sábado, 12 de enero de 2008

ALATRISTE


Una vez vista la película en DVD, y como ya la habrá visto todo el mundo, puedo dar mi opinión.

  LO BUENO:

- La historia de España está muy desaprovechada, de modo que las películas de época son bienvenidas. Por cierto, creo que es urgente una película sobre Lepanto. Y, ya puestos a enturbiar la Alianza de Civilizaciones, una sobre las Navas de Tolosa.

- Las imágenes son muy bonitas. Ya se que cuando se dice de una película que tiene buena fotografía es que es un coñazo, pero es así.

- Yo me imaginaba a Alatriste más flaco, pero Viggo Mortensen adopta posturas chulescas de forma adecuada. Sebastián Copons, perfecto.

- La aportación de la música en algunas escenas es muy buena (p.e, la lucha en las minas y contraminas)

- El final pone un nudo en la garganta.


LO MALO:

- Viggo Mortensen habla un español excelente... para ser sueco. Si tenemos que creernos que es un cristiano viejo de los Tercios, a ratos nos parecerá que está borracho y a ratos que es tonto. “Shomos un Tercio eshpañol”, susurra Mortensen cargándose parcialmente la escena cumbre de la película. Ahora que lo pienso, habla como aquel personaje que interpretaba Sardá en la radio. El señor Casamajor, creo que se llamaba.

- Al intentar adaptarse varios libros, la película se ha quedado en una serie de episodios deslavazados. Especialmente, el del Duque de Buckingham: alguien encarga su muerte (no se sabe por qué), Alatriste la impide (no se sabe por qué) el Conde-Duque pregunta un poco aquí y allá y acaba desterrando al padre de Angélica (no se sabe por qué).

- En general, uno no entiende muy bien por qué Alatriste hace lo que hace. Por ejemplo, no se entiende por qué pelea con tanto pundonor en Flandes. Y tampoco, por qué no se queda con el oro del galeón. Los libros de Pérez-Reverte lo explican: pelea por España y el orgullo que ésta le inspira. Pero la película no lo explicita, quizás por considerarlo un poco rancio.

- El malo no es malo. Tenemos que asumir que lo es porque va de negro. Sucede igual que en la primera parte de la Trilogía de la Guerra de las Galaxias, tan aburrida. Allí el malo, un tipo con la cara teñida de rojo y negro, no lo es: es simplemente feo. En realidad, es un caballero: en una escena deja pasar a todos los buenos, reina Amidala incluida, para atacar únicamente a los caballeros Jedi. Uno contra dos, además.

- El guionista se olvida de que Angélica es mala y de que ha seducido a Iñigo simplemente para acabar con Alatriste. Iñigo, por su parte, tiene cara de tonto.

En resumen, es bastante mala, pero hay que verla.

1 comentario:

Vampiresa dijo...

Como mujer a la que suele gustar Viggo pero que nunca ha leído ningún libro de Alatriste, desaconsejo fervientemente ver la película pq a) Viggo parece retrasado cada vez que abre la boca; b) Efectivamente no se entera una de mucho porque hay retazos de distintos libros que no componen una figura clara para el espectador-no-lector. (Dicho sea de paso, tampoco recomiendo a las fans de Viggo que vean Promesas del Este, que es buenísima, pero Viggo sale horrible (incluso cuando sale desnudo!!!))