martes, 3 de noviembre de 2009

HISTORIA DEL JAPON (3): LA GUERRA GENPEI



En 1180, con tan sólo un año de edad, ascendió al trono el Emperador Antoku, el cuarto de una serie de emperadores-títere manejados por los Taira (Antoku era nieto por parte de madre de Taira Kiyomori). En ese momento el príncipe imperial Mochihito, que se había visto postergado en la sucesión, se alió con Minamoto Yoritomo contra el nuevo Emperador y los Taira. Este fue el comienzo de la Guerra Genpei, que enfrentó a los Taira con los Minamoto a lo largo de cinco años. Tras dos años de lucha, en los que la balanza se fue inclinando sucesivamente a favor de uno u otro bando, el pretendiente Mochihito murió. A pesar de este notable inconveniente, Yoritomo continuó la guerra de sucesión y consiguió que los Taira abandonasen Kyoto, aunque llevándose con ellos al Emperador. A partir de 1183, Yoritomo dejó por completo el esfuerzo militar en manos de su competente hermano Yoshitsune.
.
El camino de Yoshitsune Minamoto discurre paralelo al de un personaje muy querido del folklore japonés, asiduamente representado en el teatro kabuki donde simboliza la extrema lealtad: el shôei* Benkei. Hay versiones dispares sobre la paternidad de Benkei. Según algunos, su padre era un dios, y según otros un monje alcoholizado que había seducido a su madre (a la de Benkei). En lo que todos están de acuerdo es en que sus dimensiones eran colosales, su fortaleza descomunal, y en que era feo como un demonio. Manejaba, además, con soltura la najinata, un híbrido de espada y lanza, lo que hacía de él un adversario temible.

Por alguna razón, y sobre esto también hay diferentes versiones, un buen día Benkei se apostó en el puente Gojo de Tokio y se dedicó a retar a los guerreros que pretendían cruzarlo quedándose con sus armas tras vencerlos, lo que ocurría invariablemente. De este modo había conseguido reunir 999 katanas, momento en que hizo su aparición el joven Yoshitsune. Podemos suponer que Benkei se rió estruendosamente al ver al joven de apariencia frágil que se disponía a aceptar el desafío, pero Yoshitsune compensaba la diferencia de tamaño con una gran agilidad y destreza en el manejo de las armas. De este modo consiguió extenuar al gigante y vencerlo. Benkei, muy impresionado, se convirtió en su acompañante y servidor, y permaneció así el resto de su vida.
.
_______________

* Los monjes-guerreros sôheis nacieron como una especie de servicio de seguridad para defender los monasterios de posibles atacantes. Con el tiempo, su número se multiplicó, y los grandes monasterios llegaron a mantener verdaderos ejércitos. Aunque la preparación militar de los sôheis estaba muy lejos de ser equiparable a la de los samurai, su número y el aura de superstición que los rodeaba convirtió a los monasterios en un poder con el que los gobernantes tenían que contar. Uno especialmente importante fue el de Enryaku-ji, en el monte Hiei.
.
Grabados: Yoshitsune y Benkei

No hay comentarios: