del dinero público, muy hábiles para navegar las corrientes de la frustración y el descontento. La buena es que, gracias a la asombrosa incompetencia podemita, la sociedad parece haber aprendido a conocerlos. Disfrútenlo, y tiemblen un poco.

Comentarios

viejecita ha dicho que…
Pues habrá que leer el libro, Don Navarth.
Yo sí que los veo como corsarios. Y corsarios con Patente de Corso, otorgada por este ¿gobierno? , que se dedican a quedarse, vía impuestos, con la riqueza que los demás hubiéramos conseguido ganar con nuestro trabajo ( Como los corsarios ingleses, con patente de su reina, se dedicaban a desvalijar los galeones españoles que volvían de Ultramar ).

Lo que les va como a un Cristo dos pistolas es lo de "Virtuosos". Y lo malo, es que hay muchísima gente que se cree que lo son..
¡ Porca miseria !
viejecita ha dicho que…
Ya tengo el libro en mi Kindle.
Gracias Don Navarth

Entradas populares de este blog

¿QUIÉN SERÁ EL PSC?

Creo que fue Jorge San Miguel el primero que dio en el clavo: Sánchez ha trasladado el funcionamiento del nacionalismo catalán a la política nacional. Para los nacionalistas sólo una parte de la sociedad es la verdadera sociedad. No es que lo proclamen abiertamente, ni se animan a estas alturas a redactar leyes de ciudadanía, pero el ciudadano de segunda recibe continuamente mensajes inequívocos en este sentido: sabe que en todos los campos sociales, incluido el acceso al empleo público, los brahmanes tienen preferencia. El resultado final es bien conocido: la sociedad catalana se ha fracturado. Pero los políticos han vivido -y continúan haciéndolo- muy bien, que es lo realmente decisivo. El secreto de su éxito está en la mercancía venenosa que han manejado: el etnicismo, la penúltima racionalización de nuestra tendencia a dividir entre Nosotros y Ellos. Sánchez, si quería imitar la receta del nacionalismo, necesitaba un criterio de discriminación igualmente efectivo, y no sólo enco

ARQUETIPINES

« Nunca tantos debieron tanto a tan pocos ». Churchill se refería así a los valerosos pilotos de la RAF que -en la batalla de Inglaterra- habían desarbolado a la imponente Luftwaffe, disipando la amenaza de invasión. El agradecimiento debería incluir a Hugh Dowding, artífice del complicado sistema de vigilancia, radar y comunicación con los pilotos. Quizás, también, a Beppo Schmid . Beppo usaba un método infalible para prosperar: decir siempre lo que Göring deseaba oír. Así, cuando en una incursión la RAF derribaba 20 de sus bonitos Messerschmitt Bf 109, Beppo reducía el número a la mitad. Y cuando la Luftwaffe atacaba satisfactoriamente un aeródromo, destruyendo un número estimado de 20 Spitfire, Beppo doblaba inmediatamente la cifra. De este modo Göring iba ganando la batalla de Inglaterra, pero sólo en el relato de Beppo. A corto plazo la táctica de Beppo le permitía progresar, pero a medio plazo llevaba a su jefe y a él mismo al desastre. Posiblemente no lo sabía hacer mejor: era c

EL ANTITRIBALISMO ES LIBERALISMO

¿Qué es ser liberal? Tener apego por la libertad, claro ¿quién no? ¿Y quién, aunque pretenda acabar con la libertad, lo reconocerá? No hay definición fácil del liberalismo, y para cuando empezamos a hablar de Constant y Tocqueville nuestro interlocutor ya se ha ido. Propongo entonces esta visión. Somos tribales. En condiciones normales la cosa no funciona mal -la cooperación ha favorecido la civilización- pero se trata de un equilibrio delicado. Cuando el tribalismo se excita -y esto ocurre en momentos de incertidumbre como los actuales- pasamos a contemplar el mundo como una competición de suma-cero entre «nosotros» y «ellos», alineándonos acríticamente con «nosotros» y decidiendo que la solución de nuestros males pasa por destruir a «ellos». En ese momento la persona se disuelve en el calor irresponsable del rebaño, y afloran sus características menos vistosas: irracionalidad, sumisión, resentimiento, crueldad y ridiculez, pues el del ridículo es uno de los primeros sentidos que se e