Ir al contenido principal

LA TIRANÍA DE LOS CUÑADOS


El primatólogo Richard Wrangham describe una peculiaridad del sapiens: comparados con otros primates, somos muy pacíficos dentro de nuestra tribu y extraordinariamente feroces hacia los de fuera. Ese doble rasero, esa radical división entre Nosotros y Ellos, tiene un reverso tenebroso –la crueldad automática hacia el ajeno- y un anverso benéfico: nuestra capacidad de cooperación intragrupal explica posiblemente nuestro éxito como especie. De esto último quiero hablar hoy.

¿De dónde viene nuestra docilidad intratribal? Sencillamente - explica Wrangham- estamos domesticados. Faltaría entonces saber quién lo ha hecho, y en el siglo XIX el naturalista Johann Blumenbach propuso una explicación: «debe de haber existido en el mundo primitivo una clase de existencias superiores, para quien el hombre actuó como una especie de animal doméstico». La hipótesis encajaba bastante bien en una novela de Arthur Clarke, pero no es aceptada en la actualidad. Nuestros primos los bonobos demuestran que no es necesario acudir a instancias superiores: puede existir la autodomesticación. De ello, en su caso, se encargaron las hembras –sí, amigos- y de nuevo estamos ante una historia interesante que podrá ser contada en otra ocasión. Pero no parece que la domesticación por hembras sea aplicable al sapiens –al menos no con carácter general-. Dice Wrangham: «en este modelo de autodomesticación, el lenguaje fue la característica clave del Homo sapiens que permitió muchas herramientas de control social, desde chismes hasta asesinatos».

¿Asesinatos? Pues sí. Parece que los cazadores-recolectores eran bastante igualitarios, y cuando alguien pretendía destacar –por ejemplo un agresivo macho alfa- la tribu se confabulaba contra él. El lenguaje permitía el cotilleo, letal para el prestigio del abusón. En casos más graves procedía la exclusión de la tribu, el ostracismo… y el asesinato. La historia no da para una saga épica pero resultaba eficaz. Pero ¿quién dictaba las ordenes de exclusión o muerte? La autoridad no recaía en personas concretas, sino de manera difusa en la tribu. O, como siempre, en aquellos que mejor decían representarla: los hechiceros, los ancianos, los más metomentodo… En aquéllos provistos de unas antenas más finas para detectar el zeitgeist, y para prescribir la sanción social. Exigían «claustrofóbica adherencia a las normas del grupo» e ignorarlos significaba asumir un serio peligro. En estas circunstancias, recuerda Wrangham, los individuos tenían libertad personal limitada; vivían o morían en función de su conformidad al grupo. El antropólogo social Ernest Gellner lo llama «tiranía de los primos», y no pensemos que es una cosa de los cazadores-recolectores: los preparativos de un linchamiento entre los Gebusi se parecen de manera escalofriante a una cancelación woke en las redes. En realidad, según Christopher Boehm, nuestras intuiciones morales evolucionaron en respuesta a la misma fuerza que produjo la autodomesticación: el temor a ser asesinados por el grupo si nos desviábamos de la ortodoxia. Y de nuevo aquí hay una historia que habrá que contar.

En todo caso hemos evolucionado en un entorno en el que llevar la contraria a la tribu podía suponer la exclusión social y la muerte. No es extraño entonces el terror que nos provocan los airados cuñados de turno -por ridículos que sean-, el sufrimiento que nos provoca la exclusión social, ni los esfuerzos que estamos dispuestos a hacer para afirmar nuestra pertenencia e integrarnos en las tribus -ahora también se llaman «identidades»- correspondientes.

Comentarios

Goethe ha dicho que…
El tema de hoy es especialmente interesante: cuñados, primos, tribu, identidades. La primera idea que me vino a la mente al ir leyendo su artículo fue la de "partido", una tribu especial que también hemos construido los humanos. Usted, D. Navarth trata hoy el tema desde el punto de vista limitador del individuo. La otra parte, la tribu, la sociedad, como necesaria también al individuo es la otra cara de la moneda. Yo hace mucho tiempo que le doy vuelta a este asunto y no encuentro respuesta. El individuo "sin tribu" mal, la "tribu" sin desarrollo individual también mal.Siempre, creo, será una lucha constante.
Muchas gracias, como siempre, por sus comentarios.
Al ha dicho que…
Tema apasionante donde los haya. Y que no deja de responder didácticamente a la cuestión de porqué los vascos, sean de ocho apellidos y mas aun si son paracaidistas recién llegados, para no ser asesinados, rechazados ellos y los suyos, se pliegan sumisos ante los hechiceros de la tribu y asumen los códigos que están en funcionamiento.
Y quien dice vascos dice catalanes, o incluso españoles, inmersos en los dictados de lo políticamente correcto impuestos por la izquierda, cuyos hechiceros son los dueños de los medios, de la enseñanza, de la opinión.
navarth ha dicho que…
D. Al, ha traído usted un caso de libro.

D. Goethe se es el dificilísimo equilibrio que aspiramos a conseguir.

Saludos.

Entradas populares de este blog

EL DILEMA DEL PRISIONERO

Keawe está desesperado, y no se entiende por qué. Posee una botella mágica que le proporciona todo tipo de riquezas y ventajas; la adquirió por 2 céntimos y le sirvió para curar a su mujer, gravemente enferma, y para vivir en un palacio repleto de lujos. El problema es que la botella pertenece al diablo: la puso en circulación con todas sus ventajas y un precio elevado sometida a dos condiciones: a) sólo puede cambiar de dueño si se adquiere por billetes o monedas enteras a un precio inferior al que pagó el último comprador; b) el poseedor que muera sin haberse desembarazado de ella por esta vía irá directamente al infierno. Dado que Keawe pagó dos céntimos tiene que venderla por uno: aquel que la adquiera no podrá desprenderse de ella al no haber ninguna moneda inferior. ¿Quién la compraría en estas condiciones, sabiendo que es un pasaporte seguro hacia el infierno? Keawe debería haber sabido que nunca se desprendería de ella, y si la compró fue exclusivamente para salvar a su muje

TOCQUEVILLE EL FUTURÓLOGO

La Revolución Francesa no fue un accidente: fue un episodio particularmente abrupto de una tendencia inexorable que avanzaba desde lejos: la «revolución democrática». Tocqueville sabe que es imparable, le causa inquietud… « Todo este libro que está ahora ante los ojos del lector ha sido escrito bajo la presión de una especie de terror religioso, provocado en el alma de su autor por la visión de esta irresistible revolución que ha progresado a lo largo de tantos siglos sobrepasando todos los obstáculos, y que ahora mismo continúa avanzando entre las ruinas que ha causado ». …y pretende domesticarla. Amortiguar sus peligros –que anticipa con asombrosa clarividencia- y hacerla compatible con la libertad, que es lo que realmente le preocupa. En ese momento democracia es, sencillamente, sinónimo de igualdad: la igualdad de oportunidades que se obtiene cuando se eliminan los privilegios y las barreras construidas por la sangre, la clase o la casta. Define así la democracia por oposición a la

LA FÁBRICA DE CRETINOS DIGITALES

« Si usted odia al niñato de sus horribles vecinos y quiere arruinarle al máximo la vida, no tiene por qué recurrir a meterle plomo en la cantimplora: bastará con que le regale un televisor, una tableta o una videoconsola. El impacto cognitivo será igual de devastador y usted no correrá el riesgo de acabar en los tribunales» . Vehemente. Es Michel Desmurget , doctor en neurociencia y director de investigación en el Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica de Francia. Su exasperación tiene un triple motivo: uno, el uso de dispositivos digitales en menores está disparado; dos, la evidencia científica dice que entorpece el desarrollo de la inteligencia «desde el lenguaje hasta la concentración, pasando por la memoria, el cociente intelectual, la socialización y el control de las emociones»; tres, se asiste con indiferencia olímpica a las dos anteriores. Añadamos que este abuso digital tiene efectos perniciosos sobre la salud: afecta al sueño –que también está implicado e