jueves, 6 de noviembre de 2008

BARCELO, EL OCTAVO PASAJERO

Pues aún a riesgo de revelarme como un cafre, debo decir que a mi no me gusta la decoración que Miquel Barceló ha infligido a una de las capillas de la Seu (la catedral de Palma, joya del Guadalquivir). Da la impresión de ser un escenario provisional, de cartón piedra, preparado para el rodaje de una película de ciencia-ficción de serie B. A veces me parece de Gotham City, y otras no me extrañaría ver desgajarse a Alien de las molduras de la pared, donde habría permanecido agazapado para lanzarse sobre un turista incauto.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Señor Navarth, hágame la merced si le es posible de trasladar mi más sentido pésame a Santiagonzález por la victoria de Obama, que creo le ha cucado y mucho. Entre las dos zapatiestas de 2004 y 2008, y esta elección, unidas a la presencia española (ZP a su pesar) en la cumbre de marras, debe estar pasando un mal momento el egregio falangista de "El Mundo-Arriba". Comuniquele que no debe avergonzarse de sufrir las hemorroides en silencio. ¡¡Arriba España, Palín, Palín¡¡