Ir al contenido principal

LA RELIGIÓN POSMODERNA (2)

 


«De sus afirmaciones se desprende que, de forma simplista, la sociedad está dividida en identidades dominantes y marginadas, sustentadas por sistemas invisibles de supremacía blanca, patriarcado, heteronormatividad, cisnormatividad, capacitismo y gordofobia». Cynical Theories: How Activist Scholarship Made Everything about Race, Gender, and Identity—and Why This Harms Everybody. Helen Pluckrose and James A. Lindsay.

El wokismo es hijo del posmodernismo. Trazaremos brevemente la genealogía, pero limitémonos a decir aquí que los posmodernistas desconfiaban de la posibilidad de acceder a la verdad objetiva. Para ellos ésta no es más que un constructo cultural, creado por los poderes dominantes mediante el lenguaje, y por ello ponían tanto empeño en “deconstruir” los discursos. Pero si desconfío de la verdad; si cuestiono la razón como una herramienta para acceder a ella; si afirmo que toda la realidad es un constructo cultural ¿no será también un constructo la propia afirmación? El posmodernismo es una forma de pensamiento que conduce a cierta parálisis, poco apta para la acción. Por eso hasta llegar al wokismo –movimiento decididamente activista- sufrió sutiles alteraciones hasta que, finalizada la primera década de este siglo, alcanzó una nueva etapa: todo es cuestionable y deconstruible menos los dogmas woke. En realidad, el mero cuestionamiento de estos dogmas sirve para detectar al infiel: en su actual configuración el wokismo se entiende mejor como un movimiento religioso particularmente agresivo.

El wokismo ha interiorizado la desconfianza hacia la razón que, desde la Teoría poscolonial, ha llegado a considerarla -junto con la propia ciencia- una herramienta de dominación de la raza blanca, que hay que contrapesar con otras formas de conocimiento provenientes de las culturas oprimidas. Al considerar, por cierto, la razón y la ciencia como atributos de la civilización blanca occidental, el wokismo no sólo obstaculiza el progreso, sino que incurre inadvertidamente en una forma de culturocentrismo y paternalismo. En todo caso, un movimiento que desconfía de la razón, y de la posibilidad de aproximarse mediante ella a la verdad, acaba pareciéndose bastante a la superstición.

Decíamos ayer: si el wokismo se limita a denunciar –aunque sea desaforada y extemporáneamente- la discriminación ¿por qué preocuparnos? Si, como vamos viendo, estamos ante un movimiento antiilustrado, uno de esos episodios recurrentes de olvido de la razón de los que habla Sebreli, la respuesta debe ser sí. Pero hay más razones.

El wokismo aleja el foco de las personas y lo dirige a las identidades. Es natural: de nada sirve lo individual cuando uno es un títere movido por los hilos de poder de un sistema injusto. Por eso, da igual que a uno le repugne personalmente el racismo, el machismo o la homofobia: si pertenece a una –o a varias- identidades privilegiadas es reo de culpa colectiva. La responsabilidad individual desaparece, y lo que importa es el pecado original del colectivo -este pecado sólo se redime cuando el sujeto se humilla y acepta el sacramento woke-. Por esa razón el wokismo, para proteger a las identidades declaradas víctimas, está muy dispuesto a sacrificar la presunción de inocencia, y a construir mecanismos punitivos en los que la culpabilidad no se determina por los hechos sino por la inclusión en un grupo. La propia igualdad peligra: cuando se piensa en términos de identidades opresoras y oprimidas siempre será tentador favorecer a los miembros de estas últimas.

Pero además, al centrarse en la identidad, el wokismo destruye el concepto de humanidad. La pretensión de que el color de la piel, o el sexo, o la orientación sexual sea irrelevante ante la valía de las personas pasa a ser considerada sospechosa. La condición humana común a todas las personas se desvanece, y con ella el concepto ilustrado de ciudadanía. En realidad la supuesta lucha “woke” contra el racismo o el sexismo acaba revitalizando ambos, y legitimándolos siempre que se ejerza desde una identidad declarada víctima.

En resumen, el wokismo destruye simultáneamente lo individual y lo universal. Cuando una teoría obvia a las personas y a la humanidad, y se centra en agregados intermedios como las identidades, podemos predecir milimétricamente el resultado: las identidades acabarán tribalmente enfrentadas en una competición de suma cero. Dada nuestra predisposición innata a convertir a los otros en enemigos,  el wokismo no sólo debilita los derechos individuales, no sólo hace tambalear el concepto de ciudadanía: también contribuye a volatilizar la tolerancia, y a abrir divisiones en la sociedad.  

(continuará)

 

Comentarios

Al ha dicho que…
Quedo a la espera D Navarth. Que lindo esto de sentirse superior,
viejecita ha dicho que…
¡ Que bueno ! ¡ Lo que me había perdido ! ¡ Y en dos días seguidos ! ¡ Y con un continuará !
navarth ha dicho que…
Doña Viejecita, Mr. Al, un placer verlos por aquí. Ya hay nueva entrada.

Entradas populares de este blog

¿HAY FUTURO PARA LA DEMOCRACIA?

  “ Hay grietas profundas que están desgarrando el tejido de nuestras sociedades. Están provocando nuevas ansiedades e iras en la gente, y nuevas pasiones en política. Las bases sociales de esas ansiedades son geográficas, educativas y morales […] La frustración ha proporcionado un enérgico impulso a dos especies de político que esperaban al acecho: los populistas y los ideólogos. La última vez que el capitalismo descarriló, en la década de 1930, sucedió lo mismo ”. En El futuro del capitalismo Paul Collier describe una doble grieta, territorial y educativa, abierta en las sociedades occidentales. La primera se refiere a las desigualdades entre metrópolis y periferia, un proceso provocado por las ventajas económicas de la concentración en las primeras, y el desgaste de polos industriales tradicionales por la competencia global. La educativa, relacionada con la anterior, habla de las radicales diferencias de oportunidades entre los que tienen estudios suficientes y los que carecen d

EL DILEMA DEL PRISIONERO

Keawe está desesperado, y no se entiende por qué. Posee una botella mágica que le proporciona todo tipo de riquezas y ventajas; la adquirió por 2 céntimos y le sirvió para curar a su mujer, gravemente enferma, y para vivir en un palacio repleto de lujos. El problema es que la botella pertenece al diablo: la puso en circulación con todas sus ventajas y un precio elevado sometida a dos condiciones: a) sólo puede cambiar de dueño si se adquiere por billetes o monedas enteras a un precio inferior al que pagó el último comprador; b) el poseedor que muera sin haberse desembarazado de ella por esta vía irá directamente al infierno. Dado que Keawe pagó dos céntimos tiene que venderla por uno: aquel que la adquiera no podrá desprenderse de ella al no haber ninguna moneda inferior. ¿Quién la compraría en estas condiciones, sabiendo que es un pasaporte seguro hacia el infierno? Keawe debería haber sabido que nunca se desprendería de ella, y si la compró fue exclusivamente para salvar a su muje

EL MEME DE LAS TRES EDADES

En El gen egoísta Richard Dawkins propone el concepto « meme ». De manera simétrica al gen –pues Dawkins pretende aplicar la teoría de la evolución a todo- el meme es la unidad básica con capacidad de perpetuarse –mutando a veces en el empeño- en el acervo cultural, asegurando la pervivencia de los más adaptados. ¿A qué? A la peculiar estructura intelectual y emocional del sapiens. Así los memes destinados a imponerse son las ideas más pegadizas, como esos jingles de los que no hay manera de librarse. Son ideas fáciles de digerir, sin grumos, y tienen algo en común con la Inception de Cristopher Nolan. La idea de Dios, según Dawkins, es un meme especialmente exitoso porque se adapta muy bien a nuestras necesidades emocionales de sentido y trascendencia. Él es un ateo beligerante empeñado continuamente en demostrar al lector –suélteme el brazo Dawkins- que Dios es el mayor mal que ha afligido a la humanidad, y en esto yerra el tiro. Desde luego hay un enorme potencial destructivo en